Páginas vistas en total

Follow by Email

jueves, 23 de enero de 2020

LO ÚNICO QUE SÉ HACER ES ESTAFAR Y LO HAGO MUY BIEN

«Lo único que sé hacer es estafar y lo hago muy bien»

«Lo único que sé hacer es estafar y lo hago muy bien»

La Policía detiene a un timador en Madrid buscado por cinco juzgados por apropiarse de 1,2 millones de exparejas y conocidos.

Esperaron a que terminara la cena con cuatro personas en el conocido restaurante Txistu y que fuera a buscar su coche. Cuando estaba en el parking, en Plaza de Castilla, le colocaron las esposas. «Sabía que esto iba a pasar, pero es lo único que sé hacer, llevo toda la vida, y lo hago muy bien». Esas fueron las palabras de Jorge Lozano, a quien los policías buscaban por estafa. No se inmutó pese a que llevaba más de un año escondiéndose para no entrar en prisión. Los agentes de la Unidad Adscrita a los Juzgados de Plaza de Castilla se miraron y entendieron cómo ha logrado engañar a tanta gente, incluidas dos exparejas.
El monto de las estafas superaría 1,2 millones de euros. Ayer volvió a la cárcel donde ya había cumplido condena por hechos similares.
Se presentaba como ingeniero industrial reconvertido en broker de éxito. En realidad era contable y había trabajado en bancos por lo que conocía la operativa. Garantizaba a sus víctimas ganancias sustanciosas con sus ahorros o con inversiones inmobiliarias. Se ganaba su confianza a través de familiares e incluso de sus parejas y después venía el golpe. Los ahorros no volvían y no existían tales inversiones, sino que el dinero terminaba en cuentas del ahora detenido o lo utilizaba para mantener su alto nivel de vida. Para sostener el engaño falseaba supuestamente todo tipo de documentos privados y mercantiles como contratos, cheques, etc., según fuentes policiales.

Acumula víctimas por toda España. No solo han perdido su dinero, sino que varias han tenido que recibir tratamiento psicológico: unas porque se han quedado en la ruina y otras porque les ha hecho además trizas sus sentimientos a base de engaños y fantasías.
De apariencia impecable, modales cuidados y siempre dispuesto a ayudar a los demás era fácil caer rendido. «Llegó a despistarnos en un momento dado por la diferencia entre su aspecto perfecto y su labia en comparación con la ficha policial», admiten los investigadores. A su primera esposa le sustrajo dinero y se vio implicada en sus estafas y en procedimientos judiciales. A la segunda pareja, abogada de profesión, le prometió un futuro idílico. «Tenemos que comprar un piso más grande (ella tiene dos hijos de su anterior pareja) antes de casarnos». La mujer le dio unos 30.000 euros para el contrato de arras de la vivienda, pero además él le robó relojes valiosos y su joyero personal. Luego se esfumó.
No fueron las únicas estafadas. Varias familias perdieron entre 300.000 y 500.000 euros por culpa de sus ardides. Una de Logroño se quedó prácticamente en la ruina. Cuando empezaron las denuncias en cascada desapareció. Llevaba más de un año escondido, cambiando de casa, de coche y hasta de acompañantes de pago, con predilección por las mujeres brasileñas. Hace seis días la Unidad Adscrita de la Policía empezó a buscarlo y dio con él el lunes, pese a sus tejemanejes. Le reclamaban la Audiencia de Logroño y la de Madrid para ingreso en prisión por estafa y tiene otras tres órdenes de búsqueda y detención de tres Juzgados madrileños. Los motivos idénticos. Él mismo reconoció que se le daba muy bien y que llevaba poniéndolo en práctica toda la vida.
ESO EN ESPAÑA ES MUY APRECIADO

No hay comentarios: