Páginas vistas en total

Follow by Email

viernes, 31 de enero de 2020

JOHNSON ,DISPUETO A QUE HAYA CONTROLES ADICIONALES EN LAS FRONTERAS

Johnson, dispuesto a que haya controles adicionales en las fronteras para defender la soberanía

El primer ministro británico saca pecho y tensa la cuerda ante las negocaciones que empiezan el lunes.

«Nos vamos de la unión aduanera. Eso significa que las empresas tendrán que prepararse para estar fuera de la unión aduanera, e inevitablemente serán necesarios procesos adicionales en el comercio entre la Unión Europea y Reino Unido». Así lo expresó ayer un portavoz del Gobierno británico, que con sus palabras adelantó lo que se supone será parte del discurso que dará el primer ministro Boris Johnson la próxima semana y en el que explicará los primeros pasos que se seguirán durante las conversaciones para un acuerdo comercial con la UE, así como los objetivos que se marcará Londres al respecto.
Las negociaciones no serán fáciles. Casi el 10% del mercado de los productos comunitarios se le vende al Reino Unido, mientras que prácticamente la mitad de las exportaciones británicas tiene como destino la Unión Europea. Uno de los problemas es que si con Theresa May uno de los objetivos era que las fronteras permanecieran «libres de fricciones» cuando se produjera el divorcio, a Johnson parece importarle menos ese punto. En la práctica, esto puede traducirse en más papeleos, burocracia, gestiones logísticas más complejas y un mayor control de mercancías, lo que provocaría a su vez, entre otras cosas, retrasos en los pasos fronterizos.
La UE ha insistido en la necesidad de que exista una «alineación» aduanera para lograr el mejor acuerdo posible, pero en nombre de la nueva «soberanía» británica tras el Brexit, Johnson está dispuesto a que haya trabas en este aspecto, ya que «la soberanía es más importante que el comercio sin fricciones». Según el portavoz de Downing Street, las compañías deben estar preparadas para enfrentar «procesos adicionales» a los existentes y a «no aceptar nada» que convierta al país en un simple «cumplidor de reglas» ajenas a él. «El manifiesto» (el programa electoral del partido conservador) en el que se eligió al gobierno «fue muy claro de que no habrá alineación. Siempre hemos sido muy claros en que abandonamos la unión aduanera y el mercado único de la UE y eso significa que las empresas tendrán que prepararse para la vida fuera de ellos. El manifiesto explicaba esas dos cosas muy claramente», dijo el portavoz.

Según fuentes del Gobierno citadas por el diario The Daily Telegraph, pese a que el «premier» por supuesto preferiría evitar los aranceles y las cuotas comerciales, nunca cederá ante las demandas de alineación con las regulaciones, a pesar de tener claras «las consecuencias que se derivan» de tener unas líneas rojas tan marcadas.

Retirada de bandera

Por otra parte, el último día de Reino Unido dentro de la Unión Europea es para algunos un momento de celebración, mientras que para otros es de profunda tristeza. Los ciudadanos tanto británicos como comunitarios residentes en el país están convocados a participar esta tarde en una vigilia frente a la plaza del Parlamento, en Westminster, organizada por el grupo The New Europeans. Bajo el lema «No hagáis que los ciudadanos paguen el precio del Brexit», esta organización llamará así la atención sobre la pérdida de derechos que supone el divorcio con la UE, sobre todo con respecto a la libre circulación. También habrá una vigilia con velas frente al Parlamento escocés, así como algunas marchas en las que la bandera comunitaria será protagonista. El gesto es muy simbólico, ya que la bandera será retirada del edificio del Parlamento a las 23 horas, cuando el Brexit entre en vigor, 47 años después de que el Reino Unido se incorporara al bloque comunitario.
Mientras tanto, los partidarios del Brexit tienen ya todo listo para que hoy sea una jornada de celebraciones. En la sede del gobierno en Downing Street, los ladrillos se iluminarán con un reloj que marcará una cuenta atrás, y luego habrá un espectáculo con luces; y en la plaza del Parlamento, mientras unos están de vigilia, el grupo Leave Means Leave («Salir significa salir»), dará una fiesta abierta al público con música, monólogos y «muchas banderas británicas».
VA SER COMPLICADO

No hay comentarios: