Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 18 de diciembre de 2015

LOS PÍCAROS NO DESCANSAN

Un agente de la Guardia Civil cobra una multa a un vehículo en una imagen de archivo

55 conductores endosaron sus multas a un hombre preso en Portugal

La Guardia Civil descubre una trama por la que el dueño de un taller de Pontevedra atribuía las sanciones a un reo completamente ajeno.

Durante seis años, entre 2009 y 2015, una trama que operaba desde un taller de compra y venta de vehículos en Lalín (Pontevedra) atribuyó fraudulentamente a un hombre de nacionalidad portuguesa que estaba cumpliendo condena en prisión en el país vecino las multas de al menos 55 personas en Galicia, 37 de ellas solo en la provincia de Ourense.
El pasado mes de junio la Guardia Civil puso en marcha la Operación Radar al detectar un considerable número de expedientes por multas de tráfico en controles fijos de velocidad que identificaban como conductor a la misma persona. Las sanciones se imponían sin parar a los vehículos que cometían las infracciones, con lo que Tráfico les enviaba a sus domicilios las notificaciones en las que pedía que se identificara al conductor.La sorpresa saltó primero en Ourense al detectar que 37 de los multados endosaban la multa al mismo conductor, de nacionalidad portuguesa y cuyo domicilio era una cárcel del país vecino en la que estaba cumpliendo condena. La Operación Radar permitió encontrar el nexo común entre los investigados: un taller de compra y venta de vehículos de Lalín, al que llegaban las notificaciones y que orientaba a los infractores sobre cómo evadir el pago de las multas.
La Guardia Civil sostiene que el empresario se quedaba en ocasiones con el importe de las sanciones —que ascendieron a un total de 12.000 euros— a cambio de librar a sus clientes de la pérdida de puntos del carné de conducir. En cualquier caso, les daba los datos del conductor portugués, ajeno a la trama desde su celda.
Al ampliar la investigación al resto de las provincias gallegas, los agentes comprobaron que habían utilizado el nombre del portugués 55 conductores sancionados y que la trama operaba en dos puntos clave: Lalín y O Carballiño (Ourense). Entre las personas investigadas se encuentra el propietario del taller y tres personas residentes en Lalín, además de los dueños de los vehículos sancionados.
ALGO FALLA EN LA ADMINISTRACIÓN