Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 23 de mayo de 2014

¿QUÉ VAMOS A HACER CON LOS PARADOS DE LARGA DURACIÓN?

Uno de cada cinco parados lleva más de tres años sin encontrar trabajo

El desempleo de mayor duración sube en 234.200 personas en 2013, hasta las 1,27 millones

Bioquímicos, matemáticos o informáticos, los que tienen más opción de encontrar empleo.

Tras seis años de profunda crisis laboral, el iceberg del desempleo de larga duración empieza a emerger. Los datos de la última encuesta de población activa ya referían que el 60% de los seis millones de parados llevan más de un año sin lograr trabajo. Pero, en este colectivo, cada vez es mayor la proporción de los que acumulan tres o más años sin encontrar empleo: según los datos difundidos este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), son ya uno de cada cinco desempleados.
La submuestra de la Encuesta de Población Activa (EPA) refleja que en  2013 hubo, en promedio anual,  1.275.700 parados que, habiendo trabajado anteriormente, no habían podido reincorporarse al mercado de trabajo en, al menos, tres años. El desempleo de mayor duración crece así en 234.200 personas respecto a 2012, un repunte anual del 22%.
El aumento de este colectivo se ha atenuado algo respecto a los dos ejercicios anteriores, cuando subió a ritmo del 40% anual, pero sigue siendo muy superior al del conjunto de desempleados, que en los dos últimos trimestres ha comenzado a bajar, por el acusado descenso de la población activa. En 2007, las personas que llevaban en paro más de tres años suponían un 13% del desempleo total, mientras que en 2013 esa proporción llegó al 21%.
Para los expertos, el paro de larga duración será la peor herencia de esta crisis, la más difícil de afrontar. Las personas que llevan más de tres años en paro ya han agotado el derecho a prestación por desempleo, y en la mayoría de los casos, los subsidios asociados a la búsqueda de trabajo. Engrosas las cuentas de las personas que capean la crisis sin ningún tipo de ingreso o con precarias rentas de inserción. La falta de ingresos es el principal problema, pero también las dificultades crecientes para volver a lograr empleo: diversos estudios han subrayado que las probabilidades de encontrar trabajo disminuyen de forma abrupta conforme se acumulan años fuera del mercado laboral.
La submuestra de la EPA  -la encuesta es algo más limitada y se hace una sola vez por hogar- corrobora otro de los axiomas de los estudios sobre el mercado laboral: a mayor formación, mayores probabilidades de encontrar empleo. Dos tercios de los 38,6 millones de residentes en España con más de 16 años tienen una formación equivalente, como máximo, al bachillerato. De este amplísimo colectivo de formación básica, apenas la mitad es activo en el mercado laboral, con tasas de paro muy altas, del 33%.
En el extremo contrario, los estudios superiores multiplican las salidas laborales, sobre todo en el caso de las personas con formación en ciencias de la vida (bioquímicos, biosanitarios, biólogos), informática o matemáticas, con tasas de empleo cercanas al 75%. Matemáticos y estadísticos son también los que tienen menor tasa de paro, apenas el 7%.
ESTE GRAVÍSIMO PROBLEMA SOCIAL EL GOBIERNO LO TIENE QUE SOLUCIONAR SI  O SÍ, ESE ES EL RETO