Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 19 de febrero de 2016

INGLATERRA ES LA QUE SACA SIEMPRE PARTIDA EN EUROPA Y QUIERE MÁS

David Cameron, esta mañana en Bruselas

Cameron: “Habrá acuerdo si Reino Unido obtiene lo que necesita”


El primer ministro británico se reúne con los líderes más reticentes a llegar a un acuerdo que frene la salida de Reino Unido de la UE.

Los líderes de la Unión Europea (UE) han logrado solo "ciertos progresos" en las negociaciones con el Reino Unido para lograr un acuerdo que permita evitar la salida británica. Aún quedan intensas horas de reuniones bilaterales este viernes para buscar un compromiso satisfactorio para todos. "No habrá consejo de ministros esta tarde", ha advertido el primer ministro británico, David Cameron, en su cuenta de Twitter. Las intensas conversaciones entre el premier y los líderes de los otros 27 socios, se prologaron hasta la madrugada del viernes y el encuentro constató las divergencias que aún persisten entre los Veintiocho acerca de las exigencias de Londres para conseguir el voto positivo de los británicos en el referéndum sobre el ‘Brexit’ que pretende convocar en junio.
El británico ha recalcado que sólo habrá acuerdo, "si Reino Unido obtiene lo que necesita". "He estado hasta las cinco de la mañana de hoy [por el viernes] trabajando en esto y hemos hecho algunos progresos, pero aún no hay acuerdo", explicó Cameron a su llegada al Consejo Europeo, donde se están manteniendo nuevas reuniones bilaterales que se alargarán al menos hasta la cena.
Cameron ha señalado que hará "todo lo que pueda" para cerrar el consenso y para eso ya se ha reunido con los líderes de los tres países más reticentes a aceptar el acuerdo a medida que busca Reino Unido: República Checa, Francia, Bélgica y con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el del Consejo Europeo, Donald Tusk. Fuentes europeas afirman que Cameron se reunirá a lo largo de la tarde con más líderes antes de la cena, prevista para las 20:00 horas, aunque no han especificado cuales. Fuentes gobernamentales británicas citadas por France Press aseguran que Cameron se reunirá también con el líder danés, Lars Løkke Rasmussen, y el holandés, Mark Rutte.

Reticencias y reticentes

Francia, República Checa y Bélgica representan a los principales reticentes al proyecto de acuerdo con Reino Unido:
Francia quiere asegurarse de que el "mecanismo" de garantías que se ofrece a Londres y a los países de fuera la eurozona, no pueda permitirles bloquear o retrasar decisiones urgentes, ni tampoco quieren ablandar el conjunto único de normas prudenciales armonizadas para bancos de toda la UE para que la City tenga ventajas, sino solo dar cierta flexibilidad en su aplicación.
La República Checa representa al grupo del Visegrado que integra, además de Eslovaquia, Polonia y Hungría, que luchan, entre otras cosas, por que no tenga retroactividad la adaptación de los beneficios que perciben los trabajadores por hijo al nivel de vida del país en el que residan los menores, y que no sirva de precedente para otros países.
Bélgica quiere que la UE pueda avanzar más rápidamente sin que bloqueen otros este proyecto y quiere una mención que deje claro que el acuerdo no podrá ser renegociado en caso de un no en el referéndum británico para evitar un efecto de contagio que lleve a otros países a exigir un trato similar.
Para alcanzar el pacto, será necesario limar algunas diferencias, como la preocupación de Francia respecto a un tratamiento desigual de la banca en favor de la City londinense. "Las propuestas sobre la mesa no satisfacen a todas las partes. No hemos acabado aún y espero que lleguemos a final de la tarde a un texto con el que pueda vivir todo el mundo", ha asegurado el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel.
"Creo que es posible lograr un acuerdo justo hoy, entendiendo que todos perseguimos, por supuesto, nuestros intereses nacionales, pero que debemos también tener en mente que si Reino Unido se va, no ganamos nada", ha apuntado el primer ministro de Estonia, Taavi Rõivas.
Esta cumbre europea supone la cuenta atrás para un referéndum británico —previsible para el próximo junio— sobre la pertenencia a la UE, en el que quien de veras se la juega es el conservador Cameron. Y la crisis de los refugiados ha provocado un seísmo político en Alemania, donde la canciller ha dejado de ser intocable. Merkel no sacará nada sustancial de esta reunión y ya advirtió tras el primer día de cumbre que lo importante de verdad eran las negociaciones con Turquía. Pero Alemania, apoyada en la Comisión y en el Consejo, ha marcado en rojo la próxima cumbre, a principios de marzo (cuando espera reunirse con los representantes turcos), para obtener de una vez por todas alguna medida paliativa tras un año de grandes palabras que se han quedado en agua de borrajas: Europa ha logrado redistribuir a 497 migrantes de los 160.000 pactados. Un mísero 0,3% del total.

O todo o nada

“Esta es una cumbre de construcción o de ruptura”, resumió el jueves Tusk. Consciente de que la UE necesita fuertes dosis de tensión para dar el más mínimo paso adelante, Tusk vaticinó negociaciones “difíciles y delicadas”, con un enjambre de juristas alrededor de los jefes de Estado y de Gobierno para dejar atado y bien atado el texto final del acuerdo con Reino Unido y evitar que se convierta en una caja de Pandora de consecuencias imprevisibles.
Los líderes confiaron en un principio en cuadrar un sudoku imposible: un acuerdo que no frene la UE ni desacelere la integración de la eurozona, y a la vez que permita a Cameron hacer campaña para evitar el Brexit (la salida de Reino Unido del club europeo). Para ello, ofrecen a los británicos un puñado de concesiones. Todas simbólicas, salvo en un asunto: los Veintiocho no están de acuerdo en permitir a Londres discriminar a los trabajadores en función de su pasaporte, a pesar de que ese es uno de los pilares básicos de la UE. Varios países temen que esa medida —que a primera vista supone una afrenta a los valores europeos— desencadene discriminaciones en otros lugares, y con otras prestaciones.
SIEMPRE SE LES HA PERMETIDO SACAR PARTIDO AL CONCEDERLES TENER SU PROPIA MONEDA AHORA QUIEREN MUCHO MÁS, ASI NO FUNCIONA UNA UNIÓN,EUROPA SE DESCONESIONA.