Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

sábado, 23 de marzo de 2013

EL RESCATE DE CHIPRE SE ELEVA YA 20.000 MILLONES DE EUROS


Chipre necesita ya 20.000 millones

Bruselas y Nicosia mantienen bloqueado el acuerdo sobre el rescate

Los socios del euro exigen a la isla que extienda los controles de capital para evitar fugas de dinero.

“La quita o impuesto sobre los depósitos de Chipre es una barbaridad propia de descerebrados”, resume uno de los principales asesores económicos del anterior Gobierno de Zapatero. La crisis chipriota ha puesto patas arriba el euro. Un país con una población algo mayor que la de Valencia y con una economía que supone el 0,2% del PIB de la eurozona ha desenterrado el miedo, el tan temido efecto contagio, justo cuando parecía que había una opción de que las cosas volvieran a cierta normalidad.
Rusia certificó ayer que se niega a echarle una mano a Nicosia y los socios del euro debatían al cierre de esta edición el plan B del Gobierno de Nikos Anastasiades, que de momento no convence a casi nadie. Las conversaciones están bloqueadas y el ultimátum del BCE deja tiempo hasta el lunes. Todo está en el aire, incluso las peores opciones imaginables. Aunque lo normal es que las aguas vayan volviendo —relativamente— a su cauce si el eurobanco consigue encapsular en la isla los problemas e impedir que crucen hacia Grecia.
Fuentes europeas y del Gobierno de Nicosia explicaron que lo más probable es que haya un acuerdo a lo largo del fin de semana para limitar el inventario de daños. Finalmente, ganan opciones la posibilidad de dejar fuera del castigo a los depósitos asegurados, y de hacer pagar parte de la factura a los acreedores de los grandes bancos, que serán duramente reestructurados. Pero el destrozo causado por la incertidumbre en la última semana es sensacional: según fuentes europeas, Bruselas estudia elevar el monto total del rescate en torno a los 20.000 millones. Y reclama imponer sine die controles de capital para evitar una fuga de dinero.
Un banco griego absorberá a las filiales chipriotas en el país
El Eurogrupo aprobó el pasado sábado un rescate de 10.000 millones, al que Chipre tenía que aportar 5.800 millones más procedentes de los depósitos y otros 1.400 millones con quitas a la deuda privada de peor calidad; 17.000 millones en total. Esa cifra se ha quedado vieja: Bruselas sigue exigiendo su parte a Nicosia, pero puede que los socios del euro tengan que rascarse algo más el bolsillo. “Cada día que pase y persista la incertidumbre va a suponer una cifra superior”, según fuentes comunitarias. Hace falta más dinero y un cortafuegos creíble: a pesar de los controles de capital, el BCE se va a ver obligado a intervenir una vez se firme el rescate para desactivar cualquier contagio, con Grecia como víctima propiciatoria. “Si la fuga de capitales empezara en el continente y hubiera que establecer controles de capitales en Grecia, el peor de los escenarios tendría muchas posibilidades de hacerse realidad”, según las mismas fuentes.
Todo son líneas rojas en Chipre. La canciller alemana, Angela Merkel,considera que Nicosia debe presentar urgentemente el plan de rescate alternativo, y que en ningún caso puede incluir la participación de los fondos de pensiones nacionales. El Gobierno chipriota había preparado un plan B con tres patas fundamentales. Una: la división de sus grandes entidades financieras en un banco bueno y un banco malo, con los depósitos de más de 100.000 euros en el bueno, y la recapitalización del resto de bancos para rebajar la factura en 2.300 millones. Dos: la creación de un fondo de solidaridad con activos del Estado, la Iglesia, los fondos de pensiones, las reservas de oro y los derechos sobre el gas, que podrían suponer en torno a 2.500 millones. Y tres: 1.000 millones más con un gravamen sobre los depósitos, pero solo en las cuentas no aseguradas, de más de 100.000 euros. Ni a Bruselas ni a los socios europeos les convencían varios aspectos de ese plan. En la capital europea se confirmó una reunión urgente del Eurogrupo el domingo.

El impuesto sobre los grandes depósitos, la clave

La crisis de Chipre se empeña en volver una y otra vez a la casilla de salida. Después de que el Parlamento rechazara la quita a los ahorros impuesta por Europa, los gobernantes chipriotas han buscado estos días vías alternativas para encontrar los 5.800 millones que necesitan urgentemente. Pero la realidad es tozuda y las terceras vías buscadas —ayuda procedente de Moscú o el citado fondo de solidaridad— se han revelado inútiles. Precisamente ayer, el Parlamento aprobó ese fondo y los controles de capitales que le exige la UE. Pero el Gobierno chipriota trabajaba aún en definir el impuesto sobre los depósitos, siempre con la condición de respetar a los ahorradores con menos de 100.000 euros, según confirmó a este diario el ministro de Finanzas, Mijailis Sarris.
Gravando solo los grandes depósitos con el 10% las cuentas no cuadran
Sigue ganando peso la opción de que el presidente del país, Nikos Anastasiadis, tenga que dar marcha atrás otra vez. Anastasiadis se había opuesto como gato panza arriba la semana pasada en Bruselas a elevar por encima del 10% la quita sobre las grandes fortunas. Por eso en la negociación con el Eurogrupo se llegó a esa cifra mágica del 9,99%. Pero a pesar de toda la imaginación de las autoridades de la isla, las cuentas no cuadran y hace falta elevar la tasa si los pequeños ahorradores no pagan nada. Una fuente citada por el diario Cyprus Mailseñala que el porcentaje final del gravamen para los depósitos no asegurados será finalmente superior al 10%. “Una tasa sobre los que tengan más de 100.000 euros está claramente sobre la mesa”, abundó el ministro Sarris.
A falta de un salvavidas —“un mesías”, pedía ayer una fuente del Gobierno chipriota—, Grecia echó ayer una mano a la isla. Piraeus Bank absorberá las filiales de los bancos chipriotas en Grecia, según anunció el Fondo de Estabilidad Financiera heleno, con objeto de “salvaguardar los depósitos y la estabilidad del sistema bancario griego y para que haya una contribución griega a los intentos de Chipre de salir de la crisis”, según un comunicado del Ejecutivo chipriota. La quita sobre la deuda pública griega precipitó el principio del fin de Chipre, de su sistema financiero hipertrofiado ante las facilidades para lavar dinero ruso. El primer muletazo a Nicosia llegó de Atenas. Quedan dos fundamentales: el acuerdo con el Eurogrupo en Bruselas y, sobre todo, los manguerazos del BCE desde Fráncfort cuando llegue el momento.

No hay comentarios: