Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

martes, 13 de junio de 2017

RAJOY:UN GOBIERNO SUYO SERÍA LETAL PARA ESPAÑA.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto a Irene Montero este martes en el Congreso

Rajoy a Iglesias: “Un Gobierno suyo sería letal para el interés general”..


El líder de Podemos propone un Gobierno como el de Portugal y el presidente califica de "parodia" la moción.

Pablo Iglesias ha defendido en el Congreso su moción de censura a Mariano Rajoy apelando al PSOE a buscar un acuerdo para “sacar al PP de las instituciones” más temprano que tarde, porque "va a pasar a la Historia como el presidente de la corrupción". El modelo, según ha explicado el líder de Podemos, es el Gobierno de izquierdas de Portugal, con medidas como impuestos sobre la banca, lucha contra la pobreza, revalorización de pensiones bajas y subir el salario mínimo, como parte de una “política alternativa al desastre del PP”.
Así lo ha dicho a pesar de que no suma solo con los socialistas los votos suficientes. Necesita a Ciudadanos, partido que rechaza como “muleta naranja”, y a los independentistas, que exigen un referéndum en Cataluña que el PSOE no acepta, y constatará al final del debate la falta de apoyo a su moción de censura. Se constatará de nuevo que no hay mayoría alternativa al PP.

"Un Gobierno suyo sería letal para el interés general”, le ha respondido Mariano Rajoy, preparado con multitud de citas y documentos de los últimos años del líder de Podemos, para descalificarle como aspirante a la Presidencia. Sus réplicas a Iglesias y antes a Irene Montero estaban escritas y precocinadas antes de escuchar a sus oponentes y en todo momento se encontró con las acusaciones de corrupción, que eludió y bordeó.
El líder de Podemos ha hecho un discurso inusualmente largo, de más de dos horas y media, cargado de críticas al Gobierno y de referencias históricas para intentar explicar que la situación de corrupción y la actuación de la derecha tiene raíces en los dos siglos anteriores y en el propio franquismo, pero con ausencia de propuestas nuevas.
Se ha encontrado con una réplica muy dura de Rajoy que ha hablado de “sobreactuación indignada”, “estilo desabrochado”, “devoción por la política como espectáculo que le incapacita como gobernante”,  “insolencia deliberada y “barniz de impertinencia”.
“Usa la moral como un estropajo abrasivo y divide el mundo en buenos y malos”, "usted no debe ser presidente" y “quiere destruir al adversario con hostigamiento, destrucción y revancha”, ha dicho en toda una catarata de expresiones para descalificar la moción y, sobre todo, a quien la presenta, provocando el entusiasmo de sus diputados.
Rajoy ha hecho un repaso por la trayectoria de Iglesias con la frase repetida de “ustedes no pueden gobernar España” y expresiones como “ustedes basan su política en el acoso al discrepante”, “ustedes viven de manipular la realidad” y “¿ustedes piensan antes de hablar?”.
“Ha dado pruebas sobradas en las piruetas a corto plazo. Usted no es fiable. No comparto su visión sobre nuestro país y su peculiar manera de concebir la democracia. No le gusta nuestro sistema democrático”, ha continuado Rajoy, con referencias a Venezuela.
Iglesias ha aceptado el duro cuerpo a cuerpo para responder: "No sé si usted que tiene tantos amigos en la cárcel puede decir que alguien no es de fiar". Y reprocharle que "es este Gobierno el que tiene problemas con la separación de poderes" y la libertad de expresión.
Uno acusó al otro de defender escraches y éste le atacó con los casos de corrupción en un intercambio interminable.
La moción de censura sirve para juzgar la responsabilidad política del Gobierno y para decidir si la propuesta del candidato alternativo tiene apoyo de la mayoría de la Cámara. Lo primero fue incluido en el discurso de Montero y su conclusión es compartida por otros grupos como el PSOE que ya intentó hace poco más de un año un acuerdo transversal para sacar del Gobierno al PP. Lo segundo, la aceptación de Pablo Iglesias como presidente del Gobierno, no tiene apoyo suficiente porque al término del debate se votará y se constatará que no hay una mayoría alternativa porque partidos como PSOE, PNV y PDeCAT se abstendrán y no votarán a favor de la moción de censura. A Iglesias le apoyarán otros 15 diputados, los de ERC, Bildu y Compromís. Y su objetivo es dejar claro que Rajoy no tiene respaldo de la mayoría absoluta de la Cámara.
En todo caso, Podemos ha logrado en el inicio del debate confrontar con el presidente del Gobierno y ser su antagonista, al menos, por un día. Rajoy ha mostrado que, al menos, concede importancia a la moción.
Iglesias ha hecho un discurso muy largo en el que hasta una hora después de arrancar su intervención no ha formulado 11 propuestas para luchar contra la corrupción: Nueva ley de contratos del sector público, facilitar el trabajo de los organismos reguladores, nueva ley de financiación de partidos, la policía judicial adscrita funcional y orgánicamente a los juzgados, derogación del plazo de instrucción, reforzar la independencia judicial y de la Fiscalía, una ley antipuertas giratorias, acabar con el secreto bancario, cambiar el delito de fraude fiscal, establecer el delito de enriquecimiento ilícito y crear una unidad para recuperar bienes fruto de delitos por corrupción y crimen organizados.
También ha hecho propuestas de aumento de inversión pública, cambio de modelo energético y derogación de reforma laboral, entre otras. Todas ellas incluidas en su programa electoral.
Y sobre Cataluña ha mantenido su idea de plurinacionalidad y de respeto al derecho a decidir, de forma pactada y “sin miedo a la democracia, convenciendo a los catalanes para que se queden, pero sin imponer nada”. El líder de Podemos ha reprochado a Rajoy su inmovilismo y no entender España que, según él, “es mucho más que su monarquía”, con una muy larga referencia a la historia de las “realidades plurinacionales”.
En este punto, el presidente del Gobierno se ha detenido en la réplica para cuestionar la "ambigüedad calculada" de Podemos y el "brochazo" del respeto al derecho a decidir, no recogido en ningún país, ni en el derecho internacional. "Es una falacia biensonante. Un referéndum para la secesión de España", ha concluido.
Iglesias se ha referido al PSOE para señalar que “sus bases han dado una lección democrática extraordinaria al establishment de este país, que puso a todos sus aparatos a trabajar para que ganaran los contrarios al entendimiento con nosotros”. Y a apelar a un acuerdo con Pedro Sánchez para una próxima moción de censura, esta vez sin “la muleta naranja” de Ciudadanos. “Asumo los errores que pude cometer. Pido que asuman los suyos y trabajen con nosotros", ha dicho a los socialistas.
“Nosotros no robamos, ni damos aire a los corruptos”, ha asegurado como remate a las críticas al Gobierno, redundantes con las pronunciadas con detalle al inicio por Irene Montero, portavoz de Podemos, y antes de la larga referencia histórica. Entre los dos han consumido más de cinco horas en la tribuna.
Desde el principio, Rajoy ha hecho frente al duro alegato de Podemos en el arranque de la moción de censura. Irene Montero ha descalificado primero al Gobierno del PP, sobre todo por la corrupción, y con acusaciones de robar, de utilizar las instituciones y de pervertir la democracia y el presidente del Gobierno le ha respondido descalificando la moción y al partido de Pablo Iglesias. "cuanto más les conocen los españoles menos les votan", ha dicho.
El presidente del Gobierno ha decidido desde el principio romper el debate, no dejar pasar ni una y, contra todo pronóstico, intervenir en la primera réplica, al discurso de Irene Montero y sin esperar a la del aspirante, Pablo Iglesias. Lo ha hecho para ironizar y descalificar con sarcasmo la moción de censura “contra la burguesía planetaria” y a Podemos que prefiere a “Torquemada antes que a Montesquieu”. La respuesta la llevaba escrita y precocinada antes de escuchar a la portavoz.
Para él la moción es una “parodia” y “chusca”, se utiliza de forma “improcedente y caprichosa” , es “contra la estabilidad de España” y las acusaciones son “bulos, maledicencias y calumnias”. Rajoy no ha entrado a rebatir cada uno de los escándalos concretos que le han achacado, para sostener que debe defenderse la presunción de inocencia, que la corrupción no está tan generalizada -"Es una excepción, no la regla"- y solo afecta a una parte de su partido y de España y que el Gobierno lucha contra la corrupción con medidas como el aumento de penas.
“El cuadro tenebroso” que según Rajoy ha dibujado Podemos se resume en la cita de Quevedo “el exceso es el veneno de la razón” y en su propia declaración de principios: “Las sentencias las acato, los periódicos los leo y las habladurías las desprecio” y “ni me salto la ley, ni quiebro los principios constitucionales, ni los profesionales de la Justicia merecen el trato que usted les da”. Y por supuesto se ha detenido en cifras económicas para defender su gestión. “¿De qué España habla usted, señora Montero?”, se ha preguntado Rajoy.
Irene Montero, portavoz de Podemos, ha subido primero a la tribuna para hacer un demoledor relato de la gestión de Mariano Rajoy y, en general, de la actuación del PP. Especialmente en lo que se refiere a la corrupción: “España está harta de que le roben. Los jueces dicen de ustedes que son una organización criminal”.
El también largo y circular discurso de Montero para presentar la moción se ha detenido en el relato pormenorizado de los 64 casos de corrupción que afectan al PP y que ha mencionado expresamente. “Para gobernar necesitan mentir y que los ciudadanos tengan miedo o se resignen”; “usan el autoritarismo, se creen dueños del cortijo, actúan con machismo y sirven a élites económicas”; “No basta con que nos pidan perdón, devuelvan lo robado, hasta el último céntimo”; “Lo mejor que pueden hacer por España, además de marcharse, es devolver el dinero de sus campaña electorales”; “El PP ha convertido la corrupción en una forma de gobierno” y “La corrupción necesita una compleja estructura de poder que es la trama”, ha dicho entre otras acusaciones.
En su demoledor relato ha incluido referencias al feminismo y a la reivindicación del Estado plurinacional y a los “lazos de fraternidad entre nuestros pueblos” que, según ha dicho, el PP ha incendiado, para concluir que "Cataluña debe poder celebrar un referéndum y debe respetarse su derecho a decidir". Luego ha pasado a la amnistía fiscal, para volver en bucle al detalle de los escándalos hasta completar las dos horas y siete minutos de discurso, una duración inusual en la Cámara, aunque reglamentariamente no tenía límite de tiempo.
También con mucho detalle se ha referido a las grandes empresas beneficiadas por esos escándalos y a presuntos manejos del Gobierno con la Justicia y la Fiscalía para protegerse, para atacar a rivales políticos y para asegurarse la “impunidad”.
Que gobierne el PP, según Montero, es “un fraude democrático” y fruto de “las presiones de la oligarquía”, con referencia expresa a presiones para que hace más de un año no hubiera un acuerdo con el PSOE para gobernar. En varias ocasiones ha hablado de la “parte sana del Estado” que hay que preservar.
RAJOY TIENE MUCHO QUE OCULTAR Y ME DIO LA IDEA DE QUE PODEMOS NO HA PUESTO FORMA DE GOBIERNO,NI PROGRAMA  A LA VISTA, SÓLO SE HA DEDICADO A DELATAR AL PP POR LA CORRUPCIÓN, AHI SI TIENEN RAZÓN PERO FALTAN SOLUCCIONES CONVICENTES A LOS PROBLEMAS SOCIALES ACTUALES.

No hay comentarios: