Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

sábado, 24 de septiembre de 2016

DIRECTIVOS Y CONSEJEROS PEDÍAN AMPLIACIÓN DE LAS TARJETAS BLACK

El exvicepresidente de Bankia Rodrigo Rato

Las tarjetas ‘black’ de Caja Madrid: “Amplía el límite en agosto a 60.000 euros”.


Los mensajes internos en la caja quebrada revelan cómo directivos y consejeros pedían que se aumentara su límite para los gastos de Navidad y verano.

El número dos de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, tejió un sistema de control sobre los pagos en las tarjetas black de consejeros y directivos a través de correos electrónicos. En ellos se observa cómo se disparan las peticiones de efectivo en Navidades y en verano, así como las demandas de algunos para tener un PIN y poder obtener efectivo. Uno de los que lo pidió fue el consejero por Izquierda Unida, José Antonio Moral Santín, y así sacó del cajero 456.500 euros.
Barcoj, se supone que por orden del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, elevaba o no el capital disponible de unos o de otros.
Los correos internos de Caja Madrid, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, reflejan la enorme capacidad gastadora de Miguel Blesa (436.700 euros con cargo a la tarjeta), Matías Amat (389.000 euros), Ricardo Morado (448.300), Ramón Ferrán (397.900), Enrique de la Torre (320.700), Mariano Pérez Claver (379.500) e Ildefonso Sánchez Barcoj, que se reservó la mejor parte: 484.200 euros.
Mediante este sistema, que se utilizó al menos desde 2003 hasta 2012, se organizó una red de pagos extra laborales por los que los titulares gastaron 15,5 millones por los que no tributaron a Hacienda. Este caso es el mayor escándalo social y financiero de la crisis. 65 de los directivos y consejeros de la entidad quebrada serán juzgados desde el próximo lunes en la Audiencia Nacional. El fiscal Anticorrupción pide penas desde seis años para Blesa hasta dos para la mayoría de los protagonistas.
Entre los correos destaca la capacidad de gasto de Matías Amat, número tres de la entidad madrileña. Para las vacaciones de 2006, Amat pide que se le aumente su límite y Barcoj se lo concede. “Por indicación de Barcoj, ampliar el límite durante agosto hasta 60.000 euros”. En Semana Santa de ese año, Amat pidió disponer de 25.000 euros para sus gastos. En Navidad de ese año, solicitó tener 25.000 euros en la black. Autorizado.
En algunos correos, descubiertos y entregados al juzgado por la actual dirección de Bankia, se habla de estos plásticos como “tarjetas privadas”.

1.000 euros diarios para Navidad

Ramón Ferraz, otro alto ejecutivo de Caja Madrid, pide en un correo “ampliar en diciembre a 1.000 euros diarios” el gasto con su tarjeta. Siguiente correo: “Realizado”. Mariano Pérez Claver, en diciembre de 2007, reclama subir su límite “en 9.000 euros extra, hasta 27.000 hasta final de año”.
Otro compañero de consejo, Carlos Vela, pidió el 22 de diciembre de 2006 que se le elevara “urgentemente el límite hasta 30.000 euros”.
Entre los consejeros destaca Estanislao Rodríguez-Ponga, ex secretario de Estado de Hacienda con el PP, al que se le concede 5.500 euros al mes, por encima de los 3.400 euros que se repartía al resto mensualmente. En total, Rodríguez-Ponga gastó 255.400 euros, pero los correos muestran su dificultad en el uso de la tarjeta. El 18 de abril de 2007 pidió a Barcoj que les “desbloqueara la Visa porque por varios intentos de PIN erróneos se ha bloqueado”. El responsable de tarjetas de Caja Madrid responde ese mismo día que “la tarjeta no está bloqueada. Se ha pasado el límite y hasta el 26 no volverá a tener disponible”. Al día siguiente, otro mensaje: “Visto con Barcoj, se amplía el límite mensual en 6.000 euros adicionales en abril”.
El 9 de agosto de 2007, Blesa pide que se le amplíe el límite “en 20.000 euros de forma permanente hasta nuevo aviso”. “Realizado”, dice el técnico ese mismo día, según figura en los correos.
Pablo Abejas, un consejero del PP, considerado un hombre fuerte de Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid, pide más dinero: el 12 de septiembre de 2007 “por indicación de Barcoj se amplía su límite en 6.000 euros de forma permanente”, más de lo que recibían otros compañeros del consejo.
Rafael Spotorno, exjefe de la Casa Real y presidente de la Fundación Caja Madrid, pidió el 5 de noviembre de 2007 “ampliar su límite hasta final de año a 12.000 euros” mensuales. Ricardo Romero de Tejada, consejero del PP, también pide 12.000 euros para las navidades de 2007.
En 2007, un empleada de sistemas de pago, advierte de que, tras la salida de un grupo de consejeros con tarjeta, “si el plástico no se destruye, pueden seguir usándose en sectores off”, es decir, para pagos que no piden autorización automática. El responsable de tarjetas le responde: “Gracias por tu celo y responsabilidad profesional”, la que no tuvieron los altos directivos de la entidad.
TODO ERA POCO PARA ELLOS EN EL SAQUEO A LAS CAJAS.

No hay comentarios: