Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

sábado, 27 de diciembre de 2014

RAJOY NO QUIERE ABANDONAR EL COMEDERO

Rajoy no descarta gobernar con el PSOE para evitar la inestabilidad

Rajoy fija la recuperación como baza electoral y pide estabilidad

Advierte de que Podemos traería “retroceso y falta de bienestar”.

El año 2014 ha sido para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el del broche de cierre de la crisis económica, y 2015 será el “del despegue definitivo” de la economía española. A cinco meses de las elecciones municipales en 13 autonomías y a once meses de las generales, el jefe del Ejecutivo fija en la recuperación económica su principal baza electoral, como este viernes se vio en su balance anual desde el Palacio de la Moncloa. Recuperación económica y estabilidad política son los dos puntales sobre los que quiere asentarse Rajoy. La segunda característica solo la pueden traer PP o PSOE al frente del Gobierno, dijo. No mencionó a Podemos, pero sí quiso dejar claro que para la buena marcha del país solo se puede confiar el Ejecutivo central a su partido o al socialista.
El presidente llegó lejos. “El PSOE es un gran partido, no tengo inconveniente en reconocerlo, aunque no comparto muchas cosas de las que dicen y hacen, como ellos tampoco respecto a mí”, afirmó. Las cosas deben ser como siempre han sido desde la recuperación de la democracia en 1977, según la tesis que este viernes extendió Rajoy: “Unas veces han gobernado ellos, otras nosotros, como ocurre en EE UU, en Alemania, en Francia, en Australia...”. Allí se alternan el centro-derecha y el centro-izquierda y son algunos de los países en los que “la gente vive mejor”, subrayó.

Una defensa tan rotunda del bipartidismo nunca se había escuchado del presidente, a pesar de que desde el principio de la legislatura otras fuerzas políticas han atacado sin tregua a PP y PSOE desde el Parlamento. “España ha estado gobernada desde 1978 por grandes fuerzas políticas. Esa etapa de estabilidad fue muy positiva para los españoles, fue la mejor. Yo la defiendo. Cuando eso deja de pasar surgen otras cosas que lo único que generan es inestabilidad, falta de progreso, retroceso y pérdida de bienestar”, abundó Rajoy. Y zanjó: “Entenderán que para mi país siempre prefiera lo mejor”.

Desde esta perspectiva no habría que descartar que Rajoy propusiera un pacto de gobernabilidad al PSOE después de las próximas elecciones. Se le preguntó por ello, pero no dijo ni sí ni no. “Dentro de un año, cuando conozcamos los resultados electorales, podemos empezar a hablar de eso. En este momento tengo otras prioridades”, señaló en otra respuesta inédita, al dejar abierta la puerta a una gran coalición de la que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, no quiere ni oír hablar.
Este viernes quedó claro que Mariano Rajoy convocará las elecciones generales con el tiempo reglamentario adecuado para que se celebren a últimos del mes de noviembre y dentro de un año, en estos mismos días, las fuerzas políticas estarán inmersas en la formación del Gobierno. No quería el presidente distracciones en su balance de 2014, destinado a proclamar la recuperación económica.
En 2014, dijo, se han creado 550.000 puestos de trabajo y hasta noviembre ha habido 338.000 personas incorporadas a la Seguridad Social. “Estas son las primeras navidades de la recuperación”, subrayó, para apostillar que “todos los indicadores señalan que lo peor ha pasado”. Las preguntas sobre el escaso traslado de esa recuperación a la gente no hicieron que Rajoy abandonara el discurso de que se están sentando bases sólidas para salir de esta crisis, que reconoció como extremadamente dura. No sirvió que se le mencionara que hay más de cuatro millones de ciudadanos en el paro; que más de tres millones no tienen ningún subsidio; que la subida del salario mínimo será de tres euros y la de las pensiones será de un 0,25%. Tampoco se mostró titubeante cuando se le recordó que los sondeos indican un desencanto total con el PP y con la gestión de su Gobierno. “Yo no soy comentarista de encuestas, sino que tengo que dedicarme a trabajar”, respondió.
Tan imbuido estaba en que tenía que llevar adelante el mensaje de que la buena nueva está a punto de ser una realidad —aunque “quedan las secuelas de la crisis” y de las medidas que se han adoptado desde 2012—, que otros asuntos fueron rápidamente despachados. “El Gobierno de España va a seguir velando por los intereses de los ciudadanos de Cataluña, apoyando a sus empresas, trabajando para que allí también haya una sólida recuperación lo antes posible y, desde luego, propiciando la concordia y el entendimiento entre catalanes”, señaló. Nada de reforma de la Constitución. De esta le habló la pasada semana, en su visita al palacio de La Moncloa, la presidenta andaluza, Susana Díaz. Este viernes Rajoy desveló cuál fue su respuesta: “Que me la presente” [la reforma]. Esa es la contestación que Rajoy da también a Pedro Sánchez.
Sobre la corrupción, recordó las medidas “ambiciosas e integrales” que saldrán del Parlamento entre enero y febrero próximos. Poco o nada se desvió el presidente de su guión, por lo que la pregunta sobre qué le parece la postulación de Esperanza Aguirre como candidata a la alcaldía de Madrid, no tuvo respuesta. “No están esos asuntos sobre la mesa”, zanjó.
COMENTARIO:
Hay un problema, o mejor, una solución. Si creemos a Iglesias y los iglesistas, y lo haremos porque Iglesias es un hombre honrado, todos los partidos imitan a Podemos, luego todos deben votar a Podemos que es el original, con lo que volvemos a los felices tiempos en que siempre se votaba al mejor. Hay que prescindir del ruido e ir al mensaje: podemos es nuestra unidad de destino en lo universal, siempre que no haya ni izquierdas ni derechas, y si las hay, también.