Páginas vistas en total

Follow by Email

lunes, 26 de octubre de 2020

Iker Jiménez señala el secreto oculto del coronavirus: "Podría ser un ex...

LA INDECENTE FRAGILIDAD ÉTICA DE CAYETANA

SUIZA ADVIERTE QUE NO INGRESARÁ A ANCIANOS EN LAS UCI SI HAY SATURACIÓN POR CORONAVIRUS

 Suiza advierte que no ingresará a ancianos en las UCI si hay saturación por coronavirus.

El presidente del colegio de médicos del cantón Tesino: «Es muy duro, pero así las reglas son claras»

Suiza ha adoptado un protocolo sobre la hospitalización de enfermos por el coronavirus, para frenar el ingreso de ancianos en las UCI: «Tendrán prioridad quienes tienen la posibilidad de recuperación». En las últimas 24 horas, Suiza ha registrado 6.592 nuevos contagiados y 10 muertes. La difusión del virus empieza a ser exponencial: 494,9 positivos por cada 100.000 habitantes, el doble que en Italia y Austria, y cinco veces más que en Alemania. Para hacer frente a la pandemia con un pico que alarma al país, según informa «La Stampa», la Academia Suiza de Ciencias Médicas y la Sociedad Suiza de Medicina Intensiva han elaborado un Protocolo (en vigor desde el 20 de marzo, aunque aún no se ha puesto en práctica oficialmente) que especifica qué pacientes no deben ser ingresados en las UCI cuando los medios están saturados: «Edad mayor de 85 años. Mayor de 75 años acompañado de al menos uno de los siguientes criterios: cirrosis hepática, insuficiencia renal crónica estadio III, insuficiencia cardíaca clase NYHA mayor a 1 y supervivencia estimada menor a 24 meses».

La decisión que podrían adoptar los médicos suizos en breve son las mismas con las que se enfrentaron en marzo los médicos de Bérgamo, la ciudad más golpeada por el virus en Lombardía, con hospitales completamente desbordados de infectados por coronavirus y las UCI saturadas. Trece médicos de Bérgamo, recuerda La Stampa, escribieron una carta al New England Journal of Medicine, una noticia que dio la vuelta al mundo: «Los pacientes más ancianos no son atendidos en terapia intensiva y mueren en soledad, sin siquiera ser confortados con los cuidados paliativos adecuados».

Medicina de guerra

En Suiza, el mismo problema se convierte en un criterio médico. Ser curado o no en terapia intensiva estará a discreción de los médicos o del número de puestos en las UCI. «Las decisiones deben tomarse con el fin de limitar al máximo el número de enfermos graves y muertos», escriben los propios miembros de la Academia Suiza de Ciencias Médicas y la Sociedad Suiza de Medicina Intensiva. En un comunicado de presentación del protocolo, los académicos hablan de la necesidad de «adoptar decisiones de racionamiento», un término militar que se refiere a la medicina de guerra. Inevitable según Franco Denti, el presidente del Colegio de médicos del Tesino, el cantón suizo más meridional de Suiza, donde se habla italiano: «Toda decisión recae en los comités de ética de los hospitales. No soy consciente de que ya haya pasado, pero estamos muy preocupados».

Resalta el diario de Turín que incluso en la pragmática Suiza ha causado mucha impresión, según admite Franco Denti, presidente de los médicos del cantón Tesino: “Cuando salió esta directiva, saltamos sobre la silla. Decidir a quién reanimar y a quién no, es duro, muy duro para cualquier médico. Pero este documento, que es público, es una garantía para los médicos y los propios pacientes que pueden no querer ser sometidos a más tratamientos. Así las reglas son claras”

ESTOS LO DICEN Y LO HACEN Y LOS OTROS LO HACEN PERO  NO LO DICEN.LOS VIEJOS SON CAROS Y ESTORBAN.

PEDRO CAVADAS:"UNA NAVE SE GOBIERNA MEJOR CON UN CAPITÁN QUE CON 17 TIMONELES"

 Pedro Cavadas: «Una nave en la tormenta se gobierna mejor con un capitán que con 17»

El cirujano conversa con ABC sobre la evolución de la pandemia de coronavirus en España.

Opera lo que muchos no se atreven. Reconstruye, reimplanta y trasplanta como si fuera el cirujano prodigioso. El médico valenciano Pedro Cavadas conversa con ABC sobre la evolución de la pandemia del coronavirus y su gestión en España.

¿Qué es lo que más le sorprende de este nuevo virus?

Me sorprende que a pesar de no ser un virus de letalidad alta, el manejo «peculiar» de la respuesta a nivel mundial haya generado más daño que el virus en sí. Así las cosas, cuando surja (es cuestión de tiempo y sobrepoblación) un virus con la letalidad del MERS por ejemplo y la transmisividad de este u otro, el problema será serio.

¿Cuál es la lección aprendida de esta crisis sanitaria?

No hemos aprendido nada de la primera oleada pandémica, salvo frases bonitas de Ravindranah Tagore o arengas de libro de autoayuda. La crisis económica apenas ha empezado y la sanitaria no parece haber apelado a la sensatez tan evidente de que los técnicos dirijan las actuaciones.

CON GOBIERNO QUE VAN A OTRA COSA NO HAY FORMA DE CONTROLARLO PORQUE NO INTERESA.

LA VACUNA DE LA UNIVERSIDAD DE OXFORD LOGRA LA INMUNIDAD EN MAYORES DE 65 AÑOS

 La vacuna de la Universidad de Oxford logra la inmunidad en mayores de 65 años

Los ensayos clínicos de esa vacuna están en la fase 3, la última antes de conocer con exactitud si es segura.

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19 y el consiguiente desarrollo de una vacuna, se especuló con la posibilidad de que, aún en caso de resultar segura y útil para las personas más jóvenes, no fuera efectiva en las personas mayores de 65 años, debido al debilitamiento natural que se produce en el sistema inmunológico con el paso de los años. Por ejemplo, la vacuna contra la gripe administrada en la temporada 2016-2017 fue completamente ineficaz en los mayores de 65 años, según datos de Public Health England. Sin embargo, fuentes de la farmacéutica AstraZeneca revelaron este lunes en una información adelantada por el Financial Times que la vacuna que está desarrollando junto a un equipo de investigación de la Universidad de Oxford, Inglaterra, produce una inmunidad similar en adultos jóvenes y adultos mayores, y además, en estas últimas las reacciones adversas fueron menores. La noticia llega como un soplo de aire fresco en medio de las prisas para conseguir una vacuna en tiempo récord que permita atajar el brote de coronavirus, y ofrece nuevas esperanzas ya que precisamente son los ancianos el grupo más propenso a desarrollar complicaciones graves o a morir debido a la enfermedad.

En julio, unos primeros resultados publicados en la revista médica The Lancet desvelaron que la vacuna de Oxford provocó dos formas de respuesta inmune: por un lado, la generación de anticuerpos, y por otro, la producción de células T en un grupo de personas sanas de entre 18 y 55 años.

Pese a la esperanza puesta en este nuevo resultado, que según las fuentes podría ser publicado en breve en una revista médica, The Daily Mail informó que la vacuna de Oxford ha sido probada en Reino Unido en solo 500 voluntarios mayores de 70 años. De las 10.000 personas que han participado como voluntarias en todo el país, solo mil serían mayores de esta edad y a la mitad se le habría administrado la vacuna y a la otra mitad, un placebo. David Salisbury, ex director de inmunización en la nación, aseveró que un número relativamente pequeño de personas podría no ser suficiente para generar resultados significativos. En un artículo publicado el miércoles en The Guardian, Salisbury aprovechó para dar una dosis de realidad ante las continuas informaciones que anuncian la llegada inminente de una vacuna, incluso antes de Navidad. «Mucho se ha dicho sobre cómo el mundo volverá a la normalidad cuando una vacuna esté ampliamente disponible. Pero esto no será así. Es importante que seamos realistas sobre lo que las vacunas pueden y no pueden hacer», aseguró, y añadió que «las vacunas protegen a las personas contra las enfermedades y, con suerte, también contra las infecciones, pero ninguna vacuna es 100% eficaz». «El cumplimiento de las recomendaciones para cualquier intervención contra el Covid-19 (distanciamiento social, confinamiento, teletrabajo…) depende de la confianza. Si los políticos nos están diciendo que las actuales imposiciones a nuestras vidas solo van a durar hasta que tengamos vacunas, entonces la realidad es que se está promulgando una falsa esperanza», detalló.

La vacuna de la Universidad de Oxford es una de las más avanzadas de las que se están desarrollando en el mundo en este momento y es además la que estaría disponible para la población española, tras el anuncio del ministro de Sanidad, Salvador Illa, de la compra de más de 30 millones de dosis.

QUE LA PRUEBE SU PADRE

LA GENERALITAT PLANTEA AHORA "CONFINAMIENTOS DE FIN DE SEMANA"

 La Generalitat plantea ahora «confinamientos de fin de semana»

El ejecutivo catalán lamenta que el estado de alarma no dé al Govern todos los instrumentos para adoptar medidas más contundentes

Un paso más allá. La Generalitat de Cataluña estudia la posibilidad de decretar un confinamiento domiciliario de fin de semana para intentar frenar la expansión del coronavirus, ahora mismo descontrolado en esta comunidad.

A la mañana siguiente de que Cataluña viviese su primera noche de toque de queda -en su caso desde las diez de la noche a las seis de la mañana.-, la consejera de Presidencia y portavoz, Meritxell Budó, ha reconocido que el ejecutivo se plantea avanzar hacia medidas más restrictivas. "Está sobre la mesa, el fin de semana es cuando hay más interacción", ha explicado en Catalunya Ràdio.

La pretensión, ir adoptando medidas restrictivas de manera gradual para evitar acabar en un confinamiento total como en la primavera. Desde la Generalitat, por otra parte, se ha criticado el estado de alarma decretado por el Gobierno por "insuficiente", al entender que no da los instrumentos al ejecutuvo catalán "para hacer todo lo que nos gustaría hacer" en la lucha contra la pandemia.

Entre estas medidas, por ejemplo, la posibilidad de que la Generalitat declarase el teletrabajo como obligatorio, o algún tipo de "confinamiento domiciliario" como el que se plantean precisamente para el fin de semana, lo que debería avalar la Justicia.

Los datos de propagación de la enfermedad en Cataluña preocupan en extremo, hasta el punto de que ya hace días que el gobierno catalán plantea el escenario de los confinamientos domiciliarios, lo que también llevaría asociado el cierre de las escuelas, en este caso la medida última y más extrema que se plantea. Hoy, sin embargo, el director general de Centros Públicos de la Generalitat, Josep González-Cambray, ha afirmado que el cierre de los centros educativos "no está sobre la mesa", pese a que "aumentarán los casos de coronavirus, porque están subiendo en la comunidad".

En esta misma línea, la jefa de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Magda Campins, ha afirmado ese lunes que la actual situación de la crisis de la Covid-19 es "muy peligrosa" y ha pronosticado que en los próximos días serán necesarias "medidas más drásticas".

Campins se ha mostrado "escéptica" sobre el efecto real que puede tener el cierre de bares y restaurantes, del que se cumplirán dos semanas el viernes, día a partir del cual debería comenzar a notarse su impacto en los indicadores epidemiológicos.

DARLES A LOS REYEZUELOS PODER Y COMPETIRÁN POR VER QUIÉN ES MAS DICTADOR.

PARA UN VIRUS INCONTROLADO.¿UN GOBIERNO SIN CONTROLES?

 Para un virus incontrolado, ¿un Gobierno sin controles?

«La pretensión de Sánchez de requerir al Congreso para que prorrogue por seis meses el estado de alarma que acaba de declarar equivale a privar durante ese mismo lapso de tiempo a la institución que más genuinamente representa a la ciudadanía».

¿Quién iba a sospechar, cuando el pasado jueves el Congreso ratificó en su puesto a Pedro Sánchez rechazando de forma clamorosa la moción de censura con que se pretendía su cese, que el agradecimiento del Presidente del Gobierno iba a concretarse, apenas tres días más tarde, en el mayor desprecio que nuestro legislativo ha sufrido en los últimos 39 años?

Y es que la pretensión de Sánchez de requerir al Congreso para que prorrogue por seis meses el estado de alarma que acaba de declarar equivale a privar durante ese mismo lapso de tiempo a la institución que más genuinamente representa a la ciudadanía de toda capacidad de decisión sobre la naturaleza o el alcance de las graves medidas que se prevén, sustituyendo su efectiva capacidad de control por la mera rúbrica de un cheque en blanco que trasferirá todo el poder al Presidente y a aquéllos en quienes tenga a bien delegarlo. Amén de encajar tirando a mal con la letra –y aun peor con el espíritu– de la LO 4/1981, de 1 de junio, reguladora del estado de alarma, que en su art. 1.2 establece que tanto las medidas a adoptar como su duración habrán de ser “las estrictamente indispensables para asegurar el restablecimiento de la normalidad": una exigencia de contención abiertamente incompatible con una prórroga de la magnitud de la que Sánchez ambiciona.

Y por si ello no bastara, el Presidente ha dejado ya dicho que aunque la duración inicial del nuevo estado de alarma vaya a ser de quince días, tiene la intención de solicitar su prorroga no ya antes de que éste finalice, sino incluso cuando aun no haya rebasado su ecuador. Lo que cabalmente equivale a obligar al Congreso a pronunciarse sobre la cuestión sin haber tenido ni el tiempo ni los medios suficientes como para verificar si los resultados de la alarma han sido o no los esperados, y si su prorroga es o no conveniente.

Se podrá decir que lo uno y lo otro solo son meros futuribles. Pero para ver al Congreso puenteado bastaría con leer el BOE de este domingo. Pues que el Gobierno acordara decretar un nuevo estado de alarma en lugar de solicitar la prórroga del que había decretado el pasado 9 de octubre, vigente hasta el mismo viernes por la noche, no merece otro calificativo que el de fraude de ley. El que resulta de hurtarle al legislativo tanto la capacidad de evaluar lo hecho hasta el momento, como la de corregir para el futuro –como le permite el art. 6 de la LO 4/1981– el alcance y las condiciones del estado de alarma, proveyendo unas que podrían ser parecidas o distintas de las originales.

Eso sí: que no se tomen sus señorías el desplante como algo personal. La nueva alarma de Sánchez desaira también a los tribunales, al arrebatarles la capacidad de fiscalizar las medidas limitadoras de los derechos fundamentales que las comunidades adopten y que tan polémica pero eficazmente habían ejercido hasta ahora; y aun a los propios ciudadanos, al hacer oídos sordos a las numerosísimas quejas que la alarma de marzo suscitó por no traer aparejado un régimen de sanciones propio, claro y mesurado, optando por reeditar la inseguridad, la arbitrariedad y la complejidad del sistema anterior, y torpedeando no solo el principio de seguridad jurídica sino la eficacia misma de la alarma.

Carlos Flores Juberías es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Valencia

TOTALMENTE DE ACUERDO.