Páginas vistas en total

Follow by Email

martes, 7 de abril de 2020

CARTA DEL G-20.

Ciudadanos con mascarillas en una calle de Nápoles, el pasado 3 de Marzo.

Carta al G20


Expresidentes y ex primeros ministros de 70 países, así como relevantes personalidades del mundo de la economía y de las relaciones internacionales, exigen un liderazgo global que actúe con urgencia para evitar que el coronavirus se extienda y reaparezca en zonas vulnerables de Asia, África y Latinoamérica.

Escribimos para pedir una actuación inmediata coordinada a nivel internacional —en los próximos días— para hacer frente a las graves crisis sanitarias y económicas mundiales derivadas de la Covid-19.
El comunicado de la reunión extraordinaria de los líderes del G20 el 19 de marzo reconoció la gravedad y la urgencia de la crisis de salud pública y la crisis económica, pero ahora necesitamos medidas inmediatas y específicas sobre las que podamos ponernos de acuerdo de inmediato y en la dimensión necesaria: ayuda de emergencia para las iniciativas mundiales de salud emprendidas por la OMS y medidas de emergencia para restablecer la economía. Para ambas cosas es necesario que los líderes mundiales se comprometan a financiar cantidades muy superiores a la capacidad actual de nuestras instituciones internacionales
En 2008-2010, la crisis económica inmediata se pudo superar cuando se abordó la línea de fractura económica: la subcapitalización del sistema bancario mundial. Ahora, sin embargo, la emergencia económica no podrá resolverse hasta que se haya resuelto la emergencia sanitaria; y la emergencia sanitaria no se acabará solo con vencer a la enfermedad en un país, sino garantizando la recuperación de la Covid-19 en todos los países.
Todos los sistemas de salud —incluso los más avanzados y mejor financiados— están tambaleándose bajo la presión del virus. Ahora bien, si no actuamos a medida que la enfermedad se extienda por las ciudades y los barrios más pobres de África, Asia y Latinoamérica, con mínimos equipos de pruebas, apenas unos cuantos respiradores y escaso material médico, y en los que resulta muy difícil implantar el distanciamiento social e incluso el lavado de manos, el coronavirus persistirá en esas zonas y reaparecerá para atacar el resto del mundo en nuevas oleadas que prolongarán la crisis.
Los líderes mundiales deben ponerse inmediatamente de acuerdo en asignar 8.000 millones de dólares —según lo previsto por la Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación— a cubrir los vacíos más urgentes en la respuesta contra la Covid-19. Las partidas deberán ser:
1.000 millones de dólares este año para que la OMS pueda llevar desempeñar su función, de importancia crucial, en su totalidad. Aunque la OMS ha hecho una petición pública y 200.000 personas y organizaciones han hecho la generosa aportación de más de 100 millones de dólares, no podemos contar con que dependa exclusivamente de las donaciones benéficas.
Es necesario ayudar a la OMS a coordinar la producción y la adquisición mundial de suministros médicos con el fin de cubrir la demanda mundial
3.000 millones de dólares para vacunas: La Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI) está coordinando los esfuerzos internacionales de investigación para desarrollar y producir en masa vacunas eficaces contra la Covid-19. La Alianza Global para Vacunas e Inmunización (GAVI) tendrá un papel fundamental en la adquisición y distribución de dichas vacunas, y necesita 4.500 millones de dólares para su reabastecimiento: habrá que procurar financiación para estas y otras necesidades futuras.
2.250 millones para terapias; el acelerador terapéutico para Covid-19 pretende distribuir 100 millones de tratamientos antes de que termine 2020, y necesita dinero para desarrollar y extender rápidamente el acceso a dichas terapias.
En lugar de que cada país —o cada Estado o provincia— compita por una parte de las reservas existentes, con el riesgo de un rápido aumento de precios, debemos aumentar la oferta, para lo que es necesario ayudar a la OMS a coordinar la producción y la adquisición mundial de suministros médicos, como tests, equipos de protección individual y tecnología de telecomunicaciones, con el fin de cubrir la demanda mundial. También habrá que reservar recursos para acumular y distribuir material esencial.
Asimismo se necesitarán otros 35.000 millones de dólares, tal como ha destacado la OMS, para ayudar a países con sistemas de salud más débiles y poblaciones especialmente vulnerables; entre otras cosas, para suministrar material médico fundamental, dar más apoyo al personal sanitario nacional y reforzar la resistencia y la preparación de cada país. Según la OMS, casi el 30% de los países no tienen planes nacionales de respuesta a la Covid-19, y solo la mitad dispone de un programa nacional de prevención y control de las infecciones. Los sistemas de salud en los países de rentas más bajas tendrán más dificultades, y las estimaciones más optimistas del Imperial College de Londres indican que habrá alrededor de 900.000 muertes en Asia y 300.000 en África.
Proponemos que se convoque una conferencia mundial de donantes —con el respaldo de un Grupo de Trabajo Ejecutivo del G20— con el fin de asignar recursos a estas urgentes necesidades sanitarias mundiales.
Los Gobiernos nacionales han trabajado mucho para contrarrestar la caída de sus economías. Pero un problema económico mundial exige una respuesta económica mundial. Nuestro propósito debe ser impedir que una crisis de liquidez se convierta en una crisis de solvencia y una recesión mundial se convierta en una depresión mundial. Para ello es necesario coordinar mejor una serie de iniciativas fiscales, monetarias, de bancos centrales y antiproteccionistas. Los ambiciosos estímulos fiscales de algunos países serán más eficaces si los acompañan todos los demás países que estén situación de implantarlos.
Se debería dar acceso a los acuerdos de canje de divisas a un grupo más amplio de bancos centrales; el FMI debería firmar acuerdos de canje con los principales bancos centrales y utilizar esos recursos de divisas fuertes para ofrecer ayuda financiera de emergencia a los países emergentes y en desarrollo. Pero es vital que, para evitar despidos masivos, las garantías que se ofrezcan en cada país vayan inmediatamente seguidas del apoyo de los bancos locales a las empresas y las personas.
Las economías emergentes —y en particular, las de los países más pobres— necesitan una ayuda especial, entre otras cosas para asegurar que los recursos lleguen a todos los perjudicados por el drástico descenso de la actividad económica. El FMI ha dicho que va a movilizar todos sus recursos. Tiene una capacidad de préstamo de 1,2 billones de dólares y la posibilidad de asignar de inmediato 600.000 millones de dólares. Además debería haber una asignación adicional de 500.000 millones a un billón en forma de Derechos Especiales de Giro (DEG). Al mismo tiempo, para garantizar que cada país tenga suficiente financiación, animamos a los miembros del FMI a que permitan que se excedan los límites de la cuota de préstamo en los países más necesitados.
El Banco Mundial y muchos bancos regionales de desarrollo se han recapitalizado recientemente, pero será necesario inyectar más dinero. El Banco Mundial puede aumentar la ayuda de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) a los países más pobres hasta aproximadamente 25.000 millones de dólares anuales y elevar la ayuda del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) a los países de rentas medias de 25.000 millones a 35.000 millones de dólares anuales sin dejar de cumplir con su techo de préstamo. Pero es probable que, como ocurrió en 2009, cuando solo el gasto del BIRF pasó de 16.000 millones a 46.000 millones de dólares, sea necesario ampliar mucho más los recursos disponibles, para él y para los bancos regionales de desarrollo.
Para poder ejercer sus responsabilidades de ayuda humanitaria y para atender a los refugiados y las personas desplazadas, cuya situación tiene muchas probabilidades de volverse desesperada, los organismos de la ONU han hecho esta misma semana un llamamiento para recaudar 2.000 millones de dólares.
La comunidad internacional debería condonar este año los pagos de la deuda de los países a la AIF, incluidos 44.000 millones de dólares que debe África, y pensar en un alivio de la deuda en el futuro.
Estamos de acuerdo con los líderes africanos y de los países en desarrollo en que, dada la amenaza existencial que se cierne sobre sus economías, el vuelco cada vez mayor que van a sufrir su trabajo y su educación y su limitada capacidad para resguardar a las personas y a las empresas, se necesitarán al menos 150.000 millones de dólares para crear redes de protección sanitaria y social y otras ayudas urgentes.
Estas partidas de dinero deben aprobarse de inmediato, ponerse en marcha bajo la coordinación de un Grupo de Trabajo Ejecutivo del G20 dentro del Plan de Actuación del G20 y quedar plenamente confirmadas en las próximas reuniones del FMI y el Banco Mundial. Las dos instituciones económicas principales deben recibir garantías de que habrá más aportaciones económicas bilaterales y se acordará la necesidad de nuevas inyecciones de capital.
La solución a largo plazo consistirá en la drástica revisión de la salud pública mundial y la transformación —con los recursos necesarios— de la arquitectura sanitaria y financiera del mundo entero. La ONU, el G20 y las partes interesadas deben trabajar codo con codo para coordinar las actuaciones posteriores.
SI QUE HAGAN BILLETES SIN DESCANSO.

LAS MASCOTAS TAMBIÉN COGEN Y TRANSMITEN EL CORONAVIRUS

Un gato en adopción descansa en un centro de acogida de animales abandonados en Perwez (Bélgica).

Dos perros, un gato y una tigresa: los inquietantes saltos del nuevo coronavirus a los animales

El virus, con más de 1,2 millones de casos confirmados en personas, también ha infectado a mascotas.

ES PELIGROSO O MUY PELIGROSO

CARTA DE UNA MÉDICO A SÁNCHEZ.

Carta de una médico a Sánchez: «Es lamentable que los sanitarios tengamos que luchar contra el virus y para conseguir protección»

«¿Sabe usted a cuántos pacientes atendimos con probable infección por coronavirus sin protección?».

Señor Sanchez, soy médico de familia y trabajo hace casi 30 años en un Centro de Salud. Aunque una pandemia mundial no es algo muy probable, usted y sus asesores técnicos deberían haber tenido una mayor capacidad de reacción cuando estaban llegando los datos de China.
¿Sabe usted a cuántos pacientes atendimos con probable infección por coronavirus sin protección? Solo porque según sus protocolos no cumplían criterio epidemiológico... Pues la verdad que a muchos, pacientes mayores, frágiles y vulnerables, muchos de los cuales ya han fallecido, y pacientes jóvenes, cuidadores de ancianos que han ido diseminando la infección domicilio tras domicilio porque solo tenían “ un catarrillo”.
¿En qué datos y estudios se basaba el doctor Simón cuando adivinaba que a España llegarían solo unos pocos casos? ¿Por qué a los casos leves no se los está tratando a pesar de haber estudios que demuestran que en estos casos el tratamiento acorta la enfermedad y disminuye rápidamente la carga viral, con el consiguiente beneficio de no contagiar?
Por otro lado, necesitamos ya una solución para disponer del material adecuado de protección (EPIs), necesario y homologado, para poder seguir atendiendo a nuestros pacientes con la seguridad que se merecen. Es una gran temeridad tratar a los profesionales sanitarios de esta manera.
El 28 de marzo acudí de manera voluntaria con mis compañeros del centro de salud a una guardia en La Ventilla. El EPI estaba formado por una bata porosa verde transparente no impermeable y un delantal de plástico blanco de menor consistencia que una bolsa de basura de cualquier hogar.
Trabajar así supone poner en riesgo al paciente, al profesional y a nuestras familias, lo cual según el código deontologico es un delito, tipificado también en el artículo 316 del código penal.
No tenemos batas impermeables suficientes, vamos con la misma a todos los avisos. ¿Cómo se sentiría usted, señor Sánchez, o cualquiera de su familia, si supiera que el médico que acude a su domicilio lleva el EPI de los anteriores avisos?. Yo desde luego muy mal. En mi centro la media de domicilios la semana pasada fue de 19,7. Saque usted mismo las conclusiones.
Las gafas las esterilizamos hasta que el plástico está opaco; no tenemos suficientes mascarillas, les ponemos el nombre con rotulador y también se esterilizan, sin saber si pierden o no protección, y al llegar a casa nos lavamos nuestra ropa de trabajo, ya que la lavandería del centro no nos provee de esta ropa con la celeridad que se necesita.
Por favor, revisen los datos, somos uno de los países con mayor número de contagiados sanitarios, concretamente 14 en mi centro de salud entre médicos y enfermeras. Y por supuesto es mentira que cuando hay un caso positivo en un sanitario se haga la prueba al resto de compañeros.
Es lamentable, triste y temerario que los profesionales sanitarios en esta pandemia tengamos que luchar contra el virus y también para conseguir protección y seguridad.
A pesar de todo, seguimos en la brecha, porque nos debemos a nuestros pacientes y nuestro compromiso con ellos está por encima de todo, y por eso también nos hemos adaptado a la nueva organización de los centros de salud, algo en lo que nadie nos ha ayudado.
Solamente pedimos a la administración que nos proporcionen material para podernos proteger adecuadamente y no ser vectores de contagio que empeoren la pandemia y que se tenga en cuenta la experiencia de los médicos de China y de todos los estudios que hay publicados.
* M. Teresa Benito Martin es médico y trabaja en un centro de salud de Madrid.
Si tú también quieres compartir tu testimonio sobre cómo estás viviendo la situación provocada por el coronavirus puedes hacerlo escribiendo a testimonioscoronavirus@abc.es
Debes indicarnos tu nombre completo, DNI y lugar de residencia. Seleccionaremos las historias más representativas para publicarlas en ABC.es
LA REALIDAD DE LO QUE OCURRE

SOS DEL REY CATÓLICO,LA CUNA DE ESPAÑA QUE SE LIBRA EL CORONAVIRUS.

Imagen de archivo de Sos del Rey Católico, localidad zaragozana mantiene su esencia medieval en calles y casas. Está incluida en la selecta lista de los pueblos más bonitos de España

Sos del Rey Católico, la cuna de España que se libra del coronavirus

Esta turística villa, en la que nació Fernando el Católico aún no ha tenido ningún caso de Covid-19, ni siquiera sospechoso.

Sos del Rey Católico está reconocido en la selecta lista de los pueblos más bonitos de España. Referente de las históricas Cinco Villas, allí nació el rey Fernando II de Aragón (El Católico), con el que se unieron las coronas aragonesa y castellana. Su matrimonio con Isabel de Castilla cimentó la España moderna. Por eso, esta localidad zaragozana presume -con razón- de ser una de las cunas de España. Y ahora, al menos hasta el momento, se cuenta también entre los poquísimos rincones de Aragón en los que no consta ningún caso de coronavirus, ni siquiera sospechoso.
Lo que Sos sí siente de lleno es el impacto económico. Lógico, en un municipio declarado conjunto histórico-artístico en 1968 y cuya red hotelera suma casi tantas camas como habitantes tiene empadronados.
A efectos sanitarios, el mapa de Aragón se divide en unas 130 zonas. De todas todas ellas, hasta el pasado domingo solo media docena no habían presentado ningún caso de coronavirus, según los datos oficiales a los que ha tenido acceso ABC. Entre esa media docena de zonas se encuentra la de Sos del Rey Católico, demarcación sanitaria que, además de a esta localidad, también abarca a un puñado de pequeños núcleos de población situados en sus alrededores.
Este martes seguía sin haberse detectado ningún caso -ni confirmado ni sospechoso- en Sos del Rey Católico ni en el resto de núcleos a los que abarca su centro de salud. Y a estas alturas -7 de abril- ha pasado ya mes y medio desde que se produjeron los primeros contagios en Aragón, más en concreto en la provincia de Zaragoza.

La ausencia de casos de Covid-19 en un municipio como Sos, a estas alturas de la pandemia, es dato es significativo por varios motivos. Por una parte, porque Sos es una localidad de gran actividad turística, por lo que antes de que se declarara el estado de alarma era una de esas zonas rurales de la España del interior con especial afluencia de visitantes y, por tanto, con mayor riesgo potencial de propagación. De otra parte, porque en Sos también hay una nutrida residencia de ancianos (44 internos y 18 trabajadores), y los geriátricos españoles han sido muy golpeados por la pandemia.

Suerte y mucha prevención

Pero, pese a todas esas circunstancias, en Sos del Rey Católico, hasta ahora, han logardo esquivar el zarpazo del coronavirus. «Creo que en parte ha podido ser que hemos tenido suerte, que la fortuna se ha puesto de nuestro lado, y otra parte se ha podido debr a la rapidez con la que actuamos para prevenir contagios», explica a ABC María José Navarro, alcaldesa de este municipio de algo menos de 600 habitantes.
«Desde el primer momento, la población está acatando plenamente las recomendaciones y medidas gubernamentales del estado de alarma, y desde el Ayuntamiento reforzamos los dispositivos con desinfecciones diarias de todos los espacios de la localidad que pueden ser más frecuentados, los lunes desinfectamos con un vehículo agrícola las calles accesibles, y los martes lo hacemos en las calles interiores», las vías más estrechas y limitadas al tráfico rodado.
Y es que en Sos del Rey Católico, su belleza y la espléndida conservación del callejero medieval también suponen un esfuerzo añadido para esas desinfecciones en su casco urbano, dado el singular trazado de su histórico casco urbano. Pero esa dificultad se salva con una solución técnica que han ingeniado: adaptar un vehículo lo suficiente como para acceder a esas calles más tortuosas.

Residencia ampliada

«En la residencia -explica la alcaldesa- hemos ampliado el espacio disponible con la utilización de un edificio anejo, lo que permite ampliar el distanciamiento entre los residentes y poder reaccionar mejor a un posible aislamiento si en el centro se produjera algún caso sospechoso o confirmado de coronavirus».
Pese a todo, la alcaldesa insiste en que el riesgo se mantiene y que hay que perseverar para prevenir contagios. «No tenemos casos detectados ni sospechosos, pero eso es así de momento. Pese a todas las precauciones, el riesgo persiste. Hay personas que por trabajo o por absoluta necesidad tienen que salir de casa y desplazarse, y no sabes cuándo o dónde puedes contraer el coronavirus», subraya.

Temor económico

Y, junto a esa preocupación sanitaria, en Sos del Rey Católico cunde -y mucho- la inquietud económica. En un municipio que vive del turismo, el coronavirus «es un mazazo muy importante, estamos seguros de que lo va a ser, la actividad turística en general costará que remonte y no sabemos cómo se saldrá de esta situación», afirma la alcaldesa. De momento, en la medida de sus posibilidades, el Ayuntamiento ya ha decidido condonar algunos tributos y aplazar otros, mientras esperan que se articulen medidas de apoyo al sector a nivel nacional y autonómico.
El coronavirus ya está dejando su particular factura en esta localidad. Por ejemplo, les obligó a suspender una de las conmemoraciones anuales más señaladas en el calendario turístico y cultural de Sos, la que rememora el nacimiento de Fernando el Católico, que vino al mundo en esa localidad de las Cinco Villas el 10 de marzo de 1452.
Historia y turismo van de la mano en este bello enclave del norte de la provincia de Zaragoza que mira hacia Navarra y en cuyo horizonte se acaricia la etampa del Pirineo. En Sos del Rey Católico hay Parador de Turismo, varios hoteles, albergue municipal, casas de turismo rural… En total, explica la alcaldesa, hay medio millar de camas de alojamiento para acoger visitantes, casi tantas como vecinos empadronados tiene este municipio de belleza medieval conservada con mimo en calles y casas.
UN MILAGRO PARECE

LA OMS AVISA DE QUE LAS MASCARILLAS DE ALGODÓN PUEDEN SER UNA FUENTE POTENCIAL DE INFECCIÓN.

La OMS avisa de que las mascarillas de algodón pueden ser una fuente potencial de infección

Recuerda que las batas, guantes y gafas deben ser esterilizadas antes de ponérselas y que, una vez utilizadas, deberán de ser desechados porque están «potencialmente» contaminados .

La Organización Mundial de la Salud ( OMS) ha publicado un informe sobre el uso racional de equipos de protección individual (EPI) en el que, entre otras consideraciones, avisa de que las mascarillas realizadas con algodón pueden ser una fuente potencial de infección, ya que no son resistentes a los fluidos y, por tanto, pueden retener la humedad y contaminarse.
Así, ha rechazado el uso de estas mascarillas por parte del personal sanitario porque, además, se desconocen los microorganismos que son capaces de atravesar la barrera de protección que supone el algodón. Del mismo modo, ha avisado de que no existe evidencia científica que demuestre que las mascarillas realizadas con materiales sintéticos sean efectivas para proteger a los profesionales sanitarios que atienden a enfermos con Covid-19. También pide abrir las ventanas en los lugares cerrados, con frecuencia en los domicilios.
Por otra parte, el organismo de Naciones Unidas ha recordado que todas las mascarillas, al igual que las batas, guantes o gafas, deben ser esterilizadas antes de ponérselas y que, una vez utilizadas, deberán de ser desechados porque están «potencialmente» contaminados por el nuevo coronavirus.

Además, el informe de la OMS, tal y como recordó ayer el director general en la conferencia de prensa desde Ginebra, ha vuelto a rechazar el uso de mascarillas para la población general, ya que, tal y como ha explicado, pueden crear un «falso sentido de seguridad» y evitar la práctica de las medidas que han demostrado ser más efectivas como el lavado de manos y el distanciamiento físico.
En este sentido, el organismo ha recordado que las mascarillas están recomendadas para los profesionales sanitarios, las personas infectadas con el nuevo coronavirus y todas aquellas que estén en contacto estrecho con un paciente con Covid-19.
SI CLARO QUE ES ASI.

"THE NEW YORK TIMES" CRITICA AL GOBIERNO DE SÁNCHEZ POR IGNORAR LOS INDICIOS DE LA LLEGADA DE LA EPIDEMIA.

Portada digital de «The New York Times» sobre la crisis del coronavirus en España
«The New York Times» critica al Gobierno de Sánchez por ignorar los indicios de la llegada de la epidemia.

El medio señala que el problema se agudizó por el modelo de 17 gobiernos autonómicos y por la frágil coalición que sustenta a Sánchez.

«The New York Times», a través de su corresponsal en España y Portugal, Raphael Minder, dedica parte de su portada digital a un reportaje sobre la gestión del Gobierno de Sánchez ante la pandemia de coronavirus, titulando que, la crisis, en territorio español, «se aceleró por la falta de atención a las advertencias».
En el texto, el periódico progresista estadounidense critica que la epidemia española «se ha convertido en un doloroso ejemplo de la tendencia de un gobierno tras otro a ignorar las experiencias de los países donde el virus ya ha atacado».
Minder recuerda el caso, a finales de enero, del turista alemán que se convirtió en el primer paciente con Covid-19 en España y que, «incluso cuando surgieron más casos, las autoridades españolas continuaron insistiendo en que el coronavirus estaba siendo importado».
«Como la mayoría de las naciones, las autoridades españolas inicialmente trataron el virus como una amenaza externa, en lugar de considerar que su país podría ser el próximo en caer».
El análisis del medio estadounidense también se hace eco de las críticas a Pedro Sánchez y su Gobierno por no prohibir a tiempo las reuniones masivas, como fue el caso del 8-M y por no haber almacenado equipo médico en previsión del aumento de casos de coronavirus, especialmente en un país cercano como Italia.
El corresponsal de «The New York Times» añade, además, que «la respuesta del Gobierno al virus se complicó por la naturaleza difusa del sistema político español, en el que los 17 gobiernos autonómicos del país fueron adquiriendo progresivamente más autonomía, incluyendo la gestión de los hospitales».

«Frágil coalición» y «sanitarios kamikazes»

Antes de la valoración de expertos sobre la situación, el texto hace énfasis en que, de cara a la correcta gestión de la pandemia, «tampoco ayudó el hecho de que la emergencia se impusiera a un nuevo y frágil gobierno de coalición».
«Los socios de la coalición discutieron sobre la cantidad de apoyo financiero que España podría permitirse dar a los que se quedaban ociosos si se les ordenaba quedarse en casa. Cuando Sánchez declaró el cierre nacional, varios políticos regionales ya habían anunciado sus propias medidas represivas».
No es la primera crítica que el medio estadounidense dedica a España por la crisis del coronavirus. Hace unos días fue tendencia en Twitter un artículo dedicado a los sanitarios españoles que combaten día a día el coronavirus, a los que calificaba de «kamikazes» por seguir trabajando pese a la falta de equipos de protección.
ELLOS TAMPOCO ANDAN MUY FINOS.

LA PRIMERA OLA DEL COVID-19 CAUSARÁ 150.000 MUERTES EN EUROPA Y 19.200 EN ESPAÑA

Un operario de un cementerio de València traslada un féretro seguido por los familiares

La primera ola de Covid-19 causará 150.000 muertes en Europa y 19.200 en España, según un estudio

La Universidad de Washington fija en la tercera semana de abril el pico de mortalidad entre los países europeos.

La primera oleada de Covid-19 será responsable en Europa de más de 151.000 muertes y de otras 81.766 en Estados Unidos, según las estimaciones elaboradas por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud ( IHME, por sus siglas en inglés) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. En este lado del mundo, las naciones más golpeadas serán Reino Unido, con 66.000 fallecidos; seguido de Italia, con 20.300 y España, con 19.200 hasta el 4 de agosto.
Las estimaciones fijan en la tercera semana de abril el pico de mortalidad entre los países europeos, si bien el estudio reconoce que la pandemia no está avanzando al mismo ritmo. En España y en Italia, por ejemplo, se da por superado el pico de muertes diarias, mientras que Países Bajos, Irlanda, Austria y Luxemburgo estarían cercanos a alcanzarlo. La República Checa y Rumania están a la mitad de sus trayectorias esperadas. Y otras naciones, como Reino Unido, Alemania, Noruega y Grecia, todavía están en una etapa temprana de su trayectoria y se enfrentan a un rápido aumento de la tasa de muertes a través de sus picos en la segunda y tercera semana de abril.
El problema, según el IHME, es que el número de víctimas mortales en muchos países se ve agravado por la demanda de recursos hospitalarios muy por encima de lo que está disponible. En Reino Unido se espera que la demanda máxima se sitúe en 102.794 camas de hospital necesarias frente a las 17.765 camas disponibles; y unas 24.544 camas de UCI en comparación con las 744 disponibles.
«Es inequívocamente evidente que el distanciamiento social puede, cuando está bien implementado y mantenido, controlar la epidemia, lo que lleva a la disminución de las tasas de mortalidad», valora el director del IHME, Christopher Murray. Sin embargo, advierte que «la trayectoria de cada nación cambiará, y dramáticamente a peor, si las personas se relajan en el distanciamiento social o relajan otras precauciones» tras la mejora en las cifras.
Según Murray, levantar las precauciones demasiado pronto durante la primera ola de la pandemia podría conducir a nuevas rondas de infecciones, hospitalizaciones y muertes.

Riesgos de una segunda oleada

La primera oleada de la pandemia, según el instituto de la Universidad de Washington, podrñia darse por concluida cuando la relación sea de 0,3 muertes por millón de personas. «Para disminuir el riesgo de una segunda ola en lugares donde la primera ola está controlada por un fuerte distanciamiento social, los gobiernos deberían considerar la realización de pruebas masivas, el rastreo de contactos y las cuarentenas para aquellos infectados hasta que haya una vacuna disponible, producida en masa y distribuida ampliamente», opina Murray.
SI Y EN EL INVIERNO MÁS.MAS MUERTOS VA A CAUSAR LA CRISIS ECONÓMICA Y  NADIE LOS VA A CONTAR.