Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

lunes, 24 de julio de 2017

PUIGDEMONT SE DECLARA EN REBELDIA.



El presidente de la Generalitat, en un acto a favor del referéndum
                            El presidente de la Generalitat, en un acto a favor del referéndum
Puigdemont asegura que si el Tribunal Constitucional le inhabilita no aceptará la decisión.
El presidente catalán asegura que su gobierno también ignorará al TC si suspende la ley del referéndum.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado en una entrevista en «Le Figaro» que si el Tribunal Constituciona le inhabilita no aceptará esta decisión. «Solo el Parlament me puede suspender», ha subrayado Puigdemont. «Una inmensa mayoría del pueblo catalán quiere votar. Suspendiéndome o expulsándome de mi despacho, Madrid no va a anular esta voluntad. No existe un poder suficientemente fuerte para cerrar el gran colegio electoral que será Cataluña el 1 de octubre», ha añadido.
«No renunciaremos al referéndum aunque lo prohíba el Tribunal Constitucional», ha remarcado el presidente catalán, quien también ha adelantado que el Gobierno catalán ignorará al TC si suspende la ley del referéndum. «Nuestro compromiso con el pueblo y con el Parlament es claro: debemos resolver nuestras reivindicaciones en las urnas. Ninguna suspensión, ninguna amenaza podrá impedir que los catalanes decidan su futuro de manera democrática», ha advertido.
Ha admitido que una «participación ridícula equivaldría a perder el referéndum», y ha asegurado que durante la organización de esta consulta el Gobierno catalán y los ayuntamientos mantendrán una neutralidad escrupulosa sometida a un control de los observadores internacionales.

«El Gobierno catalán no hará campaña en favor de la independencia», ha asegurado al preguntársele por la neutralidad del escrutinio. Sobre la remodelación de su gobierno, ha explicado que la salida de tres consellers en las últimas semanas no tiene nada que ver con el referéndum del 1-O: «Todos me han manifestado su apoyo en este tema. Respeto sus decisiones personales».
Puigdemont ha explicado que si el 'sí' a la independencia gana el 1 de octubre, 48 horas después de la proclamación de los resultados --que puede prolongarse entre una semana y diez días-- explicarán que Cataluña «se transforma en un Estado independiente» y abrirán un periodo de transición que culminará con unas elecciones constituyentes, la redacción de una Constitución y su ratificación por un referéndum. «Cataluña empezará a actuar como estado independiente, pero no lo será de derecho hasta que esta transición culmine», ha expresado.
PUIDEMONT QUIERE IR A LA CÁRCEL   PARA SER ALGUIEN IMPORTANT EN LA HISTORIA ANTES DE QUE LE CORRAN A GORRAZOS POR EL FIASCO.

domingo, 23 de julio de 2017

EL PAPEL ECONÓMICO DE BERLIN.

Martin Schulz, líder de la socialdemocracia alemana.

Martin Schulz, líder de la socialdemocracia alemana.

El papel económico de Berlín


No es lógico que todos los miembros de la eurozona vivan en régimen de restricción presupuestaria

Alemania vive hoy un debate de muy largo recorrido sobre el papel que debe desempeñar en Europa y también sobre el futuro de su economía. Martin Schulz, líder del Partido Socialdemócrata y candidato a la cancillería, ha presentado un programa económico de 10 puntos que incluye un plan de inversiones para renovar y en su caso ampliar las infraestructuras. Schulz arguye, con razón, que las infraestructuras de un país son fundamentales para garantizar la salud de las empresas y mantener las ventajas competitivas. Su propuesta no excede la línea de un socialdemócrata clásico. Pero la canciller Merkel se opone: sostiene que el problema no es la cantidad sino la capacidad de ejecución, demasiado lenta.
Detrás del episodio laten razones políticas y electorales y, sobre todo, la visión que cada uno de ellos tiene sobre la posición de Alemania en el euro. Schulz está en la línea argumental de casi todas las instituciones europeas y mundiales. En una zona monetaria no es lógico que todos sus miembros vivan en régimen de restricción presupuestaria, ni que un país mantenga superávit público y comercial con el resto del área, porque esteriliza su papel de motor económico del conjunto. La posición del Gobierno alemán choca con la racionalidad estrictamente económica aunque engrana perfectamente con las exigencias electorales de quienes exigen punición por el exceso de déficit. Schulz propone una Alemania participante en la economía europea; Merkel y Schäuble solo quieren ser jueces de la gestión de sus socios.
Nunca se insistirá lo bastante en que Alemania, con su negativa a corregir sus posiciones presupuestarias y exteriores, anula la política económica común, y más cuando las condiciones monetarias del BCE vuelvan a la normalidad. El crecimiento en la eurozona ya no contará con el viento a favor de la facilidad crediticia. A la larga, este aislacionismo de facto de Alemania también dañará su economía.
ALEMANIA ES  LA DUEÑA DE EUROPA TIENE EL BANCO CENTRAL UEROPEO¿POR QUÉ?

sábado, 22 de julio de 2017

Ultimas Noticias de EE.UU y del mundo, Noticias de Hoy Julio 2017.



ÚLTIMAS NOTICAIS DEL MUNDO HOY.

Publicado el 21 jul. 2017
Las últimas noticias de EE.UU y el acontecer mundial.

PUIGDEMONT EXIGE EL DINERO DE LA GUERRA SUCIA.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, el pasado lunes en el Palau de la Generalitat. Vídeo: rueda de prensa del portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo

Puigdemont reniega del control al FLA y exige el dinero de la “guerra sucia”.


El presidente catalán responde en Twitter al anuncio de control del gasto autonómico para evitar que se dedique dinero al referéndum.

Un día después de que el Gobierno central amenazara con bloquear las transferencias a la Generalitat si descubre que se dedica dinero a la organización del referéndum independentista, el presidente Carles Puigdemont ha salido a reivindicar las inversiones prometidas a Cataluña que nunca han llegado o que, según sus palabras, se han destinado a financiar la “guerra sucia” contra el secesionismo.
"Los intereses que hemos pagado para que nos presten nuestro propio dinero, que recaudan generosamente, ¿nos los puede devolver, ministro?", dice uno de los seis tuits en los que Puigdemont ha respondido al portavoz del Gobierno Íñigo Méndez de Vigo. Durante de la rueda de prensa semanal posterior al Consejo de Ministros, el portavoz aseguró que "ni un euro público de los catalanes sufragará la consulta ilegal. Es una medida preventiva".
El Estado, explicó ayer Méndez de Vigo, vigilará las cuentas catalanas y en caso de encontrar algún desvío para financiar el referéndum suspenderá las entregas de dinero del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), la línea de crédito pública puesta en marcha en plena crisis económica y que le ha permitido a la Generalitat pagar a las farmacias ante la mala situación de sus arcas. Desde 2012, Cataluña ha recibido 63.000 millones de este fondo y este ejercicio se preveía la llegada de 3.600 millones adicionales.
Puigdemont, citando las palabras del portavoz, ha pedido que se devuelva a Cataluña el dinero público destinado, según él, a los ataques al independentismo. "Los euros públicos de los catalanes que han servido para sufragar la guerra sucia y han pagado informes falsos, ¿nos los puede devolver, ministro?".
El presidente catalán usa además la misma fórmula para pedir “los euros públicos de los catalanes que no se han invertido en Cataluña a pesar de estar presupuestados”; el regreso de los fondos que se dedicaron “para indemnizar” el fallido proyecto de almacenamiento de gas Castor; el “rescate” de las autopistas radiales de Madrid y los fondos destinados a "rescatar la banca (60.000 millones)" .
También se ha pronunciado sobre la decisión del Gobierno el consejero catalán de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull. “Vuelven a poner en valor lo que ocurría en la época de Franco, de pedir un certificado de buena conducta cada semana", ha asegurado el consejero en una entrevista en Europa Press.
"Es una expresión de sectarismo que no podemos entender de ninguna de las maneras y más cuando el FLA forma parte del sistema de financiación autonómica, un mal sistema pero que el Estado español tiene la obligación de gestionar y de hacerlo sin amenazas", ha expresado Rull.
LO QUE AGRADECERÍAN ESTOS SEPARATISTAS CON QUE LOS METIERAN EN LA CÁRCEL PARA SER HÉROES DE LA INDEPENDECIA, PERO NO LO VAN A LOGRAR.

LA JEFA DE LA SELECCIÓN DE FÚTBOL VIVIÓ DOS AÑOS EN UN GRAN HOTEL

seleccion española de futbol

Claramunt camina junto al seleccionador Lopetegui en una imagen de 2016

La Jefa de la selección española de fútbol vivió durante más de dos años en un hotel de cinco estrellas.


María José Claramunt, directora del equipo nacional, niega su alto tren de vida.

La directora de la Selección Española, María José Claramunt (los jugadores la llaman La Jefa), no tenía que salir a la calle para ir a la peluquería. Iban las peluqueras a ella. Y no a su casa, sino a su despacho de la Federación y, algunos fines de semana, si tenía algún evento, a la habitación del céntrico hotel madrileño de cinco estrellas en el que ha vivido durante más de dos años. Quienes la conocen asegura que llevaba un tren de vida espectacular.
Claramunt lo niega a EL PAÍS. Destaca que "solo una vez" fueron a peinarla a la Federación y que fue la Federación la que le buscó ese hotel sin ella pedirlo, y que durante ese tiempo no percibió ningún dinero. “Me sentía feliz en la Federación y tenía ahorrado un buen dinero del blindaje de cuando dejé mi trabajo en el Valencia”, sostiene. Y asegura que tiene enemigos que propalan falsamente su supuesta opulencia para dañar su imagen. “En cenas en restaurantes de lujo que ella pagaba, alardeaba de su buena relación con la mayoría de los jugadores. Me ha llamado el capi [en alusión a Iker Castillas, uno de sus ojitos derecho entre los jugadores] y me ha dicho: “Jefa, tengo que verte para…”. “Quería recalcar que ella era la jefa”, añaden estas fuentes
Algunas de sus amistades y conocidos revelan que no disimulaba su poderío económico. Y que en más de una ocasión expresó su recelo porque parte del dinero que recibía, al margen del salario, se lo dieran “en efectivo, en B”. “Daba la sensación de que su preocupación, más que por la cantidad de dinero que recibía, era cómo lo justificaba ante Hacienda”, señalan. Claramunt rechaza haber cobrado nunca dinero en efectivo: “Es mentira, jamás he dicho eso”.  No eran primas en sí lo que se cobraba, dice, y aclara que en las competiciones de la selección se entregaba a todo el cuerpo técnico las denominadas “bolsas de viaje”, que incluían retribuciones económicas. Refiere que durante años trabajó como autónoma para la Federación y que solo ha tenido un contrato con ella “desde hace dos años y medio”, por el que percibe “al año 250.000 euros brutos”.
Dice estar “muy tranquila” ante los recientes acontecimientos vividos en la Federación (los registros de la Guardia Civil y el encarcelamiento del superjefe Villar). Y se siente “decepcionada” por lo ocurrido. “No sé si soy tonta, pero nunca te esperas esto...”, apunta. No obstante, subraya que advirtió anomalías en la gestión de los derechos deportivos de la Selección absoluta. No le parecía bien que el asunto lo canalizase "el grupo Santa Mónica". “No era normal que hubiese una agencia para eso cuando podía hacerlo la propia Federación”. Este fin de semana ha huido a su pueblo valenciano para desconectar, con sus padres y hermana.
“De momento”, según fuentes de la investigación del caso Soule, “no hay ninguna imputación formal contra Claramunt”. Los agentes de la UCO se llevaron papeles de su despacho, y en general de todos, en el registro que hicieron el martes. En la causa hay grabaciones de ella con el superjefe Villar. Fue este el que la trajo de Valencia a Madrid. Él y su padre, el famoso ex jugador del Valencia de los años setenta José Claramunt, eran íntimos amigos. Antes de arribar a Madrid para acabar convirtiéndose en La Jefa (o la boss, como la llamaba Iker Casillas), trabajó para el Valencia C.F. vendiendo camisetas. Luego ascendió. Y cuando dejó el club che, su contrato blindado le reportó una suculenta indemnización. No desea hacer pública la cantidad.
La Jefa dejó la suntuosa habitación del Hospes Puerta de Alcalá (cinco estrellas, al lado de la obra de Carlos III del mismo nombre, y con precios estos días por dos noches de hospedaje que superan los 1.000 euros) hace algo más de dos años para instalarse, cuenta Claramunt, en un apartamento próximo a la calle de Serrano, “que pago yo”, se adelanta a la pregunta del periodista. Claramunt justifica su salario en su prolija gestión: recuerda que desde su puesto de directora ha generado en patrocinios y derechos audiovisuales para la Federación hasta "114 millones de euros".
Quienes la conocen destacan sus filias (“con Casillas, o con Piqué…”) y sus fobias (“como le cayera mal un jugador la tomaba con él... No le gustaba la esposa, por ejemplo, de Xabi Alonso, ni él tampoco, aunque sí físicamente; y menos después de que Alonso le escribiera preguntándole cuándo se iban a abonar unas primas relacionadas con el Mundial de Brasil, en el que la Selección quedó apeada en los primeros compases. “Es un pesetero, un pesetero...”, decía del medio de la selección. “Es el único que las ha reclamado”, contó a su círculo de confianza, el cual insiste en el tren de vida: “Compraba de todo y en los mejores sitios. No tenía donde guardar tantos zapatos y bolsos, de Louis Vuitton, de Gucci, de Fendi, Chanel, Prada, Christian Dior…”, describen. Exhibía, y a veces era generosa. Quería estar delgada, y era frecuente en los salones de belleza.
Claramunt asevera que lleva 20 años trabajando casi sin vacaciones, que no tiene hijos ni propiedades (salvo, aclara, un piso de 80 metros cuadrados que ha comprado recientemente en la playa de su pueblo natal). Y niega lo de los bolsos. “Hace cinco años que no me compro un bolso. El dinero que tengo es de mi trabajo y del blindaje del Valencia, con el que he ayudado a mi familia, e incluso a mis padres cuando tuvieron un bache económico. Y lo volvería a hacer”. Evoca que en su casa, de niña, hubo buenas y malas rachas: abundante dinero y épocas en que tuvieron que venderlo casi todo para ir tirando. 
Cuentan en su entorno que ella misma se jactaba de los regalos que recibía de los patrocinadores. Ella manejó muchas entradas para los partidos de la Selección Española, en su reciente y gloriosa época. Regalándolas, ha buscado complicidades con personas de gran capacidad económica, “que incluso la han llevado en avión privado a algunos partidos”. Al menos eso contaba ella. Añaden estas fuentes que les sorprendió cuando Claramunt les describía el dispendio en viajes y hoteles que pagaba la Federación a familiares de jugadores y del cuerpo técnico: esposas, padres, sobrinos, hermanas, amigos… Ella misma invitó a veces a su madre, su padre, su hermana. Era la jefa.
ESTA NOTICIA DE UNA TRISTE REALIDAD ES OSCENA EN UNA ESPAÑA DE GRAN CIRISIS DONDE NO SE PUEDEN ASEGURAR LAS PENSIONES NI SUBIRLAS.TIENEN QUE DEVOLVER EL DINERO Y METERLOS  RESPONSABLES EN LA CÁRCEL.

¿QUÉ ES SER DE IZQUIERDAS?

La portavoz de Podemos, Irene Montero.

La portavoz de Podemos, Irene Montero

¿Qué es ser de izquierdas?


La izquierda busca su definición entre lo ideológico y los valores, en plena lucha por la hegemonía y la seducción electoral

La pregunta provoca primero un silencio. Tras el silencio, una colección de reacciones que retrasan la respuesta. Suspiros. Pausas valorativas. ¿Qué es ser de izquierdas en España? A la propia izquierda le cuesta definirse. Coinciden todos en que hay muchas izquierdas en la izquierda. Pero el concepto es tan escurridizo que hasta Irene Montero duda en cómo situar a Podemos del 1 al 10 en un eje izquierda-derecha. “Podemos no cabe en ese eje. La gente que construye Podemos y que se siente de Podemos no tiene por qué calificarse en esa escala”.
Podemos se muestra esquivo con el concepto. No terminan de definirse en la izquierda, pero quieren liderarla. Una aspiración que coincide con la del PSOE: la hegemonía. El escenario actual le recuerda al historiador Abdón Mateos a la pugna entre socialistas y comunistas a finales de los 70. “En un momento dado el PSOE pensó que había que buscar el voto por la izquierda. Tenía que ver con la conquista frente al Partido Comunista y hubo cierta radicalización del discurso. Ahora, al estar muy igualados con Podemos, mientras no se decante la balanza hacia una de esas dos formaciones va a seguir esa lucha”.
La lucha es también la del pedigrí. Y de nuevo se repite la disputa de los 70. Los socialistas no quieren renunciar a su identidad. Eduardo Madina lo tiene claro, “no hay que facilitar que sean otros con sus ideas los que penetren en ti, sino ser tú quien penetra con las tuyas en otros. El PSOE lo ha hecho siempre y creo que debe aspirar a eso”. Por eso los militantes no están dispuestos a que desde Podemos les digan cómo se defienden las esencias. Lo repite con vehemencia Cristina Hernández, militante del PSOE, feminista y exconcejala en Ciudad Rodrigo. “A mí que no vengan a dar lecciones de izquierdas porque no lo consiento. Nadie sabe la trayectoria política que tenemos muchos de los que estamos abajo y por eso es importante moderar las formas”. Cristina pronuncia PSOE sin la P. Como lo hace Madina. Como Alberto Sotillos, que fue compañero suyo en un partido que abandonó hace dos años. “Es la eterna lucha infernal infructuosa: yo represento más a la izquierda, tú la representas menos. Y creo que el votante no está en eso. Quiere saber qué modelo de sociedad se propone”.
Frente a quienes buscan la pureza, están los que sienten la izquierda más como la adhesión a un grupo. Esta contradicción llevó al escritor Eduardo Mendicutti a acuñar el término izquierda de garrafón. “Estamos llegando a un extremo en el que puede haber gente que se proclame y se diga de izquierdas y se permita unos comportamientos que no son de izquierdas”. En 2011, impulsó junto a un grupo de intelectuales el manifiesto “Una ilusión compartida” pidiendo una renovación de ideas. “Quedó en eso, en una ilusión” dice entre risas. Y se pone más serio cuando se pregunta cómo se pueden distinguir posiciones de izquierdas de lo que llama posiciones progresistas.
La contraposición señala directamente a otro de los problemas que surgen para definir a la izquierda: saber dónde acaban los valores y dónde empieza la ideología. Irene Montero cree que son indivisibles y que los valores se tienen que “concretar en decisiones políticas”. Pero el problema, según el historiador Abdón Mateos es que esos valores “no son exclusivos de la izquierda. El pacifismo, la antiviolencia, el anticonsumismo, la honradez, el ecologismo, el antiglobalismo, la cultura. Es muy genérico”.
Alberto Sotillos no tiene nada claro que la adhesión a esos conceptos convierta a un ciudadano en alguien de izquierdas. “¿Defender que la gente que se ama se case libremente es de izquierdas? Yo creo que eso no te hace de izquierdas. Luego tienes que ir a votar y no sé hasta qué punto el votante va a la urna pensando en ampliar la libertad de las personas”. “Es verdad que hay gente que dice ser de izquierdas sin saber en qué consiste en todos los planos de la vida y en la expresión política” apunta Eduardo Madina.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, zanja el debate al no hablar de valores sino de retos: "Creo que es necesario seguir reivindicando ser de izquierdas, pero adoptando una posición no esencialista que aprenda de los errores y de los aciertos, y que se centre en prácticas y objetivos concretos más que en etiquetas y carnés de partido. Estamos ante un cambio de época, en que es necesario repensar enteramente nuestras formas de hacer y nombrar la política", concluye.
Se pregunta Abdón Mateos hasta dónde pesa la ideología en los nuevos votantes. “Eso que se llama cultura política y que ha sido un elemento central en la auto ubicación y en el voto, por lo menos hasta ahora. Hoy a los más jóvenes hablar de la guerra de España a lo mejor les parece galáctico”. Y, sin embargo, la defensa de ciertos valores progresistas es lo que ha determinado el voto en esas generaciones. Lo explica Marta Fraile, doctora en Ciencias Políticas y en Ciencias Sociales que ha investigado para el CESIC el comportamiento electoral de los jóvenes. “Creo que el electorado es ahora mucho más libre definiéndose en términos ideológicos. Está menos anclado. Unos lo llaman ideología y otros lo llaman sentimiento y es algo que evoluciona con el tiempo”.
El sentimiento tiene que ver con aquella transversalidad que reclamaba el 15M. Sus protagonistas reclaman que sin las movilizaciones no se puede explicar la izquierda actual. Lo recuerdan, seis años después, Fabio Gándara y Tohil Delgado. Les vimos aquellos días convertidos en portavoces de los indignados. Gándara reivindica la transversalidad del movimiento. “Queríamos romper con las ideologías estancas con un lenguaje más inclusivo dando la bienvenida a todo el mundo. Eso ayudó a renovar la izquierda en nuestro país”.
“Yo sigo con el mismo talante. No me he movido”. Y no lo dice un joven, sino un viejo comunista, el director José Luis Cuerda. “Pero la izquierda en esa búsqueda de su identidad se está olvidando de la derecha”. Es un riesgo que también se repite históricamente, mirarse el ombligo, perder de vista al verdadero rival político en la lucha por definirse. “Lo que tengo clarísimo, clarísimo” añade Eduardo Mendicutti “es que en este país no va a haber un gobierno progresista si el PSOE se hunde, si se queda sin la capacidad de comandar una coalición de izquierdas. Es necesario que se una la izquierda”.
Todos los entrevistados coinciden en esa meta: el acercamiento de la izquierda. Lo incierto es el camino. Y la orientación de la brújula. “En el diálogo estamos” afirma Irene Montero refiriéndose al PSOE. “Un diálogo que tiene sus ritmos y tiene sus momentos. Para nosotros es muy urgente sacar al PP. Y ellos tienen un poco menos prisa o van más lentos. No lo ven con tanta claridad ahora mismo”.
Las dos formaciones se asoman a ese diálogo conscientes del reto: defender la pureza y la identidad y articular un discurso que seduzca a los votantes. En palabras del historiador Abdón Mateos, “falta de nuevo que haya no sólo liderazgo, sino un proyecto que ilusione al electorado y que sea creíble”. En ese punto, en la mirada al futuro, surgen las dudas de Eduardo Madina. Prefiere no hablar sobre Pedro Sánchez, pero cree “el socialismo español no tiene hoy un proyecto de país. No lo tiene claro”. Mientras que Madina evita opinar sobre Sánchez, Alberto Sotillos que compartió con él años de militancia, es tajante. “A mí que se me presente como de izquierdas y de las bases me cuesta muchísimo porque ese no es el Pedro con el que he convivido en mis años de militancia. Es una respuesta errónea a un problema real de no representación”.
Dos meses después de las primarias, Pedro Sánchez se mantiene como un enigma. Una interrogación que según Irene Montero solo se podrá despejar con los hechos, “hay que ver que ocurre”.
Con un líder o con otro, tanto en el PSOE como en Podemos, la misión más acuciante de la izquierda es superar el desencanto de los votantes. Sobre todo de los jóvenes, universitarios con trabajos precarios o en el paro como Tohil Delgado. “La mayor parte de la gente es de izquierdas. Pero eso no se traslada mecánicamente a las urnas porque hay millones de personas defraudadas, descontentas”. Tras años de experiencia en estudios electorales, Marta Fraile tiene claro que “la izquierda es más crítica evaluando a su propio partido” y eso lleva a muchos simpatizantes a quedarse en casa.
“¿Desencanto?” se pregunta José Luis Cuerda. “Eso les pasa por encantarse. Mientras no se fijen las prioridades, estamos haciendo el tonto. Sacar a Rajoy del Gobierno es lo primero”.
¿Qué izquierda conseguirá eso? La que sea capaz de trabajar codo con codo es la idea que repiten todos. Pero si definir cómo se materializaría la colaboración resulta difícil para todos los entrevistados, aún más es responder a una pregunta que reclama un nombre. ¿Qué político actual representa mejor los valores de la izquierda? Vuelven los soplidos. Los silencios. Las dudas. “¿Actual?”, preguntan. “Marx era espabilado” se escabulle Cuerda. “Colau y Carmena” responde Gándara. Cualquier alcalde del mundo rural, defiende Cristina Hernández, que conoce bien ese terreno. Sotillos señala a Madina sin pronunciar su nombre. Madina a Javier Fernández. Irene Montero se lo piensa sin decidirse, “las espartanas de Coca-Cola y los activistas de la vivienda digna”. Algunos la mencionan a ella. Otros prefieren quedarse con el nombre de alguien que ya no está y que resuena recurrente, Pedro Zerolo. Y así la cuestión se queda sin una respuesta única. Flotando en el mismo suspiro sin consenso que producía la primera, ¿qué es ser de izquierdas?
¿SON LOS ROBOTS DE IZQUIERDAS O DE DERECHAS?¿SON SINDICALISTAS?TENDREMOS QUE CAMBAIR NUESTRA FORMA DE PENSAR DE FORMA ACELERADA¿QUIÉN NOS VA DAR EL CURSILLO DE ADAPTACIÓN SOCIAL?

viernes, 21 de julio de 2017