Páginas vistas en total

Follow by Email

miércoles, 29 de enero de 2020

CHINA INVESTIGA EL PRIMER CASO DEL SUPERCONTAGIADOR DEL VIRUS.

China investiga el primer caso de ‘supercontagiador’ del coronavirus de Wuhan


Un paciente transmite la enfermedad al menos a 16 trabajadores sanitarios. Estos episodios fueron clave en la expansión del SARS y el MERS.

Las autoridades chinas investigan el primer caso en Wuhan de un paciente “supercontagiador” —traducción de la expresión inglesa usada en medicina, super spreader—, un enfermo que ha transmitido el coronavirus al menos a 16 trabajadores sanitarios. Los supercontagiadores son personas cuya capacidad para transmitir el virus, por razones a veces desconocidas, multiplica a la del paciente medio.
“Si con el SARS un enfermo solía contagiar de una a cuatro personas, con estos enfermos esta cifra se disparó hasta 36”, explica Natalia Rodríguez, médico del servicio de salud internacional del Hospital Clínic de Barcelona e investigadora de ISGlobal.
La entrada en escena de estos grandes diseminadores del virus en Wuhan suma un nuevo elemento de preocupación para las autoridades. “Identificarlos precozmente podría ser útil para facilitar el control del brote, pero por ahora no se sabe cómo hacerlo y aún es pronto para saber su papel en esta epidemia”, según José Miguel Cisneros, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla).
El papel desempeñado por los supercontagiadores más destacados de las epidemias del SARS y el MERS —precedentes de referencia en Wuhan al estar también causadas por coronavirus— ya figura en los anales de la medicina por su importancia. El médico Liu Jianlun es considerado la persona que involuntariamente hizo que el SARS pasara de ser un problema chino a una epidemia global.
Este facultativo, que acabó falleciendo por la enfermedad, quiso acudir en 2012 a una boda familiar en Hong Kong a pesar de encontrarse mal y con algunos síntomas de la dolencia tras atender a varios enfermos. Se hospedó en la novena planta del Hotel Metropole, en la que contagió a otros 16 huéspedes que tenían habitaciones vecinas. El virus fue luego encontrado en espacios comunes como el pasillo o la zona de los ascensores del piso. Las personas que resultaron infectadas fueron las que propagaron a su vez el virus a Canadá, Vietnam, Singapur y Taiwan.

Con el MERS, un solo paciente de un hospital de Seúl infectó a 82 personas —enfermos, visitantes, personal sanitario...—, lo que supone casi la mitad de los 186 afectados por el brote que Corea del Sur sufrió en 2015.
Lo cierto es que “no se conocen muy bien todas las razones que llevan a una persona a convertirse en supercontagiador”, explica Natalia Rodríguez. Hay algunos factores comunes para todas las personas: “Quien está más enfermo contagia más que quien lo está menos. Quien no está aislado, más que quien lo está”, añade.
Pero hay otros factores propios, incluso genéticos. “Suelen ser personas incapaces de frenar adecuadamente la multiplicación del virus en su organismo y que mantienen un alta carga viral en las vías respiratorias”, precisa Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE). Cisneros destaca la enorme variabilidad entre personas de la capacidad de transmitir infecciones al ser esto el resultado de “la interacción de tres factores: el microorganismo, el paciente y la población expuesta”.
La supercontagiadora más famosa de la historia es Mary Mallon, Thypoid Mary, cocinera portadora asintomática de la bacteria de la fiebre tifoidea que fue recluida tras dejar tras de sí un reguero de brotes a principios del siglo XX en EE UU.
¿QUÉ HAY CIERTAMENTE DETRÁS DE ESTA PANDEMIA?

No hay comentarios: