Páginas vistas en total

Follow by Email

jueves, 7 de marzo de 2019

EL BCE IYECTARÁ LIQUIDEZ Y PALAZA LA SUBIDA DE TIPOS POR MIEDO AL FRENAZO ECONÓMICO.

El BCE inyectará liquidez y aplaza la subida de tipos por miedo al frenazo económico


Draghi rebaja "sustancialmente" la previsión de crecimiento para este año en plena oleada de preocupación por la desaceleración en la eurozona.

Y Draghi sorprendió a todos. Tras ser acusado de permanecer inmóvil ante el deterioro de la coyuntura, el BCE disparó el jueves a dos bandas: oficializó un aplazamiento de tipos que todo el mundo daba ya por hecho y anunció un nuevo manguerazo de liquidez —y ya van tres— para asegurar la concesión de crédito por parte de la banca. El italiano al frente de la política monetaria de la eurozona muestra en el último tramo de su mandato que, como ya había dicho, dispone aún de un amplio arsenal de herramientas. “Cuando estás en una habitación oscura, te mueves con pasos pequeños. No corres, pero sí te mueves”, resumió.
Por la vía de los hechos, el Banco Central Europeo (BCE) admite la gravedad del empeoramiento económico. No solo aplaza unos meses la próxima subida de tipos. También aprueba una nueva oleada, la tercera desde el inicio de la Gran Recesión, de liquidez para los bancos. Con esta decisión, el organismo que encabeza Mario Draghi interviene en plena preocupación por la recesión en la que ha entrado Italia y la debilidad de grandes economías como la alemana.
“No esperaba que fuera a hacer tanto. Nos ha sorprendido”, admite José Manuel Amor, de Analistas Financieros Internacionales. “Más allá de las medidas, que son importantes porque refuerzaen la capacidad de la economía europea a resistir en un entorno de riesgo, yo destacaría el hecho de que el BCE pase a un papel proactivo”, añade. “Draghi ha enviado una señal inteligente y necesaria, porque contribuye a mitigar el cada vez más amenazante enfriamiento de la economía”, añade Marcel Fratzscher, presidente del think-tank alemán DIW.
Las subastas de liquidez trimestrales comenzarán a partir del próximo septiembre y concluirán en marzo de 2021. Cada una con un vencimiento a dos años. La idea es, según reza el comunicado, “ayudar a preservar las condiciones de préstamo favorables de los bancos”. Y recuerda a las ya aprobadas en lo peor de la crisis —la primera en 2014, y la segunda en 2016—, cuando se constató que el sistema circulatorio del dinero se había gripado ante la falta de crédito que llegara a la economía real. Las condiciones son, sin embargo, menos favorables para la banca en esta ocasión.
Para acceder a este dinero, las entidades financieras deberán prestarlo efectivamente a empresas y familias. Draghi recordó que el programa de 2014 se volcó en la compra de deuda pública, algo que ahora no debe volver a producirse. Los nuevos fondos deberían endulzar la píldora a aquellas entidades a las que ahora vencen los préstamos del manguerazo de liquidez de 2016.
La otra gran decisión del día es el aplazamiento de la subida de tipos, en el 0% desde hace tres años. Esta es de tan solo unos meses. Y en la práctica no parece tan importante, porque en el mercado ya nadie confiaba en que la subida del precio del dinero se produjera este año. Pero muestra hasta qué punto la preocupación por la situación es honda. Al aplazar la subida de tipos, Draghi ha desoído los consejos del alemán Jens Weidmann, que prefería mantener el calendario abierto. Las decisiones del Consejo de Gobierno fueron, sin embargo, unánimes, como se encargó de destacar el propio Draghi.
La próxima subida de tipos —la que sería la primera desde 2011— ya no se producirá a partir de este verano, el plazo mínimo que el BCE había fijado, sino, al menos, a finales de año. “Y, en cualquier caso, durante todo el tiempo necesario para asegurar la continuación de la convergencia sostenida de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2%”, según la coletilla habitual en el Eurobanco. Esto supone que Draghi se despedirá el próximo mes de octubre del cargo siendo el primer presidente del BCE que nunca ha subido el precio del dinero.

El BCE se une a la oleada de rebajas de previsiones de PIB


Le ha llegado el turno al BCE. Después de que la OCDE, el FMI o la Comisión Europea hayan revisado a la baja sus previsiones de crecimiento para este año, el organismo responsable de coordinar la política monetaria de la eurozona reconoció en su reunión del jueves que el clima económico se deteriora a paso agigantado.
El PIB de la eurozona ya no crecerá este año un 1,9%, como preveía en diciembre, sino un 1,1%, solo una décima más de lo que predijo el día anterior la OCDE. Es esta una revisión "sustancial" como reconoció el propio Draghi. La rebaja para el próximo año es más leve: la eurozona crecerá en 2020 un 1,6% frente al 1,7% que pronosticaba en diciembre. El Eurobanco también ha rebajado sus previsiones de inflación.
PONEN A FUNCIONAR LAS MÁQUINAS DE TIERAR MONEDA O IMPPRESORAS ESA ES LA INYECCIÓN Y  LOS RICOS A  ACUAMULAR PAPEL,BILLETES.ESTA ES UNA MALA NOTICIA PARA LOS AHORRADORES PORQEU LE DEVALUA EL CAPITAL QUE YA ESTÁ BASTANTE DEVALUADO CON ESTA DIÁMICA DESDE HACE AÑOS.

No hay comentarios: