Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

jueves, 27 de abril de 2017

¿SE IMPIDE LA PERSECUCIÓN DE LA CORRUPCIÓN?

El jefe Anticorrupción exigió la renuncia «en máximo tres días» al fiscal del caso Lezo
El jefe Anticorrupción exigió el lunes la renuncia «en tres días» al fiscal del caso Lezo.
Carlos Iañez ofreció dimitir solo si Moix impedía el registro relativo a la compra de Inassa.
El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, no solo trató de impedir los registros relativos a la compra de Inassa, filial iberoamericana del Canal de Isabel II, sino que el pasado lunes pidió a uno de los fiscales del caso, Carlos Iañez, que le presentara su renuncia «en tres días». Iañez no la ha presentado ni tiene previsto hacerlo, a pesar de la dureza con la que se empleó el máximo responsable de esa fiscalía, con apenas precedentes.
Ayer según las fuentes consultadas por ABC, se habría filtrado de forma interesada a determinados medios que este fiscal del caso Lezo le había presentado su renuncia. No fue así como ocurrieron los acontecimientos. Cuando el jefe Anticorrupción comunicó a Iañez que no autorizaba el registro en lo referente a Inassa, éste le respondió que iba a acogerse al artículo 27 del estatuto del Ministerio Fiscal, que prevé que cuando hay una discrepancia de criterio se convoque una junta de fiscales para que sea oída, aunque la decisión última sigue siendo del jefe.
En aquel momento Iañez le dijo a Moix que si al final no cambiaba de opinión él renunciaría al caso porque se trataba de una desautorización. La junta de fiscales, quizá en contra de lo que el jefe Anticorrupción se esperaba, respaldó de forma abrumadora el criterio de Iañez y su compañera, y ante esa situación el fiscal jefe cambió de criterio y autorizó el registro.
Soprendentemente, el pasado lunes Manuel Moix se dirigió al fiscal Iañez para exigirle que cumpliera su palabra –éste nunca dejó de hacerlo– y le dio un plazo «de tres días» para hacerlo. Y ayer desde su entorno se decidió dar a conocer el episodio, aunque convenientemente «manipulado» para trasladar que la iniciativa de la renuncia correspondía a Iañez.
Para evitar un problema mayor del que ya existe en Anticorrupción, poco después de que trascendiera ese supuesto relevo en el caso Lezo la Fiscalía General del Estado hacía público un comunicado para destacar que el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, había renovado al fiscal Iañez en la plaza que ocupa en comisión de servicios en la Fiscalía Anticorrupción «a petición del actual jefe de esa Fiscalía Especial, Manuel Moix». Y aclaraba que no había sido relevado.
Se trata de un comunicado sin precedentes –jamás se ha informado de una simple prórroga en una comisión de servicios– y demuestra hasta qué punto el fiscal general del Estado es consciente del profundo malestar y perplejidad que hay en Anticorrupción y en la opinión pública por la gestión de su jefe.
José Manuel Maza, según las fuentes consultadas, es ya consciente de que algunas de las decisiones de Moix le están provocando problemas en un momento tan delicado como el actual. Entre ellas, además de lo todo lo sucedido en la operación Lezo, el relevo de los fiscales que llevan desde el primer momento el sumario del caso del 3 por ciento.
De hecho, en su visita el pasado lunes a la Fiscalía Anticorrupción algunos de los presentes interpretaron determinadas palabras como una desautorización de la actuación de su subordinado.
SIENTO QUE LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA SE INTENTE TAPAR POR LA FISCALÍA A ÓRDENES DEL GOBIERNO, ES MUY GRAVE LO QUE OCURRE, POR ESTE CAMINO NUESTRO RECORRIDO DEMOCRÁTICO VA SER MUY CORTO,LA DEMOCRACIA ESTÁ MUY DAÑADA.

No hay comentarios: