Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

domingo, 1 de enero de 2017

LA CESTA DE LA COMPRA SE HA ENCARECIDO UN 58%, EN 15 AÑOS.

¿Cuánto ha subido la compra? 15 años llenando el carro en euros.
El 1 de enero de 2002, España se levantó, si es que se había acostado, con una nueva moneda. El euro comenzaba ese día a circular -era oficial desde 1999- en sustitución de la peseta, con la que conviviría hasta el 28 de febrero a un cambio diabólico: un euro equivalía a 166,386 pesetas. Las autoridades se esforzaban en facilitar la operación a los consumidores -6 euros son 1.000 pesetas, nos martilleaban- y en tranquilizarlos católicamente -“tanto monta, monta tanto, la peseta como el euro”. “Los clientes se fían”, le decían a este redactor, entonces becario, los dependientes de un centro comercial el 5 de enero, primera prueba de fuego de la nueva moneda con los regalos de Reyes. Algo de esa confianza se había erosionado un año después. Pese a que los datos oficiales situaban la inflación en el 4%, existía una impresión generalizada de que la moneda europea había contribuido, redondeo de céntimos mediante, a que los precios se disparasen muy por encima del IPC.
Sin ánimo científico y sin cuestionar los datos oficiales, un ejercicio llevado a cabo por EL PAÍS llegaba a una conclusión similar. Un año después de la entrada en circulación del euro, un carrito de la compra pensado para el consumo semanal de una familia de cuatro miembros, cargado con 62 productos de alimentación, higiene y limpieza se había encarecido un 18%. De los 170,42 euros de una compra realizada en diciembre de 2001 se había pasado a 201,12 un año más tarde. Hoy, 15 años después, con una pavorosa crisis aún no superada del todo entre medias, con algún año de inflación negativa, el mismo carrito, comprado en el mismo establecimiento, un supermercado de una gran cadena en el Campo de las Naciones (Madrid), cuesta un 58% más. No todo se ha encarecido en la misma medida. Si se tiene solo en cuenta la alimentación, la subida se queda en el 38%.
¿Eso es mucho o poco? Como muchas otras cosas, depende del cristal con que se mire. No obstante, mirando a través de los cristales habituales en este campo, el del IPC o el de los salarios, la conculsión es que es mucho.
Por ejemplo, al cierre de 2001, el salario anual medio -ojo, no quiere decir que sea el más habitual- fue de 16.561,4 euros, en realidad 2.755.585 pesetas, según la parte de salarios de la Encuesta de Coste Laboral elaborada anualmente por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En 2015, el último año con datos disponibles, el salario medio ascendía a 22.850,57 euros, un 38% más que en 2001.
Si nos ponemos las gafas de la inflación, el resultado es parecido: entre enero de 2002 y noviembre de 2016, los precios se han incrementado un 36%, según el INE, 22 puntos porcentuales menos que nuestro carro de la compra.

Diferentes subidas

Como era de esperar, la gran mayoría de los artículos del carro han subido de precio, pero las proporciones varían. Así, destaca el incremento de precios de la carne y el pescado frescos, que hoy son un 77,6% más caros. En buena medida por un artículo, el lenguado. A finales de 2001 se incluyó en la compra una bandeja de filetes a 8,96 euros el kilo. En 2016 no estaba disponible esa bandeja, por lo que fue sustituida por un kilo de lenguados frescos a 55,95 euros el kilo, un incremento del 524%. Si lo eliminamos de la ecuación, la subida del pescado se queda en el 15%, muy inferior al 40% que consta en los datos del INE. En el mismo periodo, la carne se ha encarecido oficialmente un 30,7%, apenas un punto menos que en nuestra compra. En lo que se refiere a la fruta y la verdura, nuestra selección es hoy un 31,7% más cara que en 2001 mientras que, según el ente estadístico, estos capítulos han subido más de un 60% desde entonces.
En cualquier caso, si eliminamos los productos de aseo y limpieza y dejamos solo los de alimentación, el carro ha recorrido el mismo pasillo que los datos oficiales: una subida del 38,33%, muy cercana al 39,85% oficial. De hecho, la partida que más se ha encarecido en el carro de la compra es la de limpieza, un 86,5%, mientras que los productos de higiene acumulan una subida del 41,9%.
También hay productos que bajan, como las manzanas, las zanahorias, la sal, las compresas, la carne de cerdo o las aceitunas rellenas de anchoa.
El ejercicio tuvo lugar el pasado 28 de diciembre y, salvo un puñado de excepciones -los flanes Yoplait ya no existen- sustituidas por productos lo más similares posible, la cesta está compuesta por los mismos artículos. En el caso de que los envases hayan cambiado, se ha calculado el precio proporcionalmente. Ha ocurrido con las madalenas -la bolsa original contenía 12 y la de hoy, 10-, con el lavavajillas o con el detergente en pastillas. El champú ha sido sustituido por un envase de la misma capacidad de una marca de precio medio, igual que la leche.
De hecho, 15 años son suficientes no solo para que desaparezcan algunas marcas o cambien los tamaños y colores de los envases, sino para que cambien, a veces radicalmente, las costumbres. Tanto entonces como ahora se han dejado de lado las marcas blancas, pero si esa misma familia imaginaria de 2002 hiciera la compra hoy, a buen seguro incluiría un buen porcentaje de ellas. También incluiría, seguramente, algún que otro producto congelado, ausentes en el carro original, así como algún plato preparado. Y, signo de los tiempos, nuestra familia podría optar esa tarde por ver algún estreno navideño de cine tras haber ordenado la compra por Internet, servicio que no existía en 2001. Eso sí, la entrada les saldría un 39,8% más cara que hace 15 años.
LA ENTRADA EN EUROPA A LOS CIUDADANOS DE A PIE, NOS HA PERJUDICADO MUCHO, NO ASI LAS MILTINACIONALES Y BANCA

No hay comentarios: