Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 30 de septiembre de 2016

ASÍ NOS VEN LOS EXTRANJEROS A LOS ESPAÑOLES

El 'landismo' se acabó hace mucho tiempo. O eso creemos. Algunos extranjeros todavía nos siguen viendo así

España: todavía patriarcal, zalamera, impuntual y pendiente de la siesta.


Un estudio sobre extranjeros que viven en nuestro país nos recuerda que algunos tópicos son difíciles de desterrar.

España sigue siendo el país de la siesta. Los españoles somos impuntuales, podemos ser bruscos, la burocracia alarga mucho los trámites y vivimos en una sociedad patriarcal en la que la adaptación puede ser difícil para las mujeres que emigren dentro de nuestras fronteras. Ah, y a los hombres les encanta piropear a las mujeres. Así se desprende de un estudio publicado por el banco HSBC Expat sobre las condiciones de los expatriados (personas que viven fuera de su patria) en diversos puntos del globo.
La valoración de los extranjeros que viven en España es muy desigual. Ocupamos el puesto 42 en cuanto a los criterios económicos, el siete a nivel familiar y el segundo si se tiene en cuenta la calidad de vida y las relaciones personales. En el cómputo general estamos en el puesto 16 por detrás de otros países europeos como República Checa -cuarto-, Suiza -quinto-, Noruega -sexto- o Alemania -décimo-. El país más atractivo para los expatriados es Singapur, seguido de Nueva Zelanda y Canadá.
Pero en la que sacamos la mejor puntuación, solo superados por Nueva Zelanda, es en el estilo de vida
Para hacer esta valoración la encuesta ha preguntado a 26.871 extranjeros que viven en 190 países. Sobre las cuestiones económicas han evaluado las finanzas personales, la economía local y su vida laboral. Según la guía de países (en inglés) que elaboran con los datos obtenidos, “España se vio fuertemente afectada por la crisis financiera mundial hace unos años, pero la situación está mejorando constantemente”. Aunque apunta: “Las tasas de desempleo siguen siendo altas y los empleos son difíciles de conseguir”.
Con todos los datos hacen un retrato de la cultura de negocios española, asegurando: “La condición social y la personalidad a menudo tienen tanto peso como las habilidades y la experiencia de un individuo”. Y añaden: “Los españoles prefieren hacer negocios con personas que conocen y en las que confían”.
En el ámbito familiar, el estudio tiene en cuenta las relaciones sociales, la educación y el cuidado de los niños, así como la adaptación de estos. En este apartado, España mejora su puntuación colocándose en la séptima posición en la que destaca la educación pública, el buen sistema de salud público -aunque señalan los “largos tiempos de espera”-, y la amplia red de transporte público. Eso sí, puntualiza que, si se vive en el centro de una ciudad, “el aparcamiento es un problema”.
Pero en la que sacamos la mejor puntuación, solo superados por Nueva Zelanda, es en el estilo de vida. En este apartado las preguntas se centran en la calidad de vida y la facilidad para la integración y para establecer relaciones. Y es ahí donde España saca pecho. Casi tres de cada cuatro expatriados (un 73 %) asegura haberse integrado -y disfrutado con ello- en la cultura española. Destacan la cocina mediterránea, el flamenco, la arquitectura, el arte y el clima, aunque advierten que lleva su tiempo “acostumbrarse a la lentitud de la vida en España”.

Qué pasa con los tópicos

Con todos estos datos proporcionados por los expatriados consultados se realiza una guía general en la que España conserva cada uno de sus tópicos. Hay un apartado específico, bajo un epígrafe sobre cambios culturales, sobre la siesta que, según afirman, disfrutamos entre las 14.00 y las 17.00 horas. Matizan, eso sí: “Esta práctica está empezando a desaparecer en algunas ciudades, pero todavía es común en suburbios y localidades pequeñas”. Se asegura también que los españoles no le damos mucha importancia a la puntualidad y que podemos ser algo abruptos aunque no estamos siendo groseros si no decimos "por favor" y "gracias".
En cuanto a la burocracia, señalan: “Puede causar retrasos largos, sobre todo cuando las leyes locales y la cultura difieren de una región a otra”. Además, califican a España como un país “tradicionalmente patriarcal” en el que “las mujeres pueden tener dificultades para adaptarse”. Y los hombres son zalameros: los piropos son “algo así como un pasatiempo nacional para muchos grupos de hombres, especialmente en zonas rurales".
SOMOS INTELIGENTES ,TRABAJADORES PERO MUY ENVIDIOSOS Y NADA SOLIDARIOS ENTRE LOS PUEBLOS Y AUTONOMÍAS O REGIONES.

IN MEMORIAM DE SIMÓN PERES, DESCANSE EN PAZ

El expresidente israelí Simón Peres junto a su esposa, Sonya, en una imagen de 1985

In memoriam Simón Peres.


Peres creía firmemente que orientarse al futuro generaba una energía que permitía superar los obstáculos del pasado y del presente.

Hace 18 años, la televisión israelí produjo un documental sobre las distintas etapas de su vida, y Simón Peres me propuso que lo acompañase a Vishneva, su pueblo natal en Bielorrusia. Entramos en una casa rústica de madera, no demasiado grande. En el espacioso patio cacareaban las gallinas. Aunque le habían advertido que no bebiese del pozo (“Chernóbil ha envenenado nuestras tierras”, explicaban los lugareños), Peres bajó con sus propias manos el cubo enganchado a una cadena, lo volvió a sacar, llenó un vaso de metal y bebió entusiasmado el agua de su infancia. Cuando me contó que, a los ocho años, había destrozado la radio de su padre porque este la encendía el sabbat, le pregunté si su padre le había pegado alguna vez. “A mí nunca me ha pegado nadie”, fue su respuesta. Algo en su tono de voz despertó mi curiosidad. “¿Nadie?”, insistí yo. “¿Nunca? ¿Ni una pelea en el colegio o jugando?”. “Nadie. Jamás. No me han pegado y yo nunca he pegado”. Peres no conoce lo que casi todo el mundo ha experimentado alguna vez en carne propia, en especial los jóvenes, pensé entonces. ¿Podría ser esto una clave –una de las muchas– de su manera de ser, de su forma de relacionarse con el mundo? ¿Por eso acabó siendo un excluido, una persona permanentemente rodeada de un cierto aislamiento?
Y no es que Simón Peres no se mezclase en los asuntos del mundo. Estaba metido hasta las cejas y participaba activamente y con iniciativa en innumerables temas. Se involucraba con desenfreno en las intrigas de la política interior, estaba ávido de acción, ansioso por cambiar el mundo, y, a pesar de todo, siempre parecía en cierto modo aislado. Tenía perspectiva –histórica, fiel a unos principios, abstracta–, y dominaba el análisis de los procesos trascendentales. En eso era brillante. Sin embargo, para las cosas pequeñas que componen la realidad, le faltaba talento y también paciencia.
“El fin de una era”, decían ayer algunas necrologías. Lo decían incluso las de los políticos de derechas que le complicaron la vida y se burlaron de su “visión pacifista”. Pero, en realidad, la era de Simón Peres y de su visión ya había llegado a su fin a mediados de la década de 1990, cuando Isaac Rabin fue asesinado. De hecho, había terminado incluso antes, cuando se malograron los Acuerdos de Oslo que Peres, siendo ministro de Asuntos Exteriores, había hilvanado de cualquier manera a espaldas del entonces primer ministro Isaac Rabin.
El fracaso de los acuerdos y la oleada de violencia que estalló acto seguido provocaron en la mayoría de mis compatriotas la sensación de que Israel había cometido un error fatal al dejarse arrastrar para que confiara en Arafat y los palestinos. Para la mayor parte de la opinión pública israelí, Peres no tenía menos responsabilidad que Rabin en el curso de los acontecimientos. “Criminales de Oslo”, les gritaban los manifestantes de derechas, y afirmaban que sobre la conciencia de ambos pesaba el millar de israelíes muertos en la espiral terrorista que siguió al naufragio de las resoluciones. (Como si, en el caso de que los Acuerdos de Oslo no se hubiesen firmado, los palestinos se hubiesen sometido con docilidad y sin resistencia a la ocupación israelí hasta el fin de los tiempos).
Posiblemente, en aquellos años, el odio por Peres nació del hecho de que, con su elocuencia, con su talento poco común para infundir esperanza, para abrir una ventana al futuro, lograse transmitir a los israelíes desconfiados y marcados por la guerra, aunque solo fuese de forma pasajera y en contra de su instinto, fe en que también para ellos había la variante existencial de otra vida en paz. Mientras nos dejábamos arrastrar por el visionario Simón Peres hacia la idea de un “nuevo Oriente Próximo” concebida por él mismo, los israelíes sentíamos que habíamos burlado nuestro destino marcado por la guerra y las catástrofes; un destino grabado a fuego a lo largo de nuestra trágica historia. Y cuando los Acuerdos de Oslo fracasaron y se frustró la esperanza que, aunque fuese por un instante, nos habíamos permitido, no se pudo perdonar a Peres.
Mientras nos dejábamos arrastrar por el visionario Simón Peres hacia la idea de un “nuevo Oriente Próximo” concebida por él mismo, los israelíes sentíamos que habíamos burlado nuestro destino marcado por la guerra y las catástrofes
Simón Peres era un hombre orientado enteramente al futuro. Mientras el Estado se hundía cada vez más en un relato genealógico de índole religiosa, él pertenecía a aquellos que se entregaban a lo universal, a la ciencia, a la racionalidad, a la democracia y al conocimiento libre; a quienes se catapultaban como un ancla hacia una utopía lejana, aún invisible y, a continuación, se afanaban con todas sus fuerzas en alcanzarla. Peres creía firmemente que orientarse al futuro generaba una energía que permitía superar los obstáculos del pasado y del presente, ahuyentando así la resignación y la apatía que padece actualmente la sociedad israelí.
He aquí un ejemplo del pensamiento y el modo de proceder peresiano: “Fui a ver a Putin”, me contaba cuando ya estaba cerca de los 90, “y le dije lo siguiente: dentro de un año acaba el control de Egipto sobre el Nilo; expira el acuerdo histórico con Gran Bretaña y Francia. Etiopía ya está reclamando el agua y puede haber peligro de guerra. Vayamos los dos a ver a Mursi (el entonces presidente egipcio) y hagámosle una propuesta: nosotros, los israelíes, podríamos proporcionar a los egipcios un Nilo tres veces mayor. Tenemos los medios técnicos para duplicar el caudal de agua de su país. A mí”, proseguía Peres, “Morsi no me escucharía, pero seguro que a usted sí, señor Putin. No utilizaremos la política. La política está caduca. Lo haremos por medio de las grandes empresas, ya que son ellas las que gobiernan el mundo hoy en día”.
Así pensó y actuó Peres toda su vida. Consideraba que el (opresivo, trivial) presente no era más que un impedimento efímero por el cual no había que dejarse detener de ninguna manera. Para él, la resignación no era una opción. La política pasiva de Netanyahu y su rechazo a reemprender las negociaciones israelí-palestinas lo enfurecían, contradecían su código genético, que lo impulsaba sin cesar hacia iniciativas impetuosamente creativas. En nuestras conversaciones ocasionales yo percibía con nitidez lo que Peres ocultaba en público tras su inagotable optimismo: la profunda preocupación que le producían el nacionalismo, el fanatismo y el marasmo político de Israel. Sabía –y no se resignó a ello ni siquiera en sus últimos momentos– que en su país estaba germinando una realidad catastrófica para ambos pueblos, y que él, el propio Simón Peres, pertenecía al bando derrotado por la historia.
Era un hombre contradictorio. El joven que soñaba con ser “pastor de ovejas y poeta de las estrellas” se convirtió en líder de un país entregado la mayor parte del tiempo a la guerra y el derramamiento de sangre. Durante años se negó a reconocer que la creación de un Estado palestino fuese la solución al conflicto, y apoyó los inicios de la política de asentamientos en los territorios ocupados. Más tarde se convirtió en un estadista que simbolizó como ningún otro la disposición al compromiso y el esfuerzo por lograr una paz histórica con los palestinos. En la batalla contra sus adversarios políticos se manifestó como un manipulador sin restricciones, lo cual, no obstante, delataba en él–y nadie podía sustraerse a ese influjo– auténtica grandeza. Era un amante de la cultura y un defensor convencido de los derechos humanos, pero sobre su conciencia pesaba la muerte de más de un centenar de refugiados que en 1995 perdieron la vida en Líbano cuando Israel bombardeó la población de Kafar Kanna.
En los próximos días intentaremos seguir ahondando en el fondo de su personalidad. Tal vez justamente aquello que hacía de Simón Peres una persona tan compleja y fascinante fue lo mismo que motivó que los israelíes dejasen de elegirlo para ocupar altos cargos. Fue derrotado una y otra vez en las elecciones y se quedó con la etiqueta del eterno perdedor. Durante años libró incansablemente una desagradable batalla contra Isaac Rabin, preferido por el pueblo y (solo en apariencia) más franco y fácil de descifrar. Tal vez a su compleja personalidad se deba no solo que Peres perdiese las elecciones, sino también que se viese privado de algo que a otros políticos menos capaces sí les ha cabido en suerte: el afecto de la multitud.
Desde el mismo comienzo de su carrera política, Peres fue sin duda un hombre importante, pero no por ello querido. No era, sencillamente, uno más, alguien que pudiese apelar directamente al corazón de los israelíes, o, mejor dicho, a sus vísceras. Por eso los años como presidente le hicieron tanto bien, ya que, estando en el cargo –así lo sentía él–, fluyó por primera vez hacia su persona el afecto de la mayoría de la población israelí; en él le abrieron por fin su corazón también aquellos que hasta entonces habían visto en él al excéntrico visionario y, en más de una ocasión, incluso al traidor.
Así es como yo lo recordaré: una tarde lo llamé por teléfono al despacho presidencial para convencerlo de una idea que pensaba que le podía interesar. “¿Y por qué por teléfono?”, me preguntó. “¿Está libre esta noche? Pues entonces, pásese a cenar”.
El palacio presidencial estaba medio a oscuras, y, entre sus jóvenes guardaespaldas, Peres parecía viejo y solo. Cuando entré en su despacho, se irguió, la vida iluminó su mirada, y se entregó inmediatamente a un monólogo sobre los Gobiernos actuales de todo el mundo, demasiado débiles como para resolver ni uno solo de los problemas vitales en materia de economía y seguridad. Luego habló de un proyecto científico, el Centro Peres para la Paz, que trabajaba en los últimos avances médicos: “Pronto tomaremos los medicamentos a través de la fruta. En ella habrá de todo, desde remedios para el dolor de cabeza hasta píldoras contra el envejecimiento”. Luego pasó a la nanotecnología, uno de sus temas favoritos, y me pintó el escenario de la guerra del futuro, sobre el cual volarían “avispas” electrónicas dirigidas por control remoto. Asimismo se refirió “a los mayores enemigos de la democracia en el mundo árabe: los maridos que niegan a sus esposas la igualdad de derechos”, y de los cinco libros que estaba leyendo al mismo tiempo, uno de ellos Cincuenta sombras de Grey (“La lectura me ha aburrido. Nada de creatividad, nada de auténtico erotismo”).
La cena fue sencilla, como en los días del kibutz: tortilla de setas, ensalada de verduras picadas con queso, unos cuencos de requesón, pan de comino y un vaso de vino tinto. Peres habló y se rió. Recordó el histórico encuentro entre Ben Gurión y De Gaulle, en el que él estuvo presente. Yo lo observaba. Desde que lo conocí personalmente, sentía por él profundo respeto y admiración. Precisamente sus contradicciones lo convertían para mí en un ser humano conmovedor y fascinante. Esta persona ha visto pasar casi un siglo y, a su manera, le ha dejado su impronta, pensaba. Solo algunos han tenido el privilegio de vivir una vida tan plena y apasionante. Se lo dije. Hizo un gesto quitándole importancia y, riendo, respondió: “¡Pues no he hecho más que empezar!” Durante un instante lo vi feliz, tanto como si creyese en sus propias palabras.
FUE UNO DE LOS GRANDES POLÍTICOS QUE LUCHÓ POR LA PAZ Y AHORA NO EXISTEN.

LA MAYORÍA DE LA COMISIÓN DE GARANTIAS DEL PSOE PIDE QUE SE CONSTITUYA UNA GESTORA

Numerosos periodistas a la entrada de la sede del PSOE en la calle de Ferraz de Madrid.

La mayoría de la comisión de garantías del PSOE pide que se constituya una gestora para dirigir el partido.


Los miembros del organismo críticos con Sánchez consideran disuelta la ejecutiva y reclaman al comité federal que cubra el vacío.

Los tres miembros críticos de la Comisión de Ética y Garantías del PSOE, que suponen la mayoría del organismo, consideran que, de acuerdo a los estatutos del partido, la ejecutiva federal está "disuelta" tras la dimisión de la mayoría de sus miembros y piden que el comité Federal, que se celebra este sábado, designe a los miembros de una comisión gestora.
El escrito registrado esta misma tarde en la sede del PSOE califica de "conveniente" que el comité federal apruebe una resolución expresa designando a los miembros de una comisión gestora y que a éstos se les den las funciones que considere necesario. “A nuestro juicio, resultaría conveniente que el comité federal aprobara una resolución expresa designando a los miembros de la comisión gestora (al respecto la normativa no indica número de miembros) atribuyéndole las funciones que considere necesario y estableciendo el plazo para el desarrollo de sus funciones”, recoge el escrito que han presentado a las 18.30 de este viernes María Jesús Montero, consejera de Hacienda de Andalucía; Inés Ayala, eurodiputada por Aragón; y Wilfredo Jurado, de Madrid. Además, recuerdan que la gestora es una "práctica habitual" en todos los órganos territoriales del PSOE.
El documento que han presentado los tres vocales recuerda que Verónica Pérez, secretaria general del PSOE de Sevilla, de la confianza de Susana Díaz y también presidenta de la Mesa del Comité Federal, presentó el jueves un escrito, en el que solicitaba la convocatoria de la Comisión Federal de Ética y Garantías para que se pronunciara sobre, “si con las vacantes producidas en la Comisión Ejecutiva Federal, superiores al 50% de quienes fueron elegidos, debe interpretarse el cese de sus funciones de la totalidad de quiénes integraban dicha Comisión Ejecutiva Federal, incluyendo las derivadas en los órganos estatutarios de los que formaran parte como miembros natos”.
Pérez también planteaba “si ante la inexistencia de la Comisión Ejecutiva Federal, asume competencias el Comité Federal y, en consecuencia, procede su convocatoria por la Presidencia para instrumentar los procedimientos para la elección de nuevo órgano ejecutivo”. “En su caso, procedimiento a seguir ante la situación creada”, terminaba la petición de la presidenta de la Mesa del Comité Federal. El argumento para no aceptar su petición de acuerdo con las fuentes consultadas es que Pérez actuó a título personal y la Comisión Federal de Ética y Garantías emite dictámenes a petición de órganos colegiados.
Los vocales críticos argumentan que, “ante la petición formal que se realizó por parte de la Presidenta de la Mesa del Comité Federal, y tras resultar infructuosos las comunicaciones telefónicas y vía e-mail con la presidenta del Comité de Ética y Garantías”, procedieron a la presentación de una petición de “convocatoria urgente y extraordinaria” de la Comisión de Ética “ante la gravedad de los hechos” tras la renuncia de la mayoría de la dirección socialista.
Los críticos son mayoría en la Comisión Federal de Ética y Garantías frente a su presidenta, María Celaá, próxima a Patxi López, y el secretario Félix Bolaños (Madrid). La presidenta de este órgano es la única con la competencia para convocarlo. Este viernes lo ha hecho en el caso de que mañana se aprobase la convocatoria de un congreso federal extraordinario.
Los críticos se hacen eco además el documento de los propios miembros de la "extinta" ejecutiva, en el que se autodenominan "en funciones" o "interinos". De la misma forma, ven "obvio" que cualquier resolución adoptada en funciones "carece absolutamente de cualquier validez estatutaria y es nula de pleno derecho".
QUÉ IMAGEN MÁS DEPLORABLE ESTA DANDO EL  PSOE, EL PROBLEMA, ES PORQUE PRIMA EL PODER FRENTE A LA IDEOLOGÍA PERDIDA HACE MUCHO TIEMPO.

10 EMPRESAS MÁS GRANDES QUE 180 PAÍSES

Supermercado Walmart en Arkansas. Esta es primera compañía del mundo

10 empresas más grandes que 180 países.


Walmart se cuela entre las 10 entidades económicas más potentes del mundo, por detrás de Estados como EE UU, China o Alemania.

Peter Thiel, cofundador junto a Elon Musk del sistema electrónico de pagos Pay-Pal, tiene una visión muy particular de la competencia. “Es para los perdedores”, dice. La defensa que hace de los monopolios el primer gran inversor de la red social Facebook es controvertida, pero refleja una realidad. Las grandes corporaciones siguen ganando poder pese a la incertidumbre global.
Hay multitud de clasificaciones que reflejan la afirmación de Thiel. La última está sacada de un estudio de la Fundación Global Justice Now. Para elaborar su lista toma como referencia las 100 mayores entidades económicas del mundo. El ranking identifica a 69 grandes empresas en ese grupo. De ahí toma las 10 compañías más potentes y cruza su facturación con el producto interior bruto de los países.
El resultado de la comparación es muy revelador. Estados Unidos, China, Alemania, Japón, Francia y Reino Unido son las entidades económicas más grandes del mundo, seguidas por Italia, Brasil y Canadá. Lo interesante llega justo después. En el grupo de cabeza se cuela décima Walmart, la mayor cadena comercial del mundo y la primera corporación por ingresos del Fortune Global 500.

Walmart, tras Brasil


Si se amplía más la referencia, entre las 20 mayores entidades globales hay tres compañías de origen chino, a saber, el monopolio eléctrico State Grid (14) junto a las petroleras China National Petroleum (15) y Sinopec (16). La clasificación de las 10 compañías más potentes del planeta la completa la petrolera Royal Dutch Shell (18), seguida por Exxon Mobil (21), Volkswagen (22), Toyota (23) y Apple (26).
El valor combinado de estas 10 multinacionales es comparable al producto interior bruto de los 180 países más pequeños del planeta, un grupo que incluye a Irlanda, Indonesia, Israel, Colombia, Grecia, Sudáfrica y Vietnam, por citar a las más relevantes. “A este ritmo de crecimiento bastará solo con una generación para que el mundo entero esté dominado por grandes corporaciones”, augura Nick Dearden.
Las multinacionales siguen ganando poder al comprar 'start-ups' que tratan de hacerles sombra
El poder económico de Estados Unidos se basa precisamente en sus grandes corporaciones. El expresidente Theodore Roosevelt ya advirtió hace un siglo que la concentración en un pequeño número de grandes titanes acabaría ejerciendo un control tal que pondría en peligro el principio de igualdad de oportunidades sobre el que se fundó la que llegó a ser la mayor potencia del planeta.
Los beneficios en EE UU están al nivel más alto en ocho décadas en proporción a la riqueza nacional gracias al dominio de empresas del sector tecnológico como Apple, Google, Microsoft, Amazon o Facebook. Las cinco tecnológicas se debaten por ocupar los puestos más altos del índice bursátil S&P 500 y las cinco están en la cúspide gracias su capacidad de reinvención para anular la competencia.

Concentración

Es el caso también de grandes titanes industriales como General Electric, Dow Chemical o Bayer, que crecen a base de adquirir a sus rivales. La misma concentración se ve en la banca. Las cinco mayores firmas de Wall Street concentran el 45% de los activos, el doble que a comienzos del milenio. La última crisis tras el derrumbe de Lehman Brothers contribuyó a concentrar el dinero en menos manos.
Esa tendencia hacia la consolidación se ve en la evolución de la demografía del mercado durante los últimos 15 años. El parqué de Wall Street contaba con cerca de 6.800 empresas cotizadas en 1997. Ahora son la mitad. En paralelo, los ingresos de las 100 empresas más potentes de la clasificación anual que hace la revista Fortune pasaron en ese periodo de representar un 33% del producto interior bruto al 46%.
El valor combinado de las 100 mayores corporaciones cotizadas es de 15,6 billones de dólares (13,9 billones de euros), según la consultora PwC, una cantidad muy próxima a los 17,7 billones de la economía estado­unidense (15,8 billones de euros). EE UU es el principal contribuyente al grupo, con 54 compañías. Le sigue China con 11 firmas. Hay siete británicas, cinco alemanas, cuatro francesas y cuatro japonesas. España aparece con dos: Inditex y el Santander.
Clifford Tompsett, responsable del centro de análisis de firmas cotizadas de PwC, señala que el dominio de EE UU se explica porque sus empresas son las que mejor aprovechan “su alcance global, su fortaleza financiera y su habilidad para innovar”. “Las grandes compañías son las que resisten mejor también los momentos difíciles”, añade. De hecho, pese a las turbulencias en los mercados, 91 compañías cotizadas siguen aguantando posiciones.
Si lo que se toma como referencia son los ingresos, la lista global de Fortune 500 está dominada por 134 entidades de EE UU, seguida por China, con 103 compañías, y Japón, con 52 empresas. El Santander es la única española que aparece entre las 100 más grandes por cifra de negocio, en el puesto 75º de la clasificación. Están también Telefónica (137), BBVA (219), Repsol (250), Iberdrola (295) e Inditex (463).

El tamaño es clave

Como señala McKinsey, el “tamaño importa”. Las grandes compañías del Fortune Global 500 generaron en el ejercicio 2015 ingresos por valor de 27,6 billones de dólares (24,6 billones de euros) y ganaron 1,5 billones (1,3 billones de euros). La consultora hace un cálculo de la evolución del margen de beneficio que está relacionado con la concentración del mercado. El 10% de las empresas generan cerca del 80% de todos los beneficios.
La Brookings Institution señala que esta situación hace mucho más difícil que las nuevas empresas puedan despegar. El término start-up está de moda. Pero la realidad muestra algo muy diferente. La tasa de nacimiento de nuevas compañías está al nivel de hace cuatro décadas. Si a esto se le suma que hay más empresas que mueren de las que nacen, la edad media de las corporaciones crece.
Apple, por ejemplo, realizó una quincena de compras en 2015 para poder mejorar sus productos y acelerar su crecimiento. Seis eran compañías completamente desconocidas. En el mismo proceso está Alphabet, la matriz de Google. Las dos disponen de una masa ingente de efectivo que pueden movilizar para invertir en la compra de nueva tecnología o servicios para apuntalar su dominio.
Y no es solo que crezcan a base de comerse a sus rivales. Los analistas de McKinsey señalan que estas supercompañías modernas son muy diferentes. Hace tres décadas, recuerdan, los tres grandes fabricantes de coches de Detroit tenían 1,2 millones de empleados que generaban 250.000 dólares anuales en ingresos. Las tres grandes tecnológicas hacen hoy el mismo dinero con una plantilla 10 veces inferior.
El dominio de EE UU podría estar, sin embargo, en cuestión. La Fortune 500 incluye 156 compañías con sede en países emergentes. Hace dos décadas eran solo 18 empresas y McKinsey proyecta que en una década representarán el 45% de esa clasificación. Eso explica, también, que para sobrevivir frente a nuevos competidores como Samsung o Huawei tengan que crecer aún más.
YA SABEMOS QUIEN MANDA EN LA TIERRA Y EN LA ECONOMÍA.

PEDRO SÁNCHEZ LLEVA EL PULSO AL COMITÉ FEDERAL

Pedro Sanchez a lade la sede del PSOE en Madrid

Pedro Sánchez lleva el pulso al comité federal.


Los críticos defienden que ese órgano debe elegir una gestora que se haga cargo del partido.

Solo el comité federal puede dirimir quién tiene el poder en el PSOE hasta la celebración de un próximo congreso. La discrepancia es radical entre los dos sectores respecto a cuándo se tiene que celebrar. Pedro Sánchez quiere que los 300 miembros del comité voten este viernes su propuesta de celebrar un congreso dentro de tres semanas, en un proceso que él mismo dirigiría. Los críticos defienden que ese órgano debe elegir una gestora que se haga cargo del partido hasta la celebración de un cónclave en varios meses. Los opuestos a Sánchez no reconocen su autoridad como secretario general ni consideran válida la ejecutiva, a la que este jueves han asistido 16 de los 18 miembros que no dimitieron el miércoles. Los críticos dudaban si acudirán al comité.
De esa reunión ha salido la convocatoria para el sábado del comité federal, en el que debe someterse a votación la convocatoria de un congreso “extraordinario”. La fecha que Sánchez propone para su primera parte —la votación de los militantes en primarias del próximo secretario general— es la misma que prendió la mecha de la rebelión del sector crítico: el 23 de octubre. El congreso para elegir al resto de los órganos sería el 12 y 13 de noviembre, cuando la primera intención de Sánchez era llevarlo a diciembre.
El enojo ha sido este jueves en aumento en el sector crítico al constatar que Sánchez no dimitirá y que pretende celebrar ese congreso con él dentro del despacho de secretario general. La interpretación estatutaria de los miembros dimitidos llevaría a que en el comité federal se debería elegir a una comisión gestora que condujera sin prisa al partido a un congreso.
Sus miembros serían elegidos en este comité a propuesta de las federaciones con un presidente que sería la voz y el referente del PSOE hasta que hubiera una nueva ejecutiva. Esa gestora, denominada oficialmente comisión política, tendría la misión, además, de decidir cuál sería la posición de los 85 diputados socialistas en el caso de que Mariano Rajoy, presidente del PP, volviera a intentar su investidura como presidente del Gobierno.
El sector crítico ha planeado que la gestora esté al frente del partido no menos de seis meses: un tiempo para preparar la candidatura de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. Todos estos planes chocan con la negativa de Sánchez a presentar su dimisión y la utilización de todos los recursos que tiene en su mano. Por ejemplo, la presidenta de la comisión de ética y garantías del PSOE, Isabel Celaá (afín a Sánchez), se niega a convocar este órgano, donde los críticos tendrían mayoría. Esta comisión es la encargada de interpretar si Sánchez debe dimitir o no. 

La reunión “más triste”

Mientras la presidenta de la mesa del comité federal, Verónica Pérez, presentaba este jueves un escrito para que la comisión de garantías se convoque, Sánchez y 16 miembros de su ejecutiva estaban reunidos para preparar el congreso. “Ha sido la reunión más triste de todas las celebradas”, señaló un asistente.
No hay marcha atrás pero todas las intervenciones —“también la de Pedro”— fueron para mostrar la gravedad del momento y la necesidad de “unir al partido”. ¿Cómo? Algunos de los asistentes señalaron que “el primer gesto” será formar “un comité organizador” del congreso de manera consensuada. Pero eso será imposible ya que los críticos insisten en que una gestora debe sustituir a Sánchez y a su equipo. Con esta radical diferencia de concepciones, algunos dirigentes del sector crítico dudaban anoche sobre si el sábado asistirán al comité federal.
CUANDO LA MAYORIA DE TUS COMPAÑEROS NO TE QUIEREN TE MARCHAS Y SE ACABÓ, ASI SIEMPRE HA SIDO.

jueves, 29 de septiembre de 2016

ESPAÑA NO HA PUESTO EN MARCHA LA AGENDA DE LA ONU CONTRA LA POBREZA.


España es uno de los países más desiguales de Europa. AP/GTRESONLINE
                                    España es uno de los países más desiguales de Europa

España no ha puesto en marcha la agenda de la ONU contra la pobreza tras un año de su aprobación.
El Ejecutivo en funciones se excusa en la falta de gobierno para empezar a aplicar los Objetivos del Desarrollo Sostenible para 2030, según denuncia Oxfam Intermón en un nuevo informe
Un 28,6% de los españoles sigue en riesgo de pobreza o exclusión social, cifra que asciende a uno de cada tres en el caso de los niños.
Mientras otros países ya han incorporado medidas en su legislación, para España "ha sido un año perdido", advierte la ONG
Se cumple un año dese que 193 estados, España entre ellos, se sumaron a los 17 Objetivos de la Agenda del Desarrollo Sostenible 2030 (ODS). Doce meses desde que los firmantes apostaron por adoptar nuevas medidas para erradicación de la pobreza en el mundo, también con compromisos por parte de los países ricos. "En España aún no se ha hecho nada", han denunciado desde Oxfam Intermón. 
La ONG ha presentado este miércoles junto con Unicef el informe Un año de Agenda 2030 en España: Mucho por hacer, en el que denuncian que el Gobierno español no ha concretado la puesta en marcha de la Agenda. "Se está utilizando como excusa la falta de gobierno para justificar esa inacción, lo que hay es una falta de voluntad política", apunta la ONG.
Las particularidades de la situación política en nuestro país han afectado a la implementación de medidas concretas en los Objetivos del Desarrollo Sostenible para 2030. A la falta de gobierno se suma una "ausencia de abordaje estratégico" en las propuestas electorales de los distintos partidos, detalla la ONG. "Ha sido un año perdido. La inacción de la Agenda en nuestro país coincide con pocos avances e incluso retrocesos", ha advertido Chema Vera, director de Oxfam Intermón.
Mientras, España sigue afrontando retos. Seguimos siendo el sexto país de la UE con la brecha salarial de género (un 18,8%), más del 13% de las personas con empleo continúan bajo la amenaza de la pobreza y aún un 48% de los menores de 25 años no tiene trabajo.
En total, un 28,6% de los españoles están en riesgo de pobreza o exclusión social, cifra que escala a uno de cada tres en el caso de los niños. Son datos con con rasgos comunes: las familias numerosas, monoparentales o con padres extranjeros están más expuestas a que sus hijos sufran pobreza infantil.

Tomar ejemplo

Los mismos 365 días que "España ha desaprovechado" sí han dado de sí en otros países. Ocho de los 22 estados que presentaron planes voluntarios de revisión en julio tienen un perfil similar al español. Cuatro de ellos pertenecen a la Unión Europea: Francia, Alemania, Finlandia y Estonia.
A diferencia de España, todos ellos hicieron una descripción detallada de los pasos que han ido dando para concretar sus objetivos nacionales y explicar cómo han adaptado sus políticas a los objetivos de la Agenda. "Existe una avanzadilla de países que demuestran que la aplicación de los ODS puede hacerse siempre que exista la voluntad y la planificación de políticas", recalca Oxfam.
Entre los ejemplos que la ONG destaca positivamente se encuentran Finlandia, Colombia, Alemania o México, que ya cuentan con mecanismos de coordinación para el cumplimiento de la agenda con acceso directo a la Presidencia. Este último, además, ha desarrollado  una herramienta multimedia que permite consultar los objetivos y comparar los avances y retrocesos con estadísticas concretas en cada territorio.

Una oportunidad histórica

Los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM) acordados en el 2000 dejaron un sabor agridulce que los nuevos Objetivos para el año 2030 pretenden eliminar con importantes novedades. Bajo la mira de la "universalidad", los compromisos afectan por primera vez a los países ricos y no solo a los empobrecidos, lo que obliga a estados como España a rendir cuentas sobre lo que hace para disminuir la pobreza y la desigualdad dentro de sus fronteras.
Sobre la mesa de Naciones Unidas se plantea ahora una propuesta mucho más ambiciosa en la que los países ya no solo se proponen "reducir" la desigualdad, sino erradicarla. De los ocho objetivos y 21 metas que tenían los ODM se ha pasado a unos ODS con 17 objetivos, 169 metas y 300 indicadores, a cumplir en el plazo de 15 años.
La otra gran novedad que introduce el proyecto es la inclusión de la protección ambiental como uno de sus tres ejes principales, nunca antes abordada en una agenda junto con los problemas de la pobreza. Aunque España también suspende en este aspecto, según las ONG. "El planeta no está en funciones. No hay voluntad para que la sostenibilidad esté en la Agenda", ha dicho Mario Rodriguez, director de Greenpeace España.

Pautas a seguir para cumplir lo prometido

También hay déficit dentro de los propios objetivos. Las ONG denuncian la existencia de algunas cuestiones "de vital relevancia" que los ODS obvian, como el reto de los desplazamientos forzosos y la movilidad internacional de los trabajadores. Aún en estos casos, Oxfam no considera que este sea un argumento válido para justificar la falta de decisión política al respecto.
"Incluso el lenguaje modesto y limitado del objetivo 10 permite abordar algunas cuestiones centrales en este debate en el que España tiene tantas deudas pendientes", afirma el informe.
La derogación del Decreto 16/2012 para acabar con la exclusión sanitaria, reducir la tasa de abandono escolar del 20% actual al 10%, elevar el gasto público en protección social del 0,6% al 1,7% de la media europea, reducir al menos a la mitad el número de víctimas por violencia de género o casi duplicar el porcentaje de energía que proviene de fuentes renovables.
No son metas que nuestro país haya fijado –como sí han hecho otros estados vecinos–, sino indicadores. En el informe presentado junto con Unicef las ONG hacen balance en base a estos y otros datos que consideran esenciales para "el buen rumbo" de nuestro país en la carrera por lograr la meta de los ODS. En la mayoría de los casos,  el análisis es aún desesperanzador.
Con el plazo de 2030 a la vuelta de la esquina, España ve pasar el primer año desde su compromiso con los ODS sin avances significativos. "Cuando el periodo de aplicación de los ODS es tan corto ninguno de estos asuntos puede esperar. Otros, dentro y fuera de nuestro país, ya se están moviendo", concluye Oxfam.
LOS GOBIERNOS DE ESPAÑA NO MIRAN PARA LA POBREZA, MIRAN PARA LA RIQUEZA DE SUS AMIGOS.

SUSANA DÍAZ LLAMA A LA UNIDAD Y PIDE UN CONGRESO DESPUÉS DE QUE HAYA GOBIERNO

Susana Díaz, a su llegada al comité director del partido, celebrado hoy en Sevilla

Crisis en el PSOE | Susana Díaz llama a la unidad y pide un congreso después de que haya Gobierno.


Sigue las últimas noticias sobre la crisis en el partido tras la renuncia de 17 miembros de la ejecutiva y la negativa de Pedro Sánchez a dimitir.

El caos se ha apoderado del PSOE, tras la dimisión de 17 miembros de la ejecutiva y la negativa de Pedro Sánchez a dejar el cargo de secretario general. El sector afín a Sánchez ha reunido en Ferraz, sede central socialista, a los miembros de la ejecutiva que no han dimitido. Mientras, los críticos han intentado convocar la comisión de garantías, sin lograrlo. Pero tres miembros de este órgano críticos con Sánchez han decidido emitir un dictamen para forzar la reunión si es que no se convoca en menos de 24 horas. Ambas partes niegan legitimidad a la contraria. Sánchez ha propuesto un comité federal para este sábado, primarias para el 23 de octubre y un congreso extraordinario para el 12 y 13 de noviembre. La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz ha pedido unidad, ha reclamado un congreso después de que haya Gobierno. EL PAÍS te cuenta la última hora de los movimientos internos en el partido y sus consecuencias.
LA UNIDAD DEBE DE ESTAR POR ENCIMA DE TODO.

VALKYRIE, LA ROBOT QUE PREPARARA LA LLEGADA DEL HOMBRE A MARTE

Así es Valkyrie, la robot que preparará la llegada del hombre a Marte.
En la mitología nórdica, las valquirias sobrevolaban las batallas en caballos alados o cabalgaban a lomos de lobos, seleccionando entre los hombres aquellos que deben vivir o morir para después acompañar a los elegidos hasta el Valhalla. En este palacio majestuoso construido junto a la residencia de Odín, los guerreros, comían carne de jabalí, bebían hidromiel y peleaban entre ellos preparándose para la gran batalla del fin del mundo. No había mayor gloria para un hombre que morir en combate y ganarse la recompensa de disfrutar de esta divina cena. Así que nada mejor que una valquiria para ayudar a los hombres a conquistar el planeta Marte, nombrado así en homenaje a otro dios guerrero y fiero como Odín. Pero aunque esta dama no viste túnica blanca ni posee la belleza de las cuidadoras del Valhalla, si consigue el objetivo para el que ha sido diseñada, tal vez también se convierta en inspiración para algún compositor como ya lo fueron sus divinas predecesoras para Richard Wagner.
Con más de metro ochenta de estatura y 125 kilos de peso, la robot humanoide de la NASA tiene más hechuras de luchador grecorromano que de grácil doncella. Una complexión que le será muy útil para moverse en los hostiles ambientes que la esperan en Marte. La Agencia Espacial Americana, que planea enviar astronautas al planeta rojo en el año 2030, pretende conseguir que varios robots como Valkirye aterricen allí antes de la llegada del hombre para preparar el terreno y ayudarles después en distintas tareas. El desafío es mayúsculo, puesto que son muchas las dificultades deben encararse: el robot debe tener suficiente estabilidad para trabajar en terrenos abruptos, capacidad para recibir órdenes salvando la distancia entre la Tierra y Marte, así como cámaras y sensores muy precisos para realizar tareas de forma autónoma. La robótica, sin embargo, no ha alcanzado todavía el nivel requerido para llevar a cabo algunos de estos desarrollos, de ahí que la NASA haya puesto en marcha una ambiciosa competición en la que están participando varios de los equipos de investigación más avanzados del mundo. Es el Space Robotics Challege, dotado con un millón de dólares de premio. Los participantes tendrán que programar una Valkyrie virtual para completar una serie de tareas como alinear correctamente un módulo de comunicaciones o reparar un panel solar después de una de las terribles tormentas de polvo que son habituales en Marte.
Taskin Padir, profesor de ingeniería eléctrica y computacional en la Northeastern University, lidera uno de los equipos implicados en el proyecto. El profesor Padir está convencido que de su Valkirye será decisiva en la conquista de Marte y que la robot conseguirá los objetivos marcados por la NASA, aunque no se atreve a dar una fecha precisa. “Algunos días pienso que estamos tan cerca de lograrlo que imagino que al día siguiente todo estará resuelto. Pero otras veces lo veo demasiado lejos. Pero estoy seguro de que un día, una de sus descendientes, será capaz de viajar a Marte y realizar todas estas duras tareas”.
YA QUEDA PEQUEÑA LA TIERRA PARA LOS RICOS.

"LA ÚNICA AUTORIDAD DEL PSOE SOY YO,LES GUSTE O NO"

Verónica Pérez, este jueves, a las puertas de Ferraz

La presidenta de la Mesa del Comité Federal: “La única autoridad en el PSOE soy yo, les guste o no”.


Verónica Pérez reconoce que no tiene competencia para convocar a la Comisión de Garantías.

"En este momento, la única autoridad que existe en el PSOE es la presidenta de la Mesa del Comité Federal, que soy yo, les guste o no". Verónica Pérez ha proclamado este jueves, a las puertas de Ferraz, que Pedro Sánchez ya no ostenta ningún cargo después de la dimisión de 17 integrantes de la ejecutiva y lo ha acusado de "atrincherarse". La dirigente socialista ha acudido a la sede del partido en Madrid con la intención de presentar una solicitud para "instar" a la Comisión Federal de Ética y Garantías a que se reúna para que "arroje luz" sobre una "interpretación errónea" que, en su opinión, se están haciendo de los estatutos.
Pérez ha reconocido que no tiene competencias para convocar a dicha comisión, después de que Isabel Celaá, la presidenta de este órgano, haya asegurado que la Mesa del Comité Federal no tiene competencias para convocar a sus integrantes. Celaá ha advertido a Pérez, mediante una carta, que esa tarea le corresponde a la propia ejecutiva. En la práctica, con esta respuesta se refleja un choque de legitimidades: los críticos con Sánchez dan por disuelta la ejecutiva tras la dimisión de 17 de sus miembros y, por tanto, los dimisionarios defienden que ahora la Mesa del Comité Federal —que preside Pérez, en coordinación con el comité de garantías— tiene que conducir el partido.
"Cualquier militante de este partido sabe las consecuencias de la dimisión, sabe que cuando dimite más de la mitad de los miembros de la ejecutiva eso significa la disolución de esa ejecutiva. Intentar buscar una maniobra para atrincherarse en Ferraz no es estar a la altura del respeto que merece este partido", ha dicho Pérez, que ha asegurado que ha llamado repetidamente a Celaá, pero no se le ha puesto al teléfono.
Ferraz ha emitido un comunicado en el que cuestiona la "convocatoria unilateral" de Pérez y su "exceso de competencias". Celaá, que está alineada con Sánchez, explica en su carta a Pérez que recibió un correo en el que se afirmaba que, "por indicaciones" de la presidenta del Comité Federal, se pedía la convocatoria "con carácter urgente" de la Comisión de Ética y Garantías. Por ello, tras citar la normativa, Celaá le ha aclarado que dicha comisión "tiene libertad, autoridad e independencia para el ejercicio de sus funciones y no puede ser convocada ni por el Comité Federal ni por la Comisión Ejecutiva Federal".

Sí habrá comité

Críticos y afines a Sánchez solo coinciden en que este sábado sí habrá comité federal, aunque con diferentes objetivos. Sánchez, para convocar un congreso. Los críticos, también, pero antes ese comité debe certificar que la ejecutiva está disuelta y una comisión gestora debe conducir el partido hasta el congreso.
"Estamos cumpliendo estrictamente los estatutos", ha defendido a las puertas de Ferraz María González Veracruz, integrante de la ejecutiva que se reúne desde las 10.30 con Sánchez. Al encuentro no ha asistido Carmen Montón, que en la reunión del pasado lunes fue la única que no tomó la palabra. Pérez se encuentra en el grupo de los críticos, es afín a Susana Díaz y, además, secretaria general del PSOE de Sevilla. Celaá es una dirigente del PSOE de Euskadi, de gran reconocimiento en la organización.
ES UNA SITUACIÓN DE PREGUERA INTERNA, SE  ABREN MUCHAS HERIDAS MUY DIFÍCIL DE CICATRIZAR.

SALVAR AL PSOE

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, el lunes pasado en Madrid

Salvar al PSOE.


El cese inevitable y legítimo de Sánchez es la única salida para el partido.

La salida del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, forzado por la dimisión este miércoles de una mayoría de su comisión ejecutiva, es imprescindible. En circunstancias normales en la vida de cualquier partido político, el revés recibido por el PSOE en las elecciones autonómicas celebradas en Galicia y el País Vasco el pasado domingo, que se suma a las derrotas cosechadas en las dos elecciones generales del último año, donde el PSOE ha obtenido los peores resultados de su historia, deberían haber supuesto la dimisión automática de su líder. Cualquier dirigente político cabal lo hubiera hecho sin dudarlo. Pero Sánchez ha resultado no ser un dirigente cabal, sino un insensato sin escrúpulos que no duda en destruir el partido que con tanto desacierto ha dirigido antes que reconocer su enorme fracaso.
La sucesión de acontecimientos ocurridos desde el pasado domingo, empezando por su incomparecencia en la misma noche electoral y terminando por la cobardía de enviar a su número dos —tal vez el único que le queda al lado— a dar explicaciones en su lugar, son prueba del nivel de degradación en el que Sánchez ha dejado el cargo de secretario general del PSOE. En medio quedó una rueda de prensa, el lunes, en la que lejos de asumir con humildad la derrota y felicitar democráticamente a los vencedores, se lanzó en tromba contra sus críticos, acusándoles —en la mejor tradición sectaria— de desviación ideológica y de trabajar para beneficiar al principal rival, el Partido Popular.
Pero la gota que sin duda ha colmado el vaso ha sido la decisión de adelantar el congreso del partido con el exclusivo fin de hacerse reelegir y blindarse frente a una segura derrota en unas próximas elecciones, faltando así a los compromisos adquiridos con sus compañeros de partido, que supeditaban cualquier movimiento interno a la formación de un Gobierno.
Ahora, los órganos competentes del partido han dejado sin funciones a la ejecutiva de Sánchez y, de esa forma, ha quedado anulada la secretaría general. Una gestora debería conducir el partido hasta la celebración de un congreso extraordinario, que de ninguna forma debería tener lugar antes de que quede despejado el horizonte de la gobernabilidad de España.
El enrocamiento del que hizo gala Sánchez al negarse a aceptar su cese por la pérdida de confianza por parte de la mayoría de su ejecutiva y su pretensión de seguir adelante con la convocatoria de un congreso aboca al PSOE a un proceso de destrucción a la vista de todo el mundo. Su empecinamiento en seguir con esa hoja de ruta insensata es el que de verdad refuerza al PP y a Podemos, debilita al PSOE y aleja a su partido de cualquier posibilidad de gobernar en un futuro próximo.
Ni Felipe González, ni Joaquín Almunia ni José Luis Rodríguez Zapatero se aferraron al argumento populista de convocar a los militantes para atrincherarse en el cargo. Supieron elegir el mejor momento para irse por el bien del partido. No es el caso de Sánchez, dispuesto a hundirlo en las urnas por años.
Hemos sabido que Sánchez ha mentido sin escrúpulo a sus compañeros. Hemos comprobado que sus oscilaciones a derecha e izquierda ocurrían únicamente en función de sus intereses personales, no de sus valores ni su ideología, bastante desconocidos ambos. Admitimos no tener gran confianza en su capacidad de rectificar. Pero queremos hacer, pese a todo, un esfuerzo final y llamar a Sánchez a recapacitar: que medite sobre el daño ya causado a su partido y que se vaya para no causarle todavía más.

ESTA SITUACIÓN VIENE DE ATRÁS, EL PARTIDO LLEVA AÑOS DETERIORÁNDOSE Y SIN DEBATIR EN SERIO LA IDELLOGIA DEL SIGLO XXI DE UN PARTIDO SOCIALDEMÓCRATA CONVENCIDO,SIN IDEOLOGÍA NO HAY FUTURO SEGURO NI CIERTO.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

FERNÁNDEZ DÍAZ RIEGA DE MEDALLAS PENSIONADAS LA JUBILACIÓN DE SU CÚPULA POLICIAL



Fernández Díaz dice que el relevo del jefe de Asuntos Internos no es una degradación, "aunque no lo parezca"
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director general de la Policía, Ignacio Cosidó.


Fernández Díaz riega de medallas pensionadas la jubilación de su cúpula policial.
El comisario general que ha fichado por Prosegur y el de Extranjería, también jubilado, son condecorados con una medalla al valor que lleva asignación 
El jefe superior en Cataluña hasta julio de 2015 recibe igualmente la Medalla Roja con motivo del patrón de la Policía y su retirada
Los miembros de la cúpula policial de Jorge Fernández Díaz que se han jubilado en las últimas semanas están recibiendo una gratificación en forma de medallas acompañadas de un importante complemento retributivo que conservarán el resto de su vida. Los últimos dos agraciados son el comisario general de Extranjería, Emilio Baos; y el jefe de la Policía Judicial, incluida la UDEF, José Santiago Sánchez Aparicio.
Ambos integran un amplio listado de condecorados con motivo de la próxima celebración del patrón de la Policía. Como ocurre todos los años, con este y gobiernos anteriores, en ese listado se mezclan policías que han puesto en riesgo su vida o que han protagonizado relevantes servicios con otros que cobran lealtades, personales y políticas, o a los que se premia por una suerte de inercia del cargo de libre designación que han ostentado.  
Los dos comisarios principales citados han cumplido 65 años en las últimas semanas y han pasado a situación de retiro después de haber integrado el núcleo duro de los mandos elegidos por el PP para dirigir la Policía desde 2012. 
Sánchez Aparicio ha pasado de estar liberado en el Sindicato Profesional de Policía (SPP), uno de los más activos contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a integrar la cúpula del Cuerpo con la victoria del PP. Hace tres años se le encomendó dirigir la Comisaría General de Policía Judicial, tras la tercera destitución en ese puesto desde que el partido de Rajoy alcanzar la victoria electoral.  Su inmediato antecesor cayó por no frenar los informes de la UDEF sobre dirigentes del PP en el caso Gürtel.
La misma UDEF que dependía de Sánchez Aparicio recibió el encargo de ‘blanquear’ el informe sobre la supuesta financiación irregular de Podemos que el Tribunal Supremo despreció. Al comisario general se le encomendó, dos semanas antes de jubilarse, liderar una presunta investigación sobre las grabaciones al ministro en su propio despacho en las que Jorge Fernández Díaz conspiraba contra políticos de la oposición.
Inmediatamente después de jubilarse, Sánchez Aparicio se ha incorporado al gigante de la seguridad privada Prosegur como director de Relaciones Institucionales, desde donde podrá engrasar el vínculo entre la compañía, importante adjudicataria de la Administración, y ésta última.

El sindicato de mandos, contra todos menos el PP

Tanto Emilio Baos como Sánchez Aparicio pertenecen al SPP, el sindicato que nutre la cúpula policial del Cuerpo cuando el PP gobierna y que este martes hizo pública una nota en la que critica a todos los partidos de la oposición por apoyar una comisión de investigación sobre la “policía política”.
El sindicato de los mandos llama a los partidos “desagradecidos”, al tiempo que equipara criticar la utilización partidista de la Policía por parte del Gobierno con “ensuciar el nombre de un conjunto de profesionales que se dejan la vida a diario por todos los españoles”. “Somos policía patriótica, pero no en el sentido bolivariano que pueda utilizarse en Venezuela sino en el de que nos debemos a la Constitución”, añade el escrito.
En las condecoraciones de este año, la abogada que representa al sindicato, María Ponte, ha sido distinguida con una medalla blanca, no remunerada, por la Dirección General de la Policía. Esta letrada firma los escritos de defensa de algunos mandos señalados por la comisión judicial que investiga una grabación ilegal a otros policías y mandos del CNI en una pieza separada del caso del Pequeño Nicolás, entre ellos el ex número dos de la Policía Eugenio Pino. También es autora de las exigencias de rectificación y otros demandas a medios de comunicación en representación de los mandos afiliados del SPP.

Las maniobras en Cataluña y contra Podemos

Pino, el artífice de las maniobras policiales contra la oposición, ya fueran contra los independentistas catalanes o Podemos, fue despedido el pasado mes de junio por su jubilación con una Medalla de Plata, que va acompañada con un complemento del 15% mensual. La medalla roja para Baos y Sánchez Aparicio siempre supone un incremento del 10%. Es la misma que recibió el comisario José Manuel Villarejo por su participación en la Operación Cataluña.
Precisamente, el jefe de la Policía en Cataluña desde la llegada del PP en 2012 y hasta el verano de 2015, Agustín Castro, también es condecorado ahora con la Medalla al Mérito con Distintivo Rojo. Castro también deja la Policía por haber cumplido 65 años. 
El sindicato SPP ejerce la acusación popular contra Artur Mas por la consulta del 9-N. Precisamente el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús María Barrientos, es uno del medio centenar de miembros de la Judicatura y la Fiscalía que reciben una condecoración no pensionada con motivo del patrón de la Policía. Uno de los magistrados del TSJM envió recientemente al banquillo a Mas por la citada causa. 
Llama la atención en la lista de este año la cantidad de colaboradores del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que han sido reconocidos con medallas. Uno de ellos, el inspector jefe David Teatino Gómez, condecorado con la del Mérito Policial con Distintivo Rojo, a pesar de realizar labores de despacho.
La Ley 5/1964 establece como requisitos para la concesión de la roja haber resultado herido en acto de servicio, participar en al menos tres servicios en los que ha corrido peligro la vida del policía por el uso de armas, haberla puesto en peligro durante “un hecho abnegado” o en riesgo a través de una conducta de “especial trascendencia”.
Otros reconocidos con la medalla roja son el comisario al frente de la seguridad del Senado, Carlos Torres; quien también se jubila; el jefe del Area de Catálogo de Puestos de Trabajo, Francisco Arenas; o José Luis Prudencio, de la Subdirección General de Recursos Humanos.
Otros dos colaboradores de Francisco Martínez - aspirante a suceder a Fernández Díaz en la cartera de Interior- han sido condecorados. Se trata de su director de gabinete, Jorge Sanchís (blanca); y de otro miembro de ese equipo, Pía Aracama, jefa de área (medalla roja pensionada). El comisario general de Información, Enrique Barón, responsable de la lucha antiterrorista, ha sido condecorado con una medalla roja.
A ESTO SE LLAMA NEPOTISMO DE TOMO Y LOMO. NO SE PUEDE JUGAR ASI CON LOS DINEROS PÚBLICOS.

OTRA HOJA DE RUTA CATALANA.

El presidente catalán, Carles Puigdemont

Otra hoja de ruta catalana.



Puigdemont fija el referéndum independentista para septiembre de 2017.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, modificó ayer la hoja de ruta hacia la independencia acordada por los secesionistas catalanes el 9 de noviembre de 2015. Quiere hacer de nuevo un referéndum de independencia que no contempla esa hoja de ruta porque se entiende que Artur Mas ya lo había intentado. Si de una parte asegura que quiere acordarlo con el Gobierno de España, de la otra marca de nuevo plazos perentorios —septiembre de 2017— para realizarlo, si no es con el aval y la legalidad española, entonces unilateralmente.
Es, a la vez, un dejà vu y una persistencia en los plazos perentorios y en la obstinada amenaza de una actuación unilateral fuera de la Constitución que nadie puede aceptar. La idea de un referéndum acordado gusta al entorno de Podemos y el de poner fecha precisa y gestos y leyes de ruptura, al radicalismo de la CUP.
Puigdemont es un independentista de corazón. Acompaña su ejercicio de equilibrismo sobre la hoja de ruta con una amenaza a la CUP, a la que reta a no votarle la confianza si no quiere aprobarle los presupuestos. Nada temen más los de la CUP que el regreso a las urnas, donde cosecharían ahora una catástrofe.
En septiembre de 2017, la fecha señalada para el gran momento, habrá elecciones, de nuevo adornadas de calificativos —constituyentes quizás, ya que no plebiscitarias— para que la bicicleta del proceso mantenga la ficción de que sigue rodando.

POCO A POCO VAN ALEJÁNDOSE, HASTA QUE ROMPAN DEFINITIVAMENTE ¿QUÉ DICE Y HACE EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, QUE NUNCA HA FUNCIONADO EN ESPAÑA?

PUIGDEMONT ANUNCIA UN REFERÉNDUM PARA SEPTIEMBRE DE 2017

El presidente catalán, Carles Puigdemont, este miércoles en el Parlament

Puigdemont anuncia un referéndum para septiembre de 2017.


El presidente invita a la CUP a que no le apoye si no desea aprobar los Presupuestos.

Carles Puigdemont ha anunciado esta tarde en el Parlament su intención de convocar la segunda quincena de septiembre de 2017 un referéndum independentista. Durante la sesión en la que se ha sometido a la confianza de la cámara, el presidente de la Generalitat ha reiterado una vez más que lo ideal sería que esa consulta pudiera ser pactada con el Estado pero que su insistente negativa no evitará que los catalanes sean llamados a las urnas. "Necesitaremos el permiso de nuestros verdaderos amos que son los catalanes y catalanas y nadie más. O referéndum o referéndum", ha dicho en un mensaje inequívoco dirigido a Mariano Rajoy.
Su plan es encargar a los vicepresidentes Oriol Junqueras y Raül Romeva que diseñen y organicen esa consulta. Con todo, no ha querido cerrar completamente la puerta a un posible pacto de última hora con el Estado. Pese a ello, ha reconocido abrigar poca confianza en que Moncloa acepte negociar aunque pase por Cataluña la solución del actual boqueo político. "El Estado claramente ha ido a peor", ha dicho cuando señalaba la parálisis del Ejecutivo central. Y ha desatado una ovación cuando ha recordado que el ministro Margallo o el presidente de la Xunta de Galicia calificó a los independentistas peores que terroristas. "Con ETA se sentaron a negociar y con nosotros no", ha lamentado. Puigdemont se ha ofrecido a habla con el Gobierno desde la lealtad del cuórum de esa consulta, de la pregunta y de la fecha. "¿Hay alguien en el sistema político español con coraje para afrontarlo?, se ha preguntado. "Nuestra oferta no caduca pero no paraliza".
Con el anuncio de ese referéndum, el Gobierno catalán da un paso más para concluir el proceso y sellar la renovada alianza con su socio parlamentario de la CUP. Eso sí: Puigdemont no quiere que se repita nuevamente el episodio de junio pasado cuando los anticapitalistas frustraron la tramitación de las cuentas de 2016. Los anticapitalistas creen, de hecho, que el presidente se debe ganar la confianza en los Presupuestos pero el presidente intentó desbaratar esa estrategia. “Sin presupuestos no se puede gobernar bien y sin ellos hay que volver a dar la voz a los ciudadanos", ha dicho en una velada amenaza de anticipar las eleccines. Creo que hay una voluntad sincera de que la legislatura continúe”, ha señalado Puigdemont en referencia al apoyo que le dispensar los diputados anticapitalistas.
Arropado desde la tribuna por expresidentes del Parlament y de Convergència –entre ellos Artur Mas y Quico Homs-, Puigdemont ha reclamado confianza a la cámara para transitar hacia la normalidad definitiva. “Pido una cadena de confianzas y que continúe hasta que Cataluña se convierta en un Estado de pleno derecho. Démonos confianzas: que no excluya a nadie. Vamos en serio: estamos decididos y no ahorraremos esfuerzos para conseguirlo”. Su guion tiene tres patas
Durante su discurso, Puigdemont ha dejado claro que su horizonte político es el de conseguir un Estado propio. "Tenemos una capacidad ejemplar y espectacular de movilización. Y a ella se acoge la inmensa mayoría de la población", ha esgrimido. "Yo no fallaré pero no podré cumplir sin una mayoría sin fisuras", ha matizado. Su certeza es que el horizonte es factible y que no tiene marcha atrás. Su plan tiene tres patas: aprobar las estructuras de Estado; preparar la transición jurídica y legal y volver a llamar a los ciudadanos a las urnas. "En junio estaremos preparados para estar desconectados con plenas garantías", ha señalado dando pinceladas de las centenares de documentos en las que está trabajando el Gobierno.

ME PARECE UN RETO MUY PELIGROSO AL  ESTADO ESPAÑOL Y A LA CONSTITUCIÓN, ESTA SITUACIÓN PERJUDICA MUCHO A CATALUÑA.SE ESTAN DANDO DE BAJA MUCHOS CLIENTES ESPAÑOLES EN BANCOS CATALANES, POR PONER UN EJEMPLO .

PEDRO SÁNCHEZ ES DERRIBADO POR LA EJECUTIVA.

Antonio Pradas y Eva Matarin a la salida de la sede del PSOE

Más de la mitad de la ejecutiva del PSOE dimite para forzar la salida de Pedro Sánchez.


La renuncia de los miembros del órgano de dirección pretende evitar un congreso exprés.

Los socialistas críticos con Pedro Sánchez han presentado este miércoles 17 dimisiones  —que, unidas a las tres vacantes previas, suponen la mayoría de la ejecutiva del PSOE que originariamente estaba constituida por 38 personas, de las que ahora ejercían 35— para forzar la salida del secretario general. Los miembros de la ejecutiva Antonio Pradas y Eva Matarín, de las federaciones andaluza y madrileña, han sido los encargados de llevar las 17 firmas a la sede del PSOE, en la calle de Ferraz. El objetivo es impedir que el comité federal del sábado someta a votación la convocatoria de un congreso exprés y de primarias a la secretaría general el 23 de octubre, tal como había anunciado Sánchez. La decisión de los 17 miembros de la ejecutiva supone la extinción de este órgano de dirección y la pérdida del poder del secretario general, Pedro Sánchez.
En todas las federaciones socialistas se habían puesto en marcha líneas de actuación para impedir los planes del líder socialista. La dimisión de la mayoría de integrantes de la ejecutiva del PSOE ha sido la primera opción y, en la práctica, lleva a la extinción de ese órgano para dar paso a su sustitución por una gestora y la salida de Sánchez. Por si esa opción no salía, unos y otros han estado intentando influir en los 290 miembros del comité federal.
La decisión de los críticos con el secretario general se ha adoptado después de que el expresidente del Gobierno Felipe González desvelara que el propio Sánchez le había comunicado su intención de abstenerse ante la investidura de Mariano Rajoy, pese a que posteriormente defendió el no al PP. "Sánchez me dijo que se iba a abstener. Me siento engañado". Pedro Sánchez le ha respondido poco después hablando de bandos: "Felipe González está en el bando de la abstención, yo estoy en el bando del voto en contra a Mariano Rajoy y crear un Gobierno alternativo. A mí me gustaría saber en qué bando está Susana Díaz".

Las 17 dimisiones

1. Micaela Navarro (Andalucía), presidenta
2. Antonio Pradas (Andalucía), Secretaría de Política Federal
3. Eva Matarín (Madrid), Secretaría de Inmigración
4. Ximo Puig (Comunidad Valenciana), Secretaría de Reformas Democráticas
5. María José Sánchez Rubio (Andalucía), Secretaría de Sanidad
6. Mari Luz Rodríguez (Castilla-La Mancha), Secretaría de Empleo
7. Estefanía Martín Palop (Andalucía), Secretaría de Formación
8. Carme Chacón (Cataluña), Secretaría de Relaciones Internacionales
9. José Miguel Pérez (Canarias), Secretaría de Educación
10. Manuela Galiano (Castilla-La Mancha), Secretaría de Pequeños Municipios
11. Noemí Cruz (Andalucía), Secretaría de Cooperación para el Desarrollo
12. Francisco Pizarro (Andalucía), vocal
13. Juan Pablo Durán (Andalucía), vocal
14. Tomás Gómez (Madrid), vocal
15. Emiliano García Page (Castilla-La Mancha), vocal
16. María Ascensión Murillo (Extremadura), vocal
17. Carlos Pérez (Aragón), vocal

ES UNA GRAN PENA QUE SE  VEA EL GRAN PARTIDO SOCIALISTA EN ESTA SITUACIÓN Y PEDRO SÁNCHEZ ESTIRÓ DEMASIADO LA CUERDA DEL MANDO Y SE ROMPIÓ.

FELIPE GONZÁLEZ: "SÁNCHEZ ME DIJO QUE SE IBA A ABSTENER"

Felipe González, la semana pasada en Bogotá.

Felipe González: “Sánchez me dijo que se iba a abstener. Me siento engañado”.

El expresidente del Gobierno asegura que el secretario general debería dimitir si recibe un revés del comité federal.

Felipe González, la semana pasada en Bogotá. M. Castañeda / Cadena SER
El expresidente del Gobierno Felipe González ha asegurado que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, le dijo este verano que los socialistas se abstendrían en la segunda votación de la investidura de Mariano Rajoy para no impedir la formación de Gobierno. "Y claro, me siento engañado y defraudado por Pedro Sánchez", ha dicho en la Cadena SER Felipe González, quien ha insistido: "El PSOE se debe abstener; hoy lo opino con más fuerza". Sánchez ha reaccionado con un comunicado en el que afirma que respeta las opiniones de su antecesor, pero no las valora, y añade que el no a Rajoy lo aprobó el comité federal.
"Yo hablé con Pedro Sánchez porque él me pidió que nos reuniéramos después de las elecciones del 26 de junio. Y el 29 de junio me explicó que [el PSOE] pasaba a la oposición, que no intentaría ningún gobierno alternativo y que votaría contra la investidura del Gobierno del PP, pero que en segunda votación pasarían a la abstención para no impedir la formación de gobierno. A mí no tiene que darme explicaciones, pero me siento frustrado, engañado... Realmente me siento engañado porque me dijo que iban a hacer una cosa y luego fue otra (...) Si ha cambiado de posición, desde luego no se lo ha explicado a nadie y tendrá sus razones; me siento engañado y ha creado confusión en el partido y mucha más en el país", ha dicho el González en una entrevista en la Cadena SER emitida esta mañana.
El exlíder del PSOE ha opinado que Sánchez debería dimitir si el comité federal del partido rechaza el próximo sábado su plan de convocar un congreso en diciembre, precedido por unas primarias para elegir líder el 23 de octubre. "En la cultura del partido, si el comité federal fija una posición, la que sea, abstención, no abstención, voto en contra o medio pensionista, esa posición mayoritaria la asume todo el mundo y si [el secretario general] no la quiere asumir, obviamente tiene que dimitir", ha sostenido González. Y ha añadido: "Alguno tendrá que asumir responsabilidad política por ir de derrota en derrota se supone que hasta la victoria final".
González se pronuncia en medio de la batalla interna del PSOE, en el que la mitad de la ejecutiva se plantea dimitir para forzar la salida de Sánchez y evitar el congreso federal que ha planteado el secretario general. Sin embargo, los críticos no han conseguido la mayoría (al menos 18 miembros) del comité federal para forzar la dimisión. En todas las federaciones se han puesto en marcha líneas de actuación para impedir los planes del secretario general. De ahí el peso de la opinión del expresidente del Gobierno.

Pedro Sánchez: "El comité federal fijó la posición del PSOE ante Rajoy"

Este es el comunicado íntegro de Pedro Sánchez, tras las declaraciones de Felipe González:
"El Secretario General del PSOE mantiene conversaciones habituales con dirigentes y exdirigentes del Partido Socialista y no va a valorar ni a hacer público el contenido de ninguna de ellas.
Del mismo modo, respeta las opiniones expresadas en relación a la situación política actual por el Presidente González.
A lo largo de estos meses, el Secretario General del PSOE ha escuchado muchas opiniones y ha compartido muchas reflexiones con el objeto de tomar decisiones y conformar una posición política.
Dicho posicionamiento es el que expuso al Comité Federal del PSOE una vez conformada una posición política fruto de las reflexiones escuchadas y analizadas. Es el Comité Federal del PSOE el que fijó la posición socialista ante la investidura de Mariano Rajoy, tanto en la legislatura anterior como en la actual.
La posición del Secretario General y del Comité Federal del PSOE ha sido siempre clara en relación con la unidad de España y nuestro modelo territorial.
El Secretario General ha propuesto que el PSOE celebre un debate en profundidad y que todos los militantes del PSOE decidan, en un Congreso Federal, sobre el liderazgo y la línea política de los socialistas ante este nuevo tiempo. Dicha propuesta se debatirá en el próximo Comité Federal, el 1 de octubre.
Con ello se pretende dar cauce a un debate de fondo que lleva tiempo instalado en la organización, tomar decisiones colectivas y, una vez que se haya debatido y decidido entre todos y todas, conseguir que el PSOE hable con una sola voz".
Sánchez y González no han vuelto a hablar desde aquella conversación del verano. "No, no he vuelto a sentarme a hablar con él. He intercambiado dos mensajes en una visita que hice a Argentina (...) Y si ha hablado con los secretarios territoriales tantas veces como conmigo entiendo que la situación en el partido sea complicada. Conmigo no tiene necesidad, pero con los que tienen que gobernar y dar la cara delante de la gente, sí. Lo que me gustaría que ocurriera es que hablarán, que se debatiera en el comité federal y que se respetarán las resoluciones del comité federal". El expresidente se ha mostrado "muy preocupado" por la situación del PSOE.
El expresidente ha asegurado que su preocupación aumenta ante la posibilidad de que se llegue "al disparate monumental de unas terceras elecciones que nos podían llevar a una crisis del sistema". González ha insistido en que "Rajoy es un tapón y un obstáculo", incluso que es "el único animal que avanza sin moverse", pero ha agregado: "No se le puede faltar el respeto a los ciudadanos que han votado, y desde luego no lo puede hacer el secretario general de mi partido".
Además, ha subrayado que él no sataniza al PP ni a Rajoy. "A mí me parece que es muy mal candidato Rajoy, lo lamento por él porque de expresidente a presidente no se puede decir, pero es el inmovilismo personificado, pero aún así es el candidato del PP. Nosotros estamos ante la decisión, no digo de apoyarles para gobernar pero de dejarlos que arranquen el gobierno".
Tampoco cree que Sánchez deba intentar un gobierno alternativo. "Yo no creo que pueda formarlo. Y creo que puede caer en la trampa de que le voten para pasar la investidura, pero luego va a tener que formar un Gobierno con 85 diputados, y no". Pero, ¿puede formarse ese ejecutivo alternativo? "Claro que sería posible. Pero no un gobierno de coalición con antiproyectos, no con proyectos. Es que se puede hablar de un gobierno de coalición para ofrecer un proyecto a España cuando hay dentro de esa coalición muchos componentes que ni siquiera creen que España sea un espacio público compartido y están dispuestos a cuestionarla, que es cuestionar a los españoles. cuestionar los derechos, las libertades, la igualdad de trato de todos los españoles. Eso no es un proyecto de país, es un proyecto de reino de taifas, que cada uno lo asumo. Pero no es un proyecto que identifica al PSOE".
SÁNCHEZ FUE CONVENCIDO POR PODEMOS Y LOS SEPARATISTAS PARA FORMAR  GOBIERNO.