Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

sábado, 3 de diciembre de 2016

SE BUSCAN JÓVENES PARA ACUPAR 700.000 PUESTOS DE TRABAJO

Se buscan jóvenes para ocupar 700.000 puestos de trabajo y luchar contra los ciberdelincuentes
Se buscan jóvenes para ocupar 700.000 puestos de trabajo y luchar contra los ciberdelincuentes
CyberCamp 2016, la feria para todos los públicos que fomenta el uso responsable de internet, se celebra en León para concienciar de que la ciberseguridad no es solo una necesidad, la de protegernos, sino también una oportunidad porque faltan profesionales del sector.
¿Sabías que este año, que aún no hemos terminado, se han detectado 100.000 incidentes de seguridad? En 2015, la cifra se quedó en 76.000. ¿Y sabes en qué se traducen esos ciberdelitos? En pérdidas de 1 billón de euros. Con solo estos dos datos se pone de relieve una vez más la importancia de un sector clave que afecta a todos: la ciberseguridad.
León acoge, desde este jueves y hasta el domingo, CyberCamp 2016, la feria de ciberseguridad para todos los públicos que fomenta el uso responsable de internet. Precisamente es aquí dónde el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) tiene su sede. Y aunque a muchos les suene futurista, la realidad es que los ciberdelincuentes existen y la única manera de hacerles frente es con buenos profesionales. Si además son españoles, mejor.
«La ciberseguridad es una oportunidad de desarrollo profesional», ha explicado el director general de INCIBE, Alberto Hernández Moreno, durante la inauguración de la cita. «Tenemos una falta de profesionales del sector. De hecho, para el año que viene -ha continuado- habrá una carencia estimada en el ámbito europeo de unos 700.000 puestos de trabajo sin cubrir en el ámbito de las tecnologías y la seguridad. Por eso, tenemos que apostar por acercar la ciberseguridad a nuestros jóvenes, promocionarla e identificar a los talentos, a quienes hay que poner en contacto con las empresas».
Otra buena noticias es que esta demanda de empleo no se reduce solo en «hackers buenos», es decir, en perfiles técnicos. Graduados en Derecho dispuestos por ejemplo a trabajar en el marco legal de la ciberseguridad; jóvenes de la economía capaces, entre otros, de medir el impacto que un ataque cibernético puede generar en una empresa cuyo seguro puede o no cubrir, sociólogos, matemáticos, etc. «Necesitamos profesionales que nos permitan comunicar la ciberseguridad, gestionar proyectos o cuantificar problemas», ha explicado Hernández.
«La ciberseguridad es una oportunidad de desarrollo profesional. Tenemos una falta de profesionales del sector»Alberto Hernández
Queda claro, por tanto, que la ciberseguridad no es solo una necesidad, la de protegernos, sino también una oportunidad, como recordó también el alcalde de León, Antonio Silván. Y por ello, en materia industrial vinculada a la ciberseguridad en España se ha invertido, según el edil, en torno a 500 millones de euros, lo que supone un incremento de más del 12% con respecto a 2015. Al mismo tiempo INCIBE, organismo dependiente de Red.es y del Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España, trabaja día a día ya que la ciberseguridad es una asignatura pendiente por parte de todos aunque se están datos pasos.

Formación: un camino aún por recorrer

«En España tenemos jóvenes talentos pero deberíamos tener más. Por eso trabajamos desde edades muy tempranas», explica a ABC Raúl Riesco, gerente del área I+D+i de INCIBE. Y es que Cybercamp ofrece, entre otras, numerosas actividades para los niños con el objetivo de que aprendan ciberseguridad de manera amena a través de diferentes juegos. Además, en el evento participan los mejores talentos a nivel nacional del sector. «Y España cuenta con jóvenes muy preparados. Tanto que estamos en el top 5 a nivel internacional».
Muestra de ello es que Cybercamp celebra este año su III edición. Las autoridades, empresas y demás organismos invierten cada vez más en protección y cada vez son más los usuarios a los que palabras como «malware» les resulta ya familiares.
En este sentido, el papel de la universidad es también fundamental. La Universidad de León, por ejemplo, forma a los jóvenes en el ámbito de las nuevas tecnologías. Pero los pasos dados hasta ahora no son suficientes y aún queda un largo camino por recorrer en materia de formación.
«Va a llevar tiempo pero ya hemos hecho los deberes», afirma Riesco. «Tenemos la Estrategia Nacional de Ciberseguridad, en la que se han establecido los planes derivados de los pasos a seguir. Además, ahora mismo, alguien que se quiera dedicar a la ciberseguridad tiene una gran cantidad de información a su disposición. Hay recursos en línea abiertos (cursos MOOC), en INCIBE ofrecemos cursos, Cybercamp también tiene toda la información disponible y, a lo largo del año, se organizan muchos foros y conferencias», insiste.

Internet: sin miedo pero con respeto

«Eventos como Cybercamp -continua- son necesarios pero no son suficientes aunque en España somos bastantes pioneros. No solo desde INCIBE debemos hacer cosas sino la sociedad, gobernantes, políticos, colegios, empresas… tienen que implicarse». El objetivo de INCIBE es «llegar hasta el ultimo rincón de España» porque está claro que «el futuro va en torno al uso de la tecnología de manera intensiva: coches conectados, casa inteligentes...».
Por eso, la ciberseguridad no es solo una cuestión profesional. Los usuarios tienen también pendiente esta asignatura. «Hay muchos riesgos derivados del mal uso de las tecnologías», recuerda Riesco, quien insiste: «A internet hay que tenerle respeto pero no miedo».
«¿Tú vas por la calle y le das tus datos personales al primero con el que te cruzas? Sin embargo, en internet nos encanta dar nuestro nombre, apellidos, teléfonos, dirección... »Raúl Riesco
Ciberataques, espías, «hackers malos» que pueden entrar en nuestro ordenador... son amenazas que inundan la Red pero el usuario tiene que conocer cómo funcionan las nuevas tecnologías para navegar de forma segura. Cabe recordar que en internet no hay nada 100% seguro pero existen medidas tan básicas, como el sentido común, que ayudan y mucho a una mayor protección.
«¿Tú vas por la calle y le das tus datos personales al primero con el que te cruzas?», pregunta Raúl. «Sin embargo, en internet nos encanta dar nuestros datos personales: nombre, apellidos, teléfonos, dirección... », añade el experto para quien el usuario debe ser responsable y consciente de lo que hace en la Red. Medidas tan básicas como tener siempre las aplicaciones o el sistema operativo actualizado tras solucionar un fallo de seguridad (lo que se conoce como «bug») o revisar la configuración de la privacidad de los servicios «gratuitos» (recuerda que cuando algo en internet es gratis, el producto eres tú), son medidas básicas al alcance de todos.
La ciberseguridad requiere de concienciación y sensibilización en todos los ámbitos: familiar, social y empresas. El ciudadanos tiene que saber cómo protegerse. Y las compañías también. Especialmente las pymes. «En España, las pequeñas y medianas empresas son las que están sufriendo ataques con tendencia creciente y representan el 95% del sector industrial en nuestro país», alerta Riesco. En 2017, esta cifra no se va a frenar. La grandes empresas no son el principal objetivo de los ciberdelincuentes, cuyo móvil, el económico, es más fácil de conseguir con quienes hasta ahora no pensaban ser el principal blanco y han obviado la ciberseguridad. El secuestro de servidores es cada vez una práctica más común. Es lo que se conoce como «ransomware», es decir, un ataque por el que los «hackers» envían un software malicioso para infectar un equipo, lo bloquea y piden un rescate a cambio. «La empresa se paraliza. Muchas llegan a pagar y ni quiera llegan a recuperar los datos», recuerda Raúl. Y es que nunca hay que ceder al chantaje.
HAY CREAR UN EJÉRCITO DE EXPERTOS EN SEGURIDAD CONTRA LOS PIRATAS DEL SIGLO XXI.