Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

domingo, 4 de diciembre de 2016

EL PP MANTINE EL LIDERAZGO.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

El PP mantiene el liderazgo y el PSOE frena su caída.


Podemos se sostiene como la segunda fuerza y Ciudadanos mejora posiciones.

El arranque de la legislatura, y la percepción de que tendrá cierta estabilidad a pesar de un Gobierno en minoría y un Parlamento fragmentado, ha propiciado que los cuatro principales partidos estabilicen sus posiciones en el sondeo que Metroscopia elabora para EL PAÍS. El PP retiene el liderazgo, aunque frena la subida de las últimas oleadas. El PSOE sigue tercero, detrás de Podemos, pero ambas fuerzas parecen haber alcanzado su suelo y techo respectivamente. Ciudadanos mejora posiciones respecto a la encuesta de noviembre.
El bloqueo político sentaba bien al PP, por lo que apuntaban los sondeos. Desde las pasadas elecciones del 26-J, no solo mantenía el liderazgo sino que mejoraba su posición sondeo tras sondeo. Esa tendencia parece haberse frenado tras la formación de un nuevo Gobierno y una vez que ha comenzado a andar la nueva Legislatura.
Según el sondeo de Metroscopia de diciembre, los populares obtendrían, de celebrarse hoy nuevas elecciones, un respaldo del 34,2%. Es algo más de un punto respecto a los resultados obtenidos en junio, pero notablemente menos que el 37,8% que llegó a otorgarle la encuesta de octubre.
A la inversa, la reanudación de la tarea parlamentaria ha beneficiado a Ciudadanos, que ve cómo sus cifras mejoran. El partido de Albert Rivera sigue en cuarta posición, pero hoy cosecharía un 14,5% de los votos, un 1,4% más que en los anteriores comicios.
El bloque de centro derecha que forman los dos partidos acrecienta su ventaja electoral sobre el centro izquierda que sumarían el PSOE y Podemos. Si la diferencia entre ambos espacios fue de 2,3 puntos porcentuales el 26-J, los datos de Metroscopia amplían esa brecha hasta casi 8 puntos (7,9). Dos son las razones, aunque estrechamente vinculadas. Por un lado, hay un amplio número de votantes socialistas que abandonan este partido y pasan a engrosar las filas de los indecisos. Eso se traduciría hoy en una baja participación (un 67%, según el sondeo), que beneficiaría proporcionalmente al centro derecha en un hipotético reparto de votos y de escaños.

Todos los líderes suspenden

A la espera de que el PSOE eliga su próximo secretario general, Metroscopia se centra en la valoración de los tres líderes consolidados: Mariano Rajoy, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Y en esta ocasión, ninguno de ellos obtiene el aprobado, ni siquiera Albert Rivera, que durante oleadas consecutivas de sondeos había permanecido en territorio positivo.

Sin embargo, destaca la mejra que ha experimentado Rajoy durante los meses de bloqueo y una vez que su Gobierno ha echado a andar. Su saldo evaluativo (la diferencia entre los que aprueban su gestión y los que la desaprueban) se mantiene negativo, pero ya no ocupa la peor posición. Es Iglesias, con un saldo de 45 puntos negativos, el líder que produce mayor rechazo entre el electorado. Es, a su vez, el que menos valorado resulta dentro de su propia formación, con un saldo de 45 puntos, frente a los 75 de Rajoy o a los 63 de Rivera.
En octubre se produjo el sorpasso demoscópico al PSOE por parte de Podemos. El partido de Pablo Iglesias se colocó entonces 4 puntos por delante de los socialistas. Ese adelanto se sigue manteniendo y es ligéramente superior, hasta llegar a los 5 puntos. Parece, sin embargo, haberse frenado y estabilizado. Podemos se haría hoy con un apoyo del 22,9%, y el PSOE del 17,9%. La fidelidad del voto en ambas formaciones se ha reducido, en comparación con sondeos anteriores, aunque en uno y otro caso los electores que ahora dicen no estar dispuestos a repetir su voto no han saltado de partido y se refugian en la indecisión. En estos momentos, apenas se producen ya trasvases significativos de las filas socialistas a la nueva formación, o viceversa.
Es llamativo, en un momento en el que han podido comenzar a verse las actuaciones de los diferentes partidos en la escena parlamentaria, cómo las valoraciones de sus respectivos líderes en este terreno son peores que las de la propia marca. Ocurre en el caso de los tres partidos que tienen un líder consolidado, el PP, Podemos y Ciudadanos.
En el caso del PSOE —a pesar de que las fechas del trabajo de campo llegan a recoger algunas de sus victorias parlamentarias de esta semana—, su actividad en el Congreso recoge unas cifras de desaprobación muy altas (67%), justo al mismo nivel que Podemos.

Sin elecciones a la vista

Los españoles han abandonado ya definitivamente el estado de tensión y motivación electoral que han mantenido durante todos los meses del largo bloqueo político. A pesar de las dificultades para gobernar en minoría a las que ya empieza a hacer frente Mariano Rajoy, la percepción general es la de una legislatura que tendrá cierta duración y estabilidad. Por eso mismo, tanto las estimaciones de participación como las de resultados electorales que refleja Metroscopia no pueden interpretarse como posiciones y alineamientos políticos totalmente cristalizados. Solo reflejan el estado de ánimo que, en estos momentos, prevalece en la ciudadanía.

La situación familiar, mejor que la del país

Aunque en los últimos dos años ha mejorado la percepción general sobre la situación económica (el índice de pesimismo ha bajado 13 puntos) , el balance de conjunto continúa siendo muy negativo. Sigue sin percibirse la anunciada mejora.
Incluso si llega la recuperación, son muchos los que creen que los dos principales lastres de la crisis, el paro y la desigualdad económica, perdurarán en el tiempo. Una mayoría (67%) cree que el desempleo seguirá igual en el horizonte futuro.
Paradójicamente, son muchos más los españoles que creen que su situación económica familiar está mejor que la situación general del país. Es lo que en demoscopia se denomina sesgo de optimismo: se tiende a evaluar de forma más favorable las situaciones o cuestiones que son más cercanas o conocidas que las que resultan más ajenas o difusas.
Solo un tercio de la población atribuye la mejoría de la economía a las medidas puestas en práctica por el Gobierno. La mayoría de los consultados (57%) cree que, por el contrario, nada tiene que ver con las políticas gubernamentales, dado que la mejora económica también se está produciendo en otros países que aplicaron medidas distintas.
EL PP ES LÍDER PORQUE LA IZQUIERDA NO SABE ORGANIZARSE PARA UNIRSE.

No hay comentarios: