Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 4 de noviembre de 2016

UN GOBIERNO CONTINUISTA. Y DE AGRADECIMIENTO,PREMIO A LA FIDELIDAD.

                                              El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

Caras nuevas para la misma política.


Margallo, Fernández Díaz y Morenés son los únicos tres ministros que dejan el Ejecutivo.

Mariano Rajoy ha renovado este jueves su Gobierno con la retirada de los tres ministros más veteranos, la incorporación de seis caras nuevas y una remodelación para mantener la misma política de fondo y contentar algo a los ministros teóricamente más fuertes: la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría (que pierde la portavocía del Ejecutivo en favor del titular de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, pero se convierte de facto en la ministra para Cataluña) y el responsable de Economía, Luis de Guindos (que gana Industria). Hacia Dolores de Cospedal tuvo el gesto de ponerla al frente de un Ministerio de Estado (Defensa) y mantenerla en la secretaría general del PP hasta el próximo congreso del partido. Rajoy rebaja tres años la media de edad de su Gabinete y hace algún guiño territorial.
Rajoy se mantuvo fiel a sí mismo hasta el final. A sus rutinas y procedimientos. Llevaba varios días de consultas, e incluso había hablado con los afectados por la remodelación, como sus amigos Jorge Fernández Díaz (66 años) y José Manuel García Margallo (72) —que salen del Gobierno, junto a Pedro Morenés (68)—, pero no se produjo ninguna filtración. No usa cuaderno azul como José María Aznar, pero preserva una disciplina interna aún más férrea.
A las seis de la tarde Rajoy acudió a La Zarzuela para despachar con el rey Felipe VI y hasta ese momento no había comunicado a nadie su plan por completo. Sí citó por la mañana en La Moncloa a Margallo y Fernández para oficializar su salida, por una deferencia especial al largo tiempo de cuitas políticas compartidas, pero no les anticipó por quién tenía pensado relevarles ni les ofreció ningún destino. Ambos esperaban algo más, pero también se sabían muy cuestionados tanto por la oposición como internamente, y facilitaron bastante su salida, según fuentes del Ejecutivo.
Rajoy despachó con el Rey durante 45 minutos y diez minutos después La Moncloa remitió una nota de prensa con los nombramientos. Un mero listado. En diciembre de 2011, Rajoy apareció por la sala de prensa y leyó su primer Gobierno durante 1.41 minutos, sin admitir tampoco preguntas. Esta vez no hubo ni siquiera comparecencia.
Había tres claves a descubrir del nuevo equipo de Rajoy. La primera: si optaba por seguir con una sola vicepresidencia o la desdoblaba con un mandamás económico. La segunda, cómo solventaba el cisma de poder y sentimientos entre Soraya Sáenz de Santamaría en La Moncloa y Dolores de Cospedal al mando del partido. Y, finalmente, si creía en la necesidad de renovación para un tiempo distinto con caras más jóvenes, frescas y dialogantes, o amarraba de nuevo con políticos más experimentados para situaciones que se prevén muy complejas.
“Hombre, tengo un problema. Es como cuando tienes cinco invitados y solo tres sillas. ¿Qué haces?”. Una de las personas que habló en los últimos días con Rajoy relata así las tribulaciones del presidente. En esta ocasión, además, no partía de cero. No debía sustituir ministros socialistas por compañeros del PP como en 2011. En este caso tenía que optar, mojarse, prescindir de colaboradores casi históricos. Algo que le cuesta un mundo. Y lo hizo pero solo en parte.
El nuevo Gobierno mantiene 13 carteras (como el anterior, y sigue siendo el más escueto de esta etapa democrática), consolida a la vicepresidenta, incluye solo a cinco mujeres (frente a ocho hombres, más el propio Rajoy), incorpora seis caras nuevas y retoca la estructura de cinco ministerios. La edad media del anterior equipo era de 55 años y ahora es de 52. El ministro mayor es Cristóbal Montoro (66) y la menor Dolors Montserrat (43).
Rajoy sí cambió al final, como parecía descontado, a los ministros de Exteriores, del Interior y de Defensa, pero deja en manos otra vez de Santamaría y Guindos las líneas maestras del próximo mandato en las dos áreas clave: la política y la economía. La vicepresidenta pierde en el camino la portavocía del Ejecutivo, una función con la que muchos en el PP le reprocharon que se protegía demasiado ante las polémicas, pero incorpora a sus funciones la cartera de Administraciones Territoriales pensando especialmente en el creciente desafío independentista en Cataluña y la negociación que se quiere buscar con el PNV en el País Vasco.
El objetivo de esta última cartera es que Santamaría se pueda dedicar a hacer política, negociar y consensuar con las autonomías en un período en el que se tendrá que abordar el nuevo modelo de financiación y quizá también la reforma de la Constitución. La vicepresidenta sigue al frente del control del Centro Nacional de Inteligencia y tiene gran influencia sobre otros dos ministros que siguen en sus tareas: Cristóbal Montoro (Hacienda) y Fátima Báñez (Empleo y Seguridad Social). También sobre el nuevo responsable de Energía, Turismo y Agenda Digital (Álvaro Nadal), que trabajaba ahora en su entorno y el de Rajoy en La Moncloa como responsable de la Oficina Económica del Gobierno.
Luis de Guindos, por su parte, añade a su cargo de ministro de Economía y Competitividad las competencias de Comercio y las de Industria que tenía, hasta que dimitió, su amigo José Manuel Soria. No será vicepresidente y no acapara las atribuciones de Montoro en Hacienda.

El gesto hacia Cospedal

La tercera pata en disputa del juego de poder interno es Dolores de Cospedal, muy criticada estos años por su trabajo al frente de la secretaría general del PP desde 2008. Cospedal ya había rechazado en el pasado dos ministerios que le ofreció Rajoy (Educación y Sanidad) porque le parecían menores frente al poder de Santamaría. El escenario político actual ponía casi imposible otra negativa.
Rajoy trata de compensarla con un Ministerio de Estado (Defensa) como el que había pedido y con la llegada al Gabinete de personas cercanas o de su confianza, como el nuevo titular del Interior (José Ignacio Zoido) y el fichaje más joven del equipo, Dolors Montserrat, titular a sus 43 años del área de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Zoido, exalcalde de Sevilla, Montserrat (catalana) y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, exalcalde de Santander y expresidente de la Federación Española de Muncipios y Provincias (FEMP), constituyen además la cuota territorial que Rajoy se guarda para contentar a la estructura del PP en el resto de España.
ES UN GOBIERNO CONTINUISTA Y SIN GRANDES LUMBRERAS ,MÁS BIEN, DE AGRADECIMIENTO A SUS MÁS FIELES DEFENSORES DE RAJOY,SU JEFE.

No hay comentarios: