Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

miércoles, 10 de agosto de 2016

EL PSOE ASUME QUE TODA LA PRESIÓN RECAERÁ SOBRE SÁNCHEZ

Pedro Sanchez tras la reunión con Mariano Rajoy el pasado martes

El PSOE asume que toda la presión recaerá sobre Sánchez pero no se mueve del ‘no’.


Los socialistas aseguran que su negativa a Rajoy será inamovible e innegociable.

El PSOE asume que si la negociación entre el PP y Ciudadanos llega a buen puerto toda la presión recaerá sobre sus 85 diputados para que —al menos una parte del grupo parlamentario— viren del no a una abstención y permitan un Gobierno de Mariano Rajoy. Aun así, la dirección socialista se mantuvo este martes, tras la comparecencia de Albert Rivera, firme en su negativa rotunda a apoyar al líder del PP. El partido de Pedro Sánchez estará al margen de la negociación y critica que las seis condiciones del líder de Ciudadanos no incluyan medidas sociales.
Los socialistas evitaron este martes pronunciarse en público sobre la nueva fase de las conversaciones entre Rajoy y Rivera, que se reúnen este miércoles en el Congreso de los Diputados. Pese a no moverse del no, asumen que este escenario multiplica la presión sobre el PSOE para que acepte abstenerse. El PP y Ciudadanos, si finalmente vota sí,suman 169 escaños. Si a esa cifra se añade la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, Rajoy quedaría muy cerca de la mayoría absoluta, por lo que sería suficiente que un puñado de diputados socialistas se abstuvieran o se ausentaran del pleno de investidura, para el que todavía no hay fecha.
Esta circunstancia, como han reclamado algunas voces dentro de la formación, podría dar pie a un debate interno sobre un hipotético cambio de postura. Fuentes de la dirección del PSOE, no obstante, aseguraron tras conocer la propuesta de Rivera que su no es inamovible y, además, innegociable, Tanto es así que Sánchez rechazará entrar en un diálogo con el PP y con Ciudadanos ni siquiera para explorar la viabilidad de un acuerdo. “No nos metemos en las negociaciones entre otros partidos”, señalaron esas fuentes. El líder socialista, aseguran, respeta las decisiones que tome el partido de Rivera, pero exige a las demás fuerzas el mismo respeto y autonomía para su posición.
Esta postura, según vienen manifestando desde hace días los principales portavoces del PSOE, no contempla un cambio bajo ninguna premisa. “Un de Rivera acerca a Rajoy al Gobierno, pero eso no condiciona la posición del PSOE; no es un no por capricho, no es un no de revancha, es un no ideológico”, defendió el portavoz en el Senado, Óscar López.
El núcleo de confianza de Sánchez insiste en que el presidente en funciones busque los apoyos entre las fuerzas más afines desde el punto de vista ideológico, entre las que incluye a la antigua Convergència y al PNV, a pesar del rechazo tajante de los dirigentes nacionalistas catalanes y vascos a pactar con el PP.
Con todo, cualquier hipotético debate sobre la abstención en las filas socialistas daría pie también a una serie de reclamaciones. De momento, lo que queda claro es que el PSOE —que ya asumió en el pasado las condiciones planteadas por Rivera y pidió comisiones parlamentarias de investigación sobre el caso Bárcenas— lamentó que Ciudadanos quiera plantear un diálogo con el PP en torno a “cuestiones que solo afectan a partidos” y criticó que no se pusieran sobre la mesa otro tipo de medidas sociales.
En cualquier caso, los socialistas están convencidos de que aunque Rajoy logre formar Gobierno, la legislatura estaría marcada por una estabilidad muy endeble. En cambio, consideran que el intento fracasado de Sánchez para ser presidente, si hubiera salido habría cosechado, en el día a día de la actividad parlamentaria, apoyos tanto de Podemos como de Ciudadanos.
EL PSOE DEBEE ABSTENERSE HACIENDO VALER SUS CONDICIONES DE REGENERACIÓN Y PERSECUCIÓN DE LA CORRUPCIÓN BIEN EXPUESTAS A SUS VOTANTES

No hay comentarios: