Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

lunes, 15 de agosto de 2016

EL PESIMISMO DE LOS ESPAÑOLES SOBRE LOS IMPUESTOS


El PSOE compara a Rajoy con el violinista de Titanic, tirando a gente por la borda
Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro
El pesimismo de los españoles sobre el funcionamiento del sistema fiscal bate récords .
Expertos avisan de un deterioro de la conciencia fiscal de los contribuyentes relacionado con los casos de corrupción
Un 66,8% de la población cree que existe “mucho” fraude fiscal en España, el porcentaje más alto de la serie histórica del CIS, que abarca hasta 1993
“La falta de control de la Administración” ya es la razón principal que mueve a las personas a ocultar parte o todos sus ingresos a Hacienda, según los encuestados
El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) arroja un pesimismo sin precedentes entre los españoles sobre el funcionamiento del sistema tributario. Los expertos lo relacionan sobre todo con los escándalos de corrupción y algunos creen que puede estar minando la conciencia fiscal de los contribuyentes.
El dato más alarmante se refiere al porcentaje de encuestados que cree que en España existe “mucho” fraude fiscal. Tras subir 8,8 puntos en un año, alcanza ya a un tercio de la población (66,8%), la cifra más alta de toda la serie histórica del CIS, que se remonta desde el año 1993. 
Sumado a quienes creen que en España hay “bastante” fraude al fisco, el porcentaje ha subido siete décimas en un año, hasta el 94,6%, el segundo registro más alto de la serie. El punto más alto (94,8%) se alcanzó en 2013, tras la amnistía fiscal con la que el Gobierno de Mariano Rajoy permitió a más de 31.000 defraudadores legalizar 40.000 millones de euros que no habían declarado hasta entonces pagando un 3%.
Desde julio de 2011, el porcentaje de españoles que cree que los impuestos no se cobran con justicia (que no pagan más quienes más tienen) supera el 80% (86,6% en la última encuesta). "La falta de control de la Administración” es, por primera vez desde que el CIS empezó a preguntar por esta cuestión (julio de 2013) la razón principal que mueve a defraudar. Lo cree así  el 21,7% de los encuestados, más del doble que hace un año (10,4%).
Hasta ahora, el principal motivo que apuntaban era que “la escasez de empleos obliga a aceptar cualquier trabajo”. En julio, dieron esta respuesta el 19,4% de los encuestados (23,3% un año antes). En julio de 2012, el CIS preguntó si el Estado debería dedicar más recursos para combatir el fraude fiscal. El 75,6% de los encuestados creía que sí. Esta pregunta no ha vuelto a repetirse.

Opacidad y corrupción

Gloria Alarcón, directora del Observatorio Fiscal de la Universidad de Murcia, advierte de que “la falta de transparencia en la gestión de lo público y la corrupción son letales para la conciencia fiscal”, que, en su opinión, se está deteriorando en España tras casos como el de la infanta Cristina de Borbón, un "veneno", "por su actuación y la del fiscal" del caso Nóos, Pedro Horrach.
Ignacio Zubiri, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad del País Vasco, relaciona el aumento de la percepción del fraude “con casos muy llamativos como el de los Papeles de Panamá, que probablemente no sea ni la punta del iceberg”. En su opinión, “el Gobierno debería preocuparse mucho de que el 95% de la población crea que hay fraude y un 85% piense que el sistema fiscal es injusto. Es muy complicado que una sociedad así funcione”.
Aunque cree importante incrementar el control tributario, Alarcón considera crucial fomentar la educación tributaria, materia que, recuerda, incluía la extinta asignatura de Educación para la Ciudadanía. Esta experta subraya que el funcionamiento de la Administración tributaria en España “es ejemplar para otros países mucho más avanzados, como Alemania”, si bien “desde un punto de vista muy práctico y funcional, la Agencia Tributaria controla a los pequeños contribuyentes y no a los grandes, entre otras cosas porque no están aquí: sus domicilios fiscales no están en España, y tienen muchas posibilidades de hacer planificación fiscal, que no es ilegal”.
La encuesta del CIS refleja una recuperación del porcentaje de españoles que reconoce que los impuestos son necesarios para que el Estado pueda prestar servicios públicos: está en el 55,6%, tras marcar el mínimo de la serie histórica (46,7%) en julio de 2013. A la vista de ese dato, más que de un deterioro de la conciencia fiscal, Zubiri prefiere hablar de una erosión de la “moral fiscal”.
“Si la gente ve que hay muchísimos que incumplen sus obligaciones y no pasa nada, si ve que en su propio entorno el fraude sigue, porque es evidente que en épocas de paro y depresión el fraude aumenta y se contrata a más trabajadores de forma irregular... si tú pagas, te sientes el tonto de la feria”, resume.

Dos varas de medir

“Compartimos que no se hace lo suficiente y no se dedican medios a la investigación de las grandes bolsas de fraude, que están en las grandes empresas y en las grandes fortunas”, opina Carlos Cruzado, presidente del sindicato de técnicos de Hacienda Gestha, que añade que “todos estos escándalos llevan a pensar a los ciudadanos en la existencia de una doble vara de medir”.
El barómetro del CIS, publicado el 8 de agosto, se realizó en julio pasado, tras la publicación de una retahíla de casos de fraude fiscal derivados de Los Papeles de Panamá y Los Papeles de la Castellana. El barómetro recoge buena parte de las preguntas sobre fiscalidad que habitualmente publicaba por separado el CIS bajo el título de “Opinión Pública y Política Fiscal”. La última edición de este estudio (la número 33) se publicó en julio de 2015. Este año, no se ha difundido.
LOS POBRES SOMOS LOS QUE PAGAMOS TODOS LOS IMPUESTOS Y LOS POLÍTICOS, ELLOS MISMOS, SE ESCAQUEAN SI PUDEN.