Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

lunes, 11 de julio de 2016

RAJOY CITA A SÁNCHEZ Y LE PEDIRÁ LA ABSTENCIÓN

Reunión de Rajoy y Pedro Sánchez en el Congreso, el pasado febrero

Rajoy cita a Sánchez y le pedirá la abstención del PSOE o nuevas elecciones.


El líder del PP no ofrecerá un programa concreto de reformas hasta la segunda fase de la negociación y solo a los partidos que muestren su disposición a dialogar

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se reunirá con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el próximo miércoles a partir de las 11.00 horas en el Congreso de los Diputados para hablar de su investidura y de su objetivo de poner en marcha un gobierno estable que acometa las reformas que necesita España. Rajoy no se plantea en esta negociación otra opción que una abstención del PSOE que le permita salir investido o la repetición de las elecciones generales, las terceras en menos de un año, según ha ratificado tras la cita del comité de dirección del PP su vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo.
Antes de llegar a ese punto de no retorno, en el PP y en el PSOE están expectantes ante el encuentro que tendrá lugar entre sus líderes en el Congreso de los Diputados tras las reuniones previas que mantendrá Rajoy mañana martes con los candidatos de Ciudadanos, Albert Rivera, y Podemos, Pablo Iglesias. Antes del encuentro con Sánchez previsto para este miércoles, Rajoy mantendrá una charla privada con el portavoz del nuevo Partido Demócrata Catalán (antes Convergencia Democrática de Catalunya), Francesc Homs, pero sin comparecencias ni publicidad previa a petición de los dirigentes nacionalistas catalanes.

La reunión entre Rajoy y Sánchez se ha cerrado este lunes por los gabinetes de ambos y no se ha podido confirmar si ellos han llegado a hablar siquiera por teléfono. Los populares consideran esa conversación más clave incluso que la que tendrá mañana con Albert Rivera, aunque a ese contacto también le dan importancia para que se rectifiquen vetos anteriores del líder de Ciudadanos y para que si muestra disposición a dialogar y negociar cualquier tipo de acuerdo de investidura ayude a su vez a suavizar la actual oposición socialista. Rajoy, en cualquier caso, no entregará ni a Rivera, ni a Iglesias ni a Sánchez un documento con propuestas concretas. Ese paso se lo reserva para una segunda fase de la negociación, ya a partir del jueves de esta semana y más al detalle tras la constitución de las Cortes el 19 de julio, y solo con los partidos que se muestran receptivos a hablar y dialogar.
Está por ver tras la cita del miércoles con Sánchez qué tipo de relación y negociación se establece con el PSOE, porque podría suceder incluso que quedara excluido de esa segunda fase si no acepta sentarse siquiera en una mesa para hablar del futuro de Rajoy.
El PP puso desde el primer momento tras el 26-J su foco en el PSOE, situándolo como el socio que tiene la llave para desbloquear la situación, pero la llamada entre los líderes no se ha producido hasta 15 días después de las elecciones. Los dirigentes populares admitieron la semana pasada que esperarían a que se produjera el Comité Federal del PSOE del pasado sábado, para que reflexionaran y analizaran su hoja de ruta, con la esperanza de que se dejara una puerta abierta a la abstención. Ese escenario no se ha producido.
El vicesecretario nacional de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, calificó este lunes de "profundamente decepcionante" el resultado de esa cita del PSOE y apremió a ese partido a decantarse "cuanto antes" tras esta semana que etiquetó como muy importante: "Voy a reiterar una obviedad, para que haya oposición tiene que haber antes gobierno y no se puede ser oposición de manera preventiva a que haya gobierno y no se puede obstaculizar que haya gobierno". El dirigente del PP volvió a apelar, tras escrutar las conclusiones del cónclave socialista, a una rectificación de su actual y tajante oposición a investir a Rajoy por activa o por pasiva con su abstención: "Son dos cosas incompatibles entre sí, el no a Rajoy y que no haya unas terceras elecciones, uno de los dos noes no va a suceder, no es verdad, porque no existe alternativa y por tanto o Gobierno de Rajoy o vamos a terceras elecciones".
Martínez Maillo se mostró convencido de que el PSOE, al final tendrá que corregir alguna de esas posiciones tan rotundas: "No se va a cumplir uno de esos dos noes y uno se va a convertir en un sí y el PSOE se va a tener que desdecir de uno de esos dos noes y España no puede esperar".
El Comité Federal del PSOE del pasado sábado confirmó el no a Rajoy que ya venían anunciando los socialistas. El secretario general socialista salió de su silencio de las últimas dos semanas para defender esta posición, para pedir a Rajoy que se pusiera a trabajar con sus afines ideológicos y explicar que el PSOE está y estará en la oposición.
No obstante, en esta cita se volvieron a hacer patentes las diferencias entre los barones socialistas. Así, mientras los más afines a Sánchez defienden que el rechazo tiene que ser definitivo, e incluso apuntan a que debería intentar formar gobierno si Rajoy fracasa, la mayoría de los presidentes autonómicos dejan un resquicio a la abstención. Quienes más claro lo han dicho han sido los presidentes de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quienes han apuntado que si el PP llega al Congreso con un acuerdo que sume al menos 170 diputados, los socialistas podrían replantearse su posición. También el expresidente Felipe González ha defendido que los socialistas no deberían oponerse a un gobierno en minoría del PP, para evitar así unas terceras elecciones, un escenario que todos los socialistas rechazan. Así lo hizo también el sábado la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, al asegurar que volver a las urnas sería "una catástrofe.
NO CREO QUE SE LE ARREGLE A RAJOY, EL PSOE NO VA  ENTREGAR SUS ARMAS ASI COMO ASI.