Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 1 de julio de 2016

MARAGALLO DICE QUE GIBRALTAR HARÁ UN BUEN NEGOCIO.



El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, García-Margallo, junto a la canciller argentina, Susana Malcorra.
Margallo dice que Gibraltar hará «un buen negocio» si acepta la «generosa» oferta de cosoberanía.
El ministro anuncia que en septiembre planteará en la UE que el Peñón quede fuera de las negociaciones del Brexit .
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo apeló hoy al acentuado instinto financiero de los gibraltareños para animarles a aceptar la oferta española de cosoberanía, tras la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea. «La seguridad jurídica será total. Es una generosa oferta y un buen negocio», afirmó.
Durante una rueda de prensa conjunta con la canciller argentina, Susana Malcorra, al evocar la situación de las Islas Malvinas y de Gibraltar, territorios reclamados al Reino Unido por Argentina y España, respectivamente, ninguno de los ministros habló de estrategia conjunta, sino de negociaciones bilaterales con Londres para que se cumplan las resoluciones de Naciones Unidas.
En cuanto a Gibraltar, el ministro recordó que la Unión Europea está compuesta por Estados y subrayó que, cuando se produzca la salida efectiva del Reino Unido de la UE, en virtud del artículo 355 del Tratado de Funcionamiento de la UE, dejarán de aplicarse las disposiciones de los Tratados europeos en los territorios cuyas relaciones exteriores son asumidas por Londres, como es el caso de Gibraltar.
Por ello, una vez que, previsiblemente, en septiembre, el sucesor de David Cameron, al frente del Gobierno británico, active el comienzo del proceso de salida de la UE, que desde entonces durará un máximo de dos años, España planteará que la cuestión de Gibraltar quedé fuera de las negociaciones que se desarrollen entre Londres y Bruselas para delimitar los términos de la desconexión.

Negociación bilateral

El ministro señaló que la negociación sobre Gibraltar debe ser bilateral entre España y el Reino Unido, a cuyo gobierno propondrá la fórmula de la soberanía durante un determinado periodo de tiempo. Dado que los gibraltareños votaron en el referéndum del pasado 23 de junio de manera abrumadora en favor de la permanencia, García-Margallo cree que la única forma que tienen de poder mantener su acceso a la Unión Europea y al mercado interior, es hacerlo a través de su vinculación a España.
El ministro, que insistió en que la oferta de cosoberanía sería solo «para un cierto periodo de tiempo» después del cual Gibraltar pasaría a ser español, señaló que los gibraltareños tendrían un estatuto especial que les permitiría mantener su nacionalidad británica si así lo desean. Además, indicó que el artículo 144 de la Constitución Española permite buscar una fórmula para preservar su régimen económico y fiscal, siempre que esto sea compatible con la legislación europea.

«Hace mucho frío»

García-Margallo recordó a los gibraltareños que fuera de la Unión Europea «hace mucho frío» y que tienen la posibilidad de quedarse dentro si aceptan la mano tendida de España. «Si Reino Unido acepta la cosoberanía, la seguridad jurídica sería total para Gibraltar. Es una oferta generosa y un buen negocio», sentenció.
Sin embargo, de momento, las palabras del ministro no han calado en absoluto en las autoridades gibraltareñas, que le responden se manera airada, sobre todo, por oponerse a que la cuestión del Peñón forme parte de las negociaciones de la Unión Europea con Reino Unido. «Está claro —dijeron en un comunicado difundido esta tarde— que el señor Margallo no es un experto en la Unión Europea y tampoco es un demócrata».
El Gobierno de Fabian Picardo afirma que intentar dejar a Gibraltar fuera de las discusiones sobre su futuro es «repugnante para cualquier persona que se llame a sí misma demócrata» y asegura que el comunicado que Reino Unido ya ha garantizado que el Peñón participará en el proceso de negociación de la misma manera que lo harán Escocia, Gales o Irlanda del Norte.
Al tiempo que acusa a García-Margallo de tener una «obsesión enfermiza» con Gibraltar, Picardo le advierte de que «está poniendo en riesgo los puestos de trabajo de miles de sus compatriotas que residen en España y trabajan en Gibraltar y que dependen de la libertad de movimiento de la UE para ir cada día de su casa al trabajo».
MEJOR JUNTOS QUE SEPARADOS

No hay comentarios: