Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

sábado, 30 de julio de 2016

LAS GRANDES EMPRESAS SÓLO PAGAN EL 6,9% DE LO QUE GANAN

Panel informativo de la Bolsa española que muestra el IBEX 35 en una jornada.

Las grandes empresas pagan al fisco el 6,9% de lo que ganan.


El tipo efectivo sobre la base imponible asciende al 19,2%, por encima del gravamen medio que pagan los trabajadores y la mayor tasa desde 2010.

El impuesto de sociedades es una de las figuras tributarias que más secuelas arrastra de la crisis. Los grandes grupos empresariales solo pagan al fisco el 6,9% de su resultado contable en 2014, según figura en el informe anual de recaudación difundido ayer por la Agencia Tributaria. Se trata del tipo efectivo que pagan las multinacionales sin aplicar los créditos fiscales y sin tener en cuenta el impuesto que abonan sus filiales o el que liquidan en otros países. Si se consideran estas circunstancias, el tipo efectivo ascendería al 19,2%.
A pesar de que esta tasa del 6,9% resulta nimia comparada con el tipo nominal del impuesto de sociedades del 30% que estaba vigente en 2014, es la mayor de, al menos, los últimos siete años. Es casi el doble que el 3,8% que pagaron en 2011, con el anterior Ejecutivo socialista.
Las críticas por lo poco que pagan los grandes grupos empresariales que consolidan su contabilidad son frecuentes y numerosas. Sin embargo, si se tiene en cuenta los ajustes que realizan por los resultados de las filiales ya declarados y que por tanto ya han pagado impuestos (73.834 millones), los que abonan las sucursales en el extranjero (17.447 millones), y las bases imponibles negativas de periodos anteriores —pérdidas contables de otros años que se descuentan a efectos fiscales— (unos 5.432 millones) el tipo efectivo sube al 19,2%. Los trabajadores pagan de media en el Impuesto sobre la Renta un 16,64%. Las empresas más pequeñas pagan en sociedades como promedio un 13,9%.
El impuesto de sociedades es uno de los tributos más sensibles a las turbulencias de la economía. Entre 2007, justo antes de la recesión, y 2014, la recaudación de este impuesto disminuyó cerca de un 60%. Casi ocho años después del inicio de la Gran Recesión aún no se han recuperado los niveles de recaudación de entonces que rondaban los 44.800 millones. El año pasado el Estado ingreso 20.649 millones, un 10,3% más que en 2014 por el sustancial aumento de los beneficios empresariales.
Es habitual que los grandes grupos aprovechen los vericuetos que deja la normativa fiscal para reducir al máximo el pago de impuestos. Incluso se traspasan los beneficios de forma legal a otros países con fiscalidad más baja para cargar en España la mayor parte de los gastos deducibles. Además, durante los años de crisis muchas empresas acumularon pérdidas que ahora pueden deducirse para reducir su factura fiscal, aunque con límites.

La deducción por vivienda se reduce un 37%

La deducción por adquisición de primera vivienda, una de las ayudas fiscales más atractivas durante los felices años del boom inmobiliario, se ha reducido un 37% desde 2010, cuando se inauguró la etapa de recortes en el gasto público y la subida de impuestos.
La deducción por adquisición de vivienda ascendió a 3.160 millones de euros durante 2014. Esta ayuda consistía en una deducción del 15% sobre la cantidad pagada cada año por la vivienda con un máximo de 9.050 euros.
La deducción se eliminó definitivamente en 2013, con la primera oleada de ajustes del PP, “por lo que las deducciones corresponden a las adquisiciones hechas con anterioridad, que irán menguando paulatinamente hasta su extinción”.

6.600 millones abonados

Estas grandes multinacionales declararon un resultado contable de 96.218 millones, tras aplicar las correcciones fiscales extracontables redujeron su base imponible —la cantidad sobre la que se aplica el tipo del 30%— a una cuantía de 34.406 millones. Sobre la cuota íntegra restaron otros 3.698 millones de deducciones: por doble imposición, plusvalías reinvertidas, y otras bonificaciones. Finalmente, solo pagaron 6.609 millones. Hacienda también muestra el tipo efectivo sobre la base imponible que pagan el conjunto de las empresas: el 21,3%, quizá la mejor referencia para ver realmente cuánto revierten al fisco.
El informe también ofrece algunos datos de 2015. El conjunto de las empresas declaró unos resultados contables de 209.361 millones pero terminaron pagando 20.649 millones de euros, un 10,3% más que el ejercicio precedente. La mayor parte ya lo habían desembolsado a través de los pagos a cuenta del año anterior.
Hacienda reconoce que la bajada de tipos que se produjo el año pasado, del 30% al 28%, y otros cambios normativos tuvieron "un impacto global en el impuesto de sociedades muy negativo, por valor de 3.041 millones". Es el coste de la reforma fiscal en vísperas de las elecciones.
POR ESTE MOTIVO LA CLASE MEDIA BAJA EN ESPAÑA HA DESAPARECDO PORQUE LOS IMPUESTOS DE LA CRISIS HAN RECAIDO SOBE ELLA Y LOS TRABAJADORES ASALARIADOS.