Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 10 de junio de 2016

LOS JEFES DEL IBEX GANAN 96 VECES MÁS QUE SUS EMPLEADOS

Los jefes de los grupos del Ibex ganan 96 veces más que sus empleados


Los sueldos de los consejos de las empresas cotizadas crecieron un 12,6% en 2015

“En EE UU los máximos directivos de las empresas ganan 300 veces más que sus trabajadores. Es simplemente inmoral y hay que acabar con ello”. Bernie Sanders, senador por Vermont y aspirante a la nominación del Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos, ha hecho de la desigualdad salarial una de las ideas fuerza de su candidatura y aprovecha su cuenta en Twitter para lanzar mensajes como el anterior, en contra de los megasueldos de Wall Street. En España se vive en permanente campaña electoral desde hace más de un año, pero este debate ha quedado relegado a un segundo plano, aunque las cifras demuestran que existe una desigualdad estructural en la remuneración de los trabajadores según su categoría profesional.
El ejercicio 2015 fue malo para las empresas de la Bolsa española. Desde el punto de vista de los resultados, los beneficios cayeron un 24%. Este revés tuvo su reflejo en la evolución de las cotizaciones y la Bolsa local perdió un 7%. A pesar de la destrucción de valor para los accionistas —menos ganancias a repartir vía dividendos y menor capitalización bursátil—, las nóminas de los altos ejecutivos no sufrieron; más bien todo lo contrario. Los sueldos de los consejos de administración crecieron un 9,10% en 2015, según un estudio elaborado por EL PAÍS a partir de los datos registrados en la CNMV. Este cálculo solo tiene en cuenta la retribución en metálico y el pago en acciones y opciones. Si se añade la aportación que hicieron las compañías a los planes de pensiones de los consejeros, la mejora salarial fue en realidad del 12,67%.

El motor de las retribuciones, además de las inyecciones a los planes de jubilación de los ejecutivos, fueron los bonus que desem­bolsaron algunas compañías por la consecución de objetivos y las voluminosas indemnizaciones por despido de determinados ejecutivos. Los consejeros de los grupos cotizados ganaron de media 364.706 euros en 2015, frente a los 334.266 euros de un año antes. Si se suman las pensiones, la remuneración media ascendió a 405.266 euros (359.668 euros en 2014).
A diferencia de otros ejercicios, en 2015 las remuneraciones de los órganos de administración de las medianas y pequeñas compañías cotizadas crecieron más (22,14%) que las de las empresas del Ibex 35 (0,78%) gracias fundamentalmente a los finiquitos de oro de la anterior cúpula de Abengoa y a las abultadas compensaciones en forma de entrega de acciones que se llevaron los consejeros de Talgo y Euskaltel por la salida a Bolsa de sus compañías.

562 millones en pensiones

Las aportaciones que hacen las empresas a los planes de pensiones cada vez tienen más peso en los paquetes retributivos de los principales directivos de la Bolsa española. A 31 de diciembre pasado, los grupos cotizados tenían compromisos en materia de jubilación con sus consejeros ejecutivos por valor de 562 millones de euros. En 2015 las compañías aportaron a estos sistemas de retiro 54 millones de euros.
Los ejecutivos del sector bancario siguen siendo los que más derechos acumulan (363 millones), aunque este complemento salarial se está popularizando también en empresas industriales o de servicios. La mayor pensión del mercado le corresponde a Francisco González. Aunque el BBVA no le hace aportaciones desde 2009, cuando cumplió 65 años, el presidente de la entidad tiene externalizados en una póliza 79,7 millones de euros. En la clasificación de jubilaciones doradas siguen a González las pensiones acumuladas por Matías Rodríguez Inciarte, del Banco Santander, con 47,7 millones, y Ángel Cano, ex consejero delegado del BBVA, con 45,2 millones (el nuevo número dos del banco, Carlos Torres, ya tiene derecho a una pensión de 13 millones). Detrás de ellos se sitúa Ana Botín, presidenta del Santander, con derechos valorados en 41,2 millones.
El primer ejecutivo no bancario en la lista de las mayores pensiones es Florentino Pérez. ACS aportó 1,3 millones en 2015 al sistema de ahorro de su presidente, que ya suma 38,1 millones. Otra pensión destacada es la de César Alierta. A cambio de renunciar a su blindaje, la operadora le hizo en 2014 una aportación única al plan de previsión de su expresidente de 35,5 millones de euros. Algo parecido ocurrió con el expresidente de Indra. Tras abandonar la compañía el pasado curso, Javier Monzón tuvo acceso a los 12 millones que la compañía había aportado a su plan de pensiones.

‘Milloneuristas’

Si en el tema retributivo se desciende al capítulo individual, en la Bolsa española hubo el pasado año 100 consejeros ejecutivos que cobraron más de un millón de euros. El ex consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, fue quien más ganó, con un total de 20,54 millones de euros. Por cuatro meses de trabajo, Cano tuvo un sueldo de 0,95 millones, además recibió acciones valoradas en 0,33 millones y, por la finalización de su contrato, el banco aportó 19,25 millones a su plan de pensiones.
El segundo puesto en la escala salarial fue para Felipe Benjumea, con 15,87 millones. El sueldo del expresidente de Abengoa fue de 0,81 millones, cobró un bonus de 3,3 millones, la indemnización por cese ascendió a 4,48 millones y la empresa le pagó otros 7 millones como “bonificación por permanencia”. El finiquito de Benjumea está actualmente bajo investigación judicial. El tercer puesto en el escalafón fue para el exconsejero delegado de FCC. Juan Béjar, gracias a la retribución variable y a la indemnización con la que selló su salida de la constructora, ganó un total de 14,67 millones en 2015. Tanto FCC como Abengoa atraviesan dificultades y han anunciado o ejecutado importantes recortes en sus plantillas.
La escasísima presencia femenina en los puestos de responsabilidad en las empresas cotizadas tiene su reflejo en la clasificación salarial. Solo dos mujeres aparecen con alguno de los 100 mejores sueldos de España. La primera es Ana Botín, presidenta del Banco Santander, que recibió una compensación total de 9,79 millones, lo que la sitúa en el octavo puesto. Mucho más hay que bajar en la lista, concretamente hasta el lugar 94, para encontrar a la siguiente mujer: María Dolores Dancausa, presidenta de Bankinter, que ganó 1,1 millones de euros.
Los ejecutivos mejor pagados de cada compañía incluida en el Ibex 35 ganaron de media 4,73 millones de euros en 2015. Es decir, 96,4 veces más que el gasto medio por asalariado que tuvieron esas mismas empresas el pasado año. La brecha fue inferior a la que se registró en 2014 (104 veces), pero mayor a la de 2013 (75 veces). La ligera reducción de la desigualdad se debió fundamentalmente a dos factores. En primer lugar, a la diferente composición del índice con la ausencia de compañías como Abengoa. Además, el pasado año las empresas del selectivo incrementaron en un 5,46% el gasto por empleado gracias a aumentos salariales y aportaciones extraordinarias para bajas o prejubilaciones.

Adam Smith, el teórico de cabecera del liberalismo económico, trató de responder hace más de 200 años a la pregunta de cuándo se puede considerar rica a una persona. En su opinión, un individuo era rico o pobre de acuerdo con la cantidad de mano de obra que podía contratar. Si se sigue al pie de la letra la definición del autor de La riqueza de las naciones, muchos de los directivos de las grandes compañías españolas son auténticas pymes en potencia, puesto que con su retribución se podrían pagar decenas, si no cientos, de sueldos anuales de trabajadores de su misma empresa.

Desigualdad

La compañía donde más brecha salarial hubo entre el sueldo del primer ejecutivo y el gasto medio por empleado fue Abengoa. Felipe Benjumea ganó 531 veces más que sus empleados. La segunda empresa más desi­gual desde el punto de vista retributivo fue Inditex. Los 12,17 millones de euros que ganó Pablo Isla, presidente del grupo textil, representan 526 más que los 23.107 euros que la compañía pagó a sus trabajadores. También fue abultado el diferencial de retribuciones en FCC (454 veces), BBVA (451 veces), Ferrovial (239 veces) y Dia (213 veces). Una compañía con una corta vida bursátil, Talgo, se aupó a los primeros puestos de desigualdad —el diferencial fue de 211 veces— gracias a las acciones que recibieron sus primeros ejecutivos, valoradas en 11 millones de euros, cuando se produjo el estreno en el parqué. Por el contrario, las compañías donde menos distancia hubo entre el sueldo del consejero ejecutivo mejor pagado y sus plantillas fueron, por este orden, Nicolás Correa, Lar, Inypsa, Axiare, Vértice 360, Solaria y CVNE, todas con un diferencial inferior a las tres veces.

Además de los consejeros, el otro colectivo con sueldos muy por encima de la media de los trabajadores es el de los miembros de la alta dirección de las compañías. En su caso, la legislación no obliga a que las retribuciones se publiquen de forma individualizada, pero las cifras globales sugieren que muchos de ellos tienen plaza en el club del millón de euros. En las compañías cotizadas hay 1.019 personas catalogadas como altos directivos y en 2015 ganaron de media 576.375 euros, un 1,10% más que el año anterior. En esta ocasión, para encontrar los ejecutivos con las nóminas más altas hay que salir fuera del Ibex 35: los altos directivos de Talgo recibieron de media acciones valoradas en 3,55 millones. Entre las grandes compañías, los salarios mayores correspondieron a los directivos del Banco Santander (2,58 millones en promedio), IAG (2,43 millones), Iberdrola (1,97 millones), Telefónica (1,86 millones), Ferrovial (1,8 millones), Inditex (1,72 millones), Repsol (1,35 millones) y Gamesa (1,53 millones).
Mientras que en otros países el pago en acciones y opciones sobre acciones está muy extendido con el fin de alinear los intereses de los ejecutivos con la evolución bursátil de la compañía, en los paquetes retributivos de los consejos de las compañías españolas el pago en metálico sigue siendo la opción preferida, aunque poco a poco va perdiendo algo de peso. En 2015 el dinero en efectivo supuso el 71,46% de la masa salarial de los consejos frente al 80,37% de 2014. Un tipo de remuneración cada vez más importante son las aportaciones a los planes de pensiones, que ya suponen el 15,59% de la compensación total frente al 10,76% del año anterior. Por su parte, el pago en acciones apenas representa el 7,75%, y las opciones sobre acciones, el 5,2%.

Visto bueno de las juntas de accionistas

El consejo de administración, a sugerencia del comité de retribuciones, es el que establece la política salarial de los miembros del órgano de dirección de las empresas. Sin embargo, el informe de remuneraciones debe ser votado como un punto independiente del orden del día en las juntas de accionistas. Hasta el momento, los verdaderos propietarios de las compañías aprueban de forma amplia los salarios de los consejeros. De media, en 2014 (último dato disponible) las retribuciones solo tuvieron el voto en contra del 5,41% de los asistentes a las juntas. Las compañías donde más rechazo hubo fueron Quabit (con el 37,8% de los votos negativos), Ercros (37,6%), Telefónica (32,25%), Grifols (32,25%) y Mediaset (30,6%). En los grandes bancos, donde figuran algunas de las nóminas más abultadas, el respaldo de los accionistas fue prácticamente unánime: en el caso del Santander, sólo el 2,12% los rechazó, un porcentaje muy similar al del BBVA (2,7%).
ESTE ES EL GRAN PROBLEMA DE LA MISERIA QUE HAY EN EL MUNDO POR EL MAL REPARTO DE DE LA RIQUEZA.

No hay comentarios: