Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

lunes, 9 de mayo de 2016

LOS CUATRO SENADORES MÁS PRIVILEGIADOS DE ESPAÑA

José Cepeda, Jesús Fermosel, Ana Isabel Mariño y Juan Soler

Los cuatro senadores con más 'privilegios' de España.
Acumulan dos tarjetas de taxi, terminales móviles, tabletas y líneas de datos de la Asamblea de Madrid y del Senado
La senadora de Podemos Elvira García estaría incumpliendo el régimen del partido al aceptar la tarjeta de taxi
El Congreso niega la información de cada diputado porque afectaría a su seguridad e intimidad
Concejal, diputado en la Asamblea de Madrid y senador: tres cargos que compatibiliza Juan Soler-Espiauba, exalcalde de Getafe por el partido Popular. Puestos públicos no es lo único que acumula Soler, sino también servicios y dispositivos ofrecidos por diferentes instituciones como material o ayudas para el trabajo. En total, dos teléfonos móviles iPhone, una tableta iPad de última generación, otra tableta equiparable a un ordenador portátil de gama alta, dos líneas con tarifa plana de datos, otra de voz y dos tarjetas para taxis con un límite total de hasta 4.500 euros al año, según fuentes de la Asamblea de Madrid y las respuestas del Senado a El MUNDO a varias solicitudes de información pública.
Las mismas peticiones se enviaron al Congreso de los Diputados, que rechazó ofrecer datos individuales al considerar que pueden «afectar a la intimidad o seguridad» de sus señorías.
Juan Soler no es el único que suma cargos. Los siete senadores designados por la Asamblea en julio del año pasado tienen que ser diputados regionales, requisito obligatorio recogido en el Estatuto de Autonomía madrileño. El popular tampoco es el único que dispone de tarjetas para taxi y dispositivos y servicios móviles por duplicado.
Tras las elecciones generales del 20 de diciembre, el exalcalde del PP fue uno de los primeros en acreditarse en el Senado para la breve legislatura que acaba de terminar. No fue el más rápido. Los dos primeros fueron sus compañeros de partido Ana Isabel Mariño y Jesús Fermosel, exconsejeros de Ignacio González hasta el pasado junio, seguidos del socialista José Cepeda, director de campaña en las primarias que auparon a Pedro Sánchez como Secretario General del PSOE. Los tres, al igual que Juan Soler, son diputados autonómicos y accedieron al Senado por designación de la Asamblea. Ninguno de ellos ha renunciado a las dos tarjetas para taxis dentro de la Comunidad de Madrid, ni a los teléfonos, tabletas y líneas de voz y datos que les ofrecieron.
Los otros tres senadores designados por el parlamento regional también acumulan duplicidades: aunque rechazaron alguno de los servicios o equipos del Senado, han aceptado todo lo que les proporcionó la Asamblea. La Cámara autonómica confirma que ninguno de los 129 diputados ha renunciado al material ofrecido en el ejercicio de sus funciones. El kit de diputado autonómico incluye un teléfono móvil y una tableta Microsoft Surface (que sustituye al ordenador portátil) con funda teclado, funda de transporte y lápiz digital. El contrato, que incluye soporte y mantenimiento, se formalizó por 361.479 euros, a razón de más de 2.200 euros de media por cada uno de los 160 dispositivos adquiridos. A lo anterior se suma un dispositivo USB con tarifa plana de datos, una línea de telefonía y la tarjeta para taxis dentro de la comunidad, con un límite de gasto anual de 1.500 euros.
Con el tuit anterior, el senador y portavoz del grupo parlamentario de Podemos, Ramón Espinar, difundía la adjudicación a Vodafone, en septiembre del año pasado, de las comunicaciones móviles del Senado. La compañía provee, dentro del contrato formalizado por algo más de un millón de euros, de un teléfono móvil de gama alta, una tableta con teclado y de línea con tarifa plana de voz o datos para cada uno de los legisladores. La Cámara Alta paga 84 euros al mes por cada diputado que cuente con alguno de los servicios, según las respuestas, a 26 de abril, de la Mesa del Senado a EL MUNDO. Tras la disolución de las Cortes el pasado martes, la Mesa ha decidido que sus señorías mantengan todos los equipos y servicios hasta el inicio de la próxima legislatura, previsto para el 19 de julio. Aquellos senadores que no repitan escaño deberán devolver los equipos y solicitar el cambio de titularidad de la línea.
Solo cuatro parlamentarios han renunciado expresamente al teléfono (un iPhone 6s de 64 GB). Son el canario Pablo Rodríguez (Grupo Mixto), y los senadores por Madrid María Encarnación Moya (PSOE), Tomás Marcos (Ciudadanos) y Espinar (Podemos). Los tres últimos son diputados por la Asamblea y por lo tanto contaban con el terminal móvil del parlamento autonómico. Sin embargo, sí disponen de dos líneas y dos tabletas. Todos los senadores han aceptado el iPad Air 2 de 64 GB con tarifa plana de datos. La excepción son los populares Javier Arenas y Rita Barberá, que no han rechazado formalmente la tableta ni el teléfono, pero tampoco la han recogido.

En taxi o en coche oficial

Al margen de los gastos en transportes colectivos, como aviones, trenes, autobuses o barcos, el régimen económico del Senado contempla la entrega de una tarjeta para desplazamientos en taxi dentro de la Comunidad de Madrid con un límite anual de 3.000 euros. Al contrario que en el Congreso, donde todos los diputados pueden disponer de dicha tarjeta con independencia de su cargo, en la Cámara Alta no pueden beneficiarse de la ayuda aquellos cargos que disponen de coche oficial.
De los senadores con derecho a tarjeta taxi, solo 12 han renunciado de forma expresa, todos ellos del Grupo Parlamentario de Podemos, entre los que se encuentra su portavoz, Ramón Espinar, que renunció al coche oficial y que dispone de la tarjeta de la Asamblea de Madrid. Rita Barberá y el socialista Rafael Lemus no han recogido la ayuda para taxis en la Comunidad de Madrid, pero no han informado a la Cámara de su renuncia.
En enero, el partido liderado por Pablo Iglesias obligaba a renunciar a las ayudas para taxis y la línea ADSL en el hogar, un servicio que no ofrece el Senado pero con el que sí pueden contar los diputados del Congreso. La formación morada hacía excepciones: las restricciones no son aplicables a los cargos que no militen en el partido ni a los electos por Canarias o Baleares. De los 10 senadores del Grupo de Podemos que sí cuentan con tarjeta, la representante por Álava Elvira García estaría incumpliendo el régimen de su partido. El resto son seis escaños de las confluencias o Izquierda Unida, otras dos son insulares y en el caso de Virginia Felipe, tiene reconocida una discapacidad por atrofia muscular espinal.
El presidente del Senado, las tres vicepresidencias, las tres secretarías y los portavoces de los grupos parlamentarios tienen derecho a coche oficial. Además, la Mesa acordó en febrero de 2002 otorgar un coche adicional a los grupos parlamentarios Popular y Socialista, por lo que sus portavoces adjuntos también tienen asignado un vehículo a cargo del erario. Nadie ha manifestado de forma oficial que vaya a usar su vehículo de forma compartida.
Los grupos de ERC y Podemos han rechazado el coche al que tenían derecho sus portavoces. La renuncia de ERC y Podemos supone la pérdida de la subvención de 3.420 al mes por vehículo que reciben por gastos de locomoción, con la que deben costear el combustible y el salario del conductor. El mantenimiento y las reparaciones corren a cargo del Senado.

El Congreso deniega los datos

La actitud del Senado, que accedió a ofrecer la información al considerar que el carácter de servidores públicos de los senadores y el interés general quedaban por encima de la protección de datos, contrasta con la del Congreso de los Diputados.
La Ley de acceso a información pública, aprobada en diciembre de 2013, delimita el ámbito de aplicación para el Congreso y el Senado en sus actividades sujetas a Derecho administrativo. La separación de poderes, efectiva en este caso, deja en manos de los parlamentos su regulación en materia de transparencia. De esa manera, una misma solicitud puede resolverse de forma distinta.
La Cámara Baja respondía el pasado 15 de marzo a distintas peticiones de información de EL MUNDO con una negativa a desagregar la información, diputado a diputado, sobre qué señorías disponían de línea telefónica, ADSL en el hogar, terminal móvil, tableta o tarjeta de taxi a cargo del Congreso. En su lugar envió datos agrupados por grupos parlamentarios, pues a juicio de la Comisión de Acceso a la Información Pública el derecho a la intimidad o seguridad de los diputados está por encima del interés general de la ciudadanía en conocer qué señorías hacen uso de las ayudas para taxi o de los servicios de comunicaciones móviles.
EL SENADO DEBE DE DESAPARECER SÓLO SIRVE PARA QUE  VIVAN MUY BIEN LOS POLÍTICOS QUITÁNDOLOS, LOS PARTIDOS DE  LA CIRCULACIÓN Y HAY ALGUNOS PTROTEGIDOS POR EL AFORAMIENTO, SI NO ESTARÍAN JUZGADOS POR CORRUPCIÓN, ESTE PAIS ASI NO LEVANTA CABEZA Y NO VEO A
NINGÚN PARTIDO DISPUESTO A CAMBIAR ESTA DÍNÁMICA

No hay comentarios: