Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 27 de mayo de 2016

EN FRANCIA SE REBELAN CONTRA LA REFORMA LABORAL

Philippe Martinez en una protesta en París el 17 de mayo

El hombre que tiene contra la cuerdas a Hollande y Valls


El líder de la CGT, Philippe Martinez, de origen español, dirige con mano de hierro el mayor pulso al poder de la legislatura a cuenta de la reforma laboral

El hombre que ha convertido Francia en un polvorín es hijo y nieto de españoles y habla correctamente el castellano. Duro entre los duros, Philippe Martinez (París, 1961) dirige desde hace 14 meses la Confederación General del Trabajo (CGT), el principal sindicato del país. En tan poco tiempo, Martinez, con su enorme bigote negro, ha pasado de ser un desconocido a convertirse en el verdadero líder de la oposición al presidente François Hollande y al jefe de su Gobierno, Manuel Valls, nacido en España.
Hijo de Manuel y Jovita, originarios de cerca de Reinosa (Cantabria), Martinez creció en La Petite Espagne, en plena barriada de emigrantes de Saint Denis, junto a las calles hoy dedicadas al republicano Francisco Asensi o al guerrillero comunista Cristino García, ejecutado en 1946 tras su regreso clandestino a España. “En mi casa se hablaba mucho de política cuando yo era pequeño”, contaba a EL PAÍS en una entrevista nada más ser elegido secretario general.
Estudió Formación Profesional y a los 21 años empezó a trabajar como técnico de logística en la central de Renault, en Boulogne Billancourt. A los 23 se afilió a la CGT, como antes lo habían hecho sus padres y la gran mayoría de miembros del Partido Comunista, en el que Martinez militó hasta hace 16 años.
Llegó de rebote a la cúpula de la CGT tras la dimisión de su anterior líder por gastarse demasiado dinero en acomodar el despacho que ahora ocupa Martinez. “Sí, este es el despacho”, comentaba entonces con cara resignada al periodista al recibirle. Llegaba al puesto con fama de dialogante, pero el Gobierno no vio o no quiso ver la filosofía y las intenciones del nuevo dirigente.
“Apuesto por las 32 horas semanales [en Francia son 35]. Cada vez hay más pobres en Europa y, en cambio, los dividendos de las grandes empresas crecen. Hacen dinero a base de la miseria del mundo. Nosotros seguiremos protestando”. Y más adelante, justo al inicio de la actual ola de protestas contra la reforma laboral, decía en otro encuentro con este periódico: “Facilitando el despido no se crea empleo; eso es una estupidez. Hay que retirar el proyecto. En Alemania hay poco paro por las reformas, pero hay bajos salarios con los que no se puede vivir. Si nos tenemos que adaptar a un mundo que funciona mal, no estamos de acuerdo; no es una utopía”.
Un cuadro del Che Guevara y otro con la bandera republicana española adornan las paredes del despacho del líder de la CGT
Y con esa filosofía y esos principios, preparó una primera y gran movilización dos meses después de ocupar el despacho, en cuyas paredes lucen hoy un cuadro del Che Guevara —con la frase “Actores de tiempos presentes”— y otro con la bandera republicana española, dedicado “a los amigos de los combatientes en la España Republicana 1936-1939”.
Ahora, la reforma laboral le ha dado la oportunidad para que su sindicato recobre parte del incontestado protagonismo del pasado, cuando tenía más de tres millones de afiliados. Otra organización de trabajadores, la reformista CFDT, le pisa los talones en el sector privado y Martinez ha visto el momento adecuado para saltar a la yugular del contestado Gobierno socialista y acaparar todos los focos.
Pese al tono relajado y el discurso calmado, Martinez dirige con firmeza las disciplinadas filas del también radicalizado sindicato. A toque de silbato, sus más de 600.000 afiliados han saltado a la calle, bloqueado autopistas o refinerías y organizado huelgas en ferrocarriles y centrales nucleares. Con métodos expeditivos bajo el ejemplo de su jefe. El pasado fin de semana, Martinez se fotografió mientras azuzaba el fuego de una barricada de uno de sus piquetes.
Como interlocutor del Gobierno, Mister Niet, como le ha bautizado el diario conservador Le Figaro, no da respiro a Valls, quien solo ha recibido el no o la callada por respuesta en sus diálogos con el duro líder. El pulso es tan fuerte y obvio que el jefe del Gobierno ha acabado por decir en el Parlamento: “La CGT no hace las leyes en Francia”. La guerra es sin cuartel y este sindicalista, cuya estrategia apoya una mayoría de franceses, no tiene la más mínima intención de ceder. Valls tampoco. Los dos dirigentes de origen español aceleran hacia el inevitable choque de trenes.
FRANCIA TIENE UN SINDICALISMO EJEMPLAR Y CON MUCHO PODER PERO HONRADO NO COMO EN ESPAÑA QUE ESTÁ VENDIDO A LAS SUBVECIONES ESTATALES Y CHORICEA.

No hay comentarios: