Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

lunes, 2 de mayo de 2016

EL VOTO MÁS FIEL ES EL DEL PP

El aumento de la abstención apuntala la victoria del PP el 26-J


La encuesta de Metroscopia elaborada para EL PAÍS pronostica que acudirá a las urnas un 70% de los votantes, 3,2 puntos menos que en diciembre. El PP se mantiene como primera fuerza

Será una victoria por agotamiento. El largo y frustrante proceso de negociaciones y bloqueo político ha producido en el electorado una sensación de hartazgo que se traducirá el próximo 26-J en una menor participación. La encuesta de Metroscopia elaborada para EL PAÍS pronostica que acudirá a las urnas un 70% de los votantes, 3,2 puntos menos que en diciembre. El PP se mantiene como primera fuerza. El PSOE y Podemos retroceden. Solo dos partidos ven recompensada su actitud durante este tiempo, Ciudadanos e IU, que crecen en apoyos.
El multipartidismo no fue un fenómeno pasajero el pasado 20-D. Sigue siendo la opción preferida por los electores, como refleja la encuesta de Metroscopia.
El diablo, sin embargo, está en los detalles. El hastío generado tras largos meses de reuniones, ofertas, contraofertas, desplantes y fotos vacías de contenido apunta a que el próximo 26-J serán más los votantes que decidan quedarse en casa.
Una menor participación (hasta tres puntos menos), un electorado del PP que se mantiene fiel y no le castiga, la idea consolidada entre el total de los consultados de que Pedro Sánchez es el principal culpable de que no haya Gobierno, la erosión de la figura de Pablo Iglesias y el reforzamiento de la imagen pública de Albert Rivera y Alberto Garzón, todos esos factores sumados pueden provocar cambios significativos respecto a los resultados del 20-D.
El Partido Popular continúa siendo la fuerza más votada. Obtiene un apoyo del 29%, tres décimas más que en diciembre. Su electorado se mantiene fiel y predispuesto a respaldarle de nuevo. Un 84% de los que votaron al PP en diciembre dicen que repetirían hoy su voto.
Esa fidelidad es nueve puntos superior a la de los votantes del PSOE o de Ciudadanos, y 11 más que la de Podemos.

Esfuerzo sin recompensa

Pedro Sánchez no ha conseguido que sus votantes premien los esfuerzos desplegados durante este tiempo para construir una opción de Gobierno. Más bien parece que su opción inicial por establecer una alianza hermética con Ciudadanos, que cegó cualquier posibilidad de crecer por la izquierda o por la derecha, no ha sido entendida ni apreciada. Se mantiene como segunda fuerza más votada, pero con un 20,3% de los votos pierde casi dos puntos respecto a su resultado del 20-D.
Podemos sigue alejado del pretendido sorpasso a los socialistas, su pretensión de convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda. La encuesta le otorga unos apoyos del 18,1%, más de dos puntos por debajo de los que obtuvo en las pasadas elecciones. Uno de cada cinco electores que votaron a Pablo Iglesias entonces dice ahora que su intención es dar su voto a otra formación política (la mayoría de ellos a IU). Todo puede cambiar, sin embargo, si cuaja finalmente la voluntad de Podemos e Izquierda Unida de presentarse a las urnas en coalición.
Albert Rivera, a diferencia de Sánchez, sí ve premiados sus esfuerzos por impulsar un acuerdo de Gobierno. El pacto alcanzado con el PSOE ha servido para reforzar la idea de centralidad de Ciudadanos. Se aleja de su imagen anterior al 20-D, la de una marca blanca del PP, al haber demostrado su capacidad para entenderse con los dos flancos ideológicos. Se mantiene como tercera fuerza, pero con un respaldo del 16,9% sube tres puntos respecto a lo que obtuvo en diciembre.
Paradójicamente, quien se enfrenta ahora a un delicado dilema es el líder de IU, Alberto Garzón. Los electores premian su actitud durante los últimos meses y doblan el apoyo a estas siglas (de un 3,7% que les votó hace cuatro meses pasarían ahora a un 6,6%). Se refuerza la marca del partido justo cuando se plantea fundir sus esfuerzos con la formación de Iglesias.

Multipartidismo matizado

Si en las pasadas elecciones surgió un escenario con cuatro fuerzas principales a poca distancia entre ellas (el PP fue el partido más votado, alejado 6,7 y 8 puntos, respectivamente, del segundo y el tercero), el 26-J sugiere un nuevo modelo: un multipartidismo con un partido destacado.
La capacidad de resistencia del Partido Popular, junto a una menor participación, hace que su posición prevalente respecto al resto de fuerzas sea superior. Rajoy no crece en apoyo, pero mantiene un suelo que le hace fuerte, y que le sirve para reafirmar su convicción, expresada desde un principio, de que no hacer nada le daba ventaja.

El bloqueo pasa factura a todos los líderes

Ningún líder político sale ileso de este largo tiempo de bloqueo. Aunque en distinta medida, todos sufren un desgaste de su liderazgo entre el conjunto del electorado y, lo que es más significativo, entre los votantes de su propio partido.
El más valorado sigue siendo Albert Rivera, pero su saldo evaluativo (la diferencia entre los que le aprueban y los que le desaprueban) es de tres puntos positivos frente a los 17 del pasado octubre.
El resto tiene un saldo negativo. Entre ellos, el mejor parado es Alberto Garzón. Pedro Sánchez tiene un saldo de 37 puntos negativos. Rajoy e Iglesias, con 50 y 51 puntos negativos respectivamente, son los líderes peor valorados.
EL PP NO VE LA CORRUPCIÓN EN SUS FILAS ,TODO LES VALE

No hay comentarios: