Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

domingo, 17 de abril de 2016

17 MILLONES DE EUROS ANUALES POR RECADAR IMPUESTOS


El recaudador de Baleares, Gabriel María Alzamora
El secreto del recaudador de impuestos, por fin al descubierto: cobra 17 millones al año.
Secreto desvelado: más de 17 millones de euros. Ésta había sido hasta hoy, y durante décadas, la cifra mejor guardada del Govern balear, lo que factura a las arcas públicas Gabriel María Alzamora,recaudador vitalicio de impuestos de Baleares, por sus servicios de cobro de tributos propios, cedidos y municipales. Unos servicios a comisión, cobrando una media del 3% en recaudación voluntaria y hasta el 100% del recargo en caso de cobro vía ejecutiva. Los presta a través de su propia estructura empresarial, fusionada con la propia Agencia Tributaria de Baleares, Atib, creada en 2008. La cifra exacta facilitada por el Govern apunta a 17,214 millones de euros y responde, según explican, a lo facturado en 2015. «La cifra incluye todos sus servicios: con esa cantidad él debe pagar a sus empleados y mantener sus oficinas», especifican desde la Conselleria de Hacienda que dirige Catalina Cladera, primera consellera del ramo que hace público el dato.
Según las cifras del Ejecutivo, con sus servicios se recaudaron 663 millones de euros en tributos autonómicos cedidos y propios. A esta cifra habría que sumar lo que recauda para cada ayuntamiento [con los que firma convenios individuales], donde varían los porcentajes según impuesto, tasa o multa. En algunos ayuntamientos llega a quedarse hasta 38 euros por multa de tráfico que pasa por su sistema, la cobre o no.
Gabriel Alzamora, recaudador comisionista vitalicio de Baleares -desde 1988-, tiene una red de 26 oficinas en las Islas, donde aparece la placa de la Atib y un total de 199 empleados, desgranan desde Hacienda.
De este modo es el Govern del Pacte que dirige Francina Armengol el primero que levanta el velo sobre Alzamora. Durante los últimos seis años este diario ha denunciado en solitario el oscurantismo que rodea su figura. Fue nombrado en 1988 mediante un «concurso-oposición» y desde entonces ha ido sumando encargos de gestión: a día de hoy cobra todos los impuestos autonómicos y los de 50 municipios. En Mallorca, todos salvo Calvià -actualmente en pleno debate sobre si le cederá a Alzamora el cobro-, Sóller y Artà.
Los dos Governs anteriores, el Pacte de Antich y el popular de Bauzá, nunca dieron el total de su facturación, sólo facilitaron porcentajes. Ahora bien, durante el último año han aumentado las denuncias contra la falta de transparencia del cobro de impuestos. Una institucional: la Sindicatura de Cuentas -el ente público fiscalizador a posteriori de las cuentas isleñas-. Y otra política: Podemos, el socio externo del Govern.
La Sindicatura ha alertado en sus dos últimos informes de cuentas de 2012 y 2013 -publicados en 2014 y 2015- de la falta de transparencia. De forma consecutiva ha insistido en sus informes que ni se publica lo que cobra, «ni está justificada su contratación» y, en algunos casos, ni siquiera hay facturas de lo que se le paga.
Un aviso reiterado en el que los síndicos no ocultaron su sorpresa al percatarse de la falta de cifras: «La cuenta de resultados de la Atib no presenta ni los gastos en concepto de honorarios del recaudador por los servicios de recaudador de tributos prestados a otros entes que han suscrito convenios de recaudación y tampoco los ingresos de la Atib derivados de la prestación de los servicios de recaudación a estos entes», señala el último informe.
La Sindicatura entró al detalle y analizó 18 expedientes de la Atib. «No constan justificadas en los expedientes las razones de economía, eficacia y eficiencia que hacen aconsejable la utilización de la figura del encargo de los servicios complementarios encargados al recaudador de zona, en lugar de la normas generales previstas en la Ley de Contratos del Sector Público», concluyó. Alertaba con ello de la situación vitalicia, y sin concurso, con la que trabaja el recaudador. En España sólo existe una figura similar en Galicia.
Los síndicos inciden en que faltaban facturas «por los honorarios que percibe el recaudador» en varios de los expedientes analizados. El informe del ente destacaba que en 2013 el recaudador había recibido al menos 740.000 euros sólo por recargos de impuestos del Govern, pero que esa cifra no se había contabilizado de forma correcta:«La Atib no registra en el subconcepto gastos de recaudación el importe correspondiente a los honorarios por la participación del recaudador en los recargos de constreñimientos liquidados en término ejecutivo», se incidió. En cualquier caso, tampoco manejaron la cifra global ahora facilitada.
Podemos, por su parte, denunció el pasado mes de noviembre en sede parlamentaria el «anacronismo» del recaudador. La diputada Marta Maicas reprochó al Govern que se realizara el cobro a comisión de forma vitalicia «como en las cuentas de la Edad Media». La consellera de Hacienda,Catalina Cladera, explicó en aquella sesión que la situación laboral del recaudador respondía «no a un concurso», sino a una figura similar «a un registrador». Reconoció que la Sindicatura había «visto unas deficiencias» y aseguró que desde el Govern trabajaban para «corregir» y se comprometió a «revisar» la situación y a trabajar por la «transparencia».
En aras de la misma, y tras los avisos de la Sindicatura y el rifirrafe con Podemos, el Govern ha respondido así a la histórica petición de este diario de facilitar el millonario coste anual del recaudador.
SOBRAN COMENTARIOS LA NOTICIA LO DICE TODO

No hay comentarios: