Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

lunes, 15 de febrero de 2016

UN PACTO PARA UNAS NUEVAS ELECCIONES

Pablo Iglesias (c), acompañado por Nacho Álvarez y la diputada Carolina Bescansa, durante la presentación.

Iglesias quiere el referéndum catalán en la primera parte de la legislatura


Podemos reclama la vicepresidencia y el control del CIS, el CNI y el BOE.

 
La contraoferta que la dirección de Podemos ha enviado en la mañana de este lunes al PSOE para negociar un Gobierno de coalición propone "correcciones urgentes" a la estructura del Estado y define con precisión las funciones que debería asumir Pablo Iglesias como vicepresidente, entre las que figuran el control del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y el Boletín Oficial del Estado (BOE). También fija los objetivos del Ministerio de Plurinacionalidad, que tendría la prioridad de resolver el encaje de Cataluña y tendría el cometido de "impulsar el proceso de referéndum en Cataluña como objetivo en la primera etapa de Gobierno y cualesquiera otros procesos de consulta y referéndum en aquellas naciones que lo hayan planteado con especial intensidad". 
"En estos momentos", razona el texto, presentado en el Congreso de los Diputados por Iglesias —acompañado de Carolina Bescansa y de Nacho Álvarez—, "es imprescindible la convocatoria de un referéndum con garantías en Cataluña que permita a sus ciudadanos y ciudadanas ejercer el derecho a decidir sobre su futuro político. No se trata solo de la única salida capaz de desbloquear una situación que se ha caracterizado por la negación del debate político y de la búsqueda de soluciones más allá del bloqueo institucional, sino que es, además, la opción que genera un amplio consenso entre la ciudadanía de Cataluña, con independencia de su posición acerca de la relación entre Cataluña y España, y que permite asimismo un debate real sobre las distintas opciones desde un espacio de consenso".

Iglesias pide la abstención de Ciudadanos

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias,  ha rechazado sin ningún tipo de matiz negociar con Ciudadanos un Gobierno de coalición con el PSOE, IU y Compromís. De hecho, sigue apremiando al líder de los socialistas, Pedro Sánchez, para que abandone los contactos con el equipo negociador de Albert Rivera y se decante por Podemos. 
Pero Iglesias no descarta del todo el diálogo con la formación de origen catalán, ya que quiere pedirles la abstención, al igual que a DL, ERC y el PNV, en la sesión de investidura de Sánchez. Por esta razón ha enviado a Rivera su documento de propuestas -también lo quiere hablar con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy- para tratar de convencerle. 
El documento resalta como esenciales esos cambios de estructura del Estado y del Gobierno. El Ejecutivo que plantea Podemos tendría 15 ministerios, entre los que figuran Igualdad y Medio Ambiente que también propone el PSOE, una Presidencia, ocupada por Pedro Sánchez, y una Vicepresidencia, de la que se encargaría Iglesias. "En sí mismo", explica el texto, "un Gobier­no de coalición con Pedro Sánchez en la Presidencia y Pablo Iglesias en la Vicepresidencia supone un mecanismo de check and balance, control y contrapeso, es decir, una garantía de que en nuestro país se acabaron los rodillos y los gobiernos que no rinden cuentas". 
Podemos plantea asumir responsabilidades estratégicas en el Ejecutivo, aunque Iglesias ha asegurado en su comparecencia que no toca hablar de sillones. "El Gobierno del cambio", señala el texto, "implementará cambios relativos a la estructura ministerial del Gobierno, la alta administración del Estado, la creación del Ministerio de Plurinacionalidad, Administraciones Públicas y Municipalismo y la democratización de las responsabilidades estratégicas en la estructura del Estado".

Economía

El informe desarrolla también un programa económico y una batería de propuestas contra la corrupción y explica que la intención del partido es la de presentárselo, en primer lugar, a las formaciones con las que aspira a formar Gobierno; "en segundo lugar, a las formaciones a las que solicitaremos apoyo para la investidura (Ciudadanos, ERC, DiL, PNV y el resto de formaciones con representación parlamentaria) y, en tercer lugar, al PP, un partido del que no esperamos ninguna colaboración parlamentaria pero al que —en tanto fuerza que aspira a liderar la oposición— queremos, por responsa­bilidad y cortesía, dar cuenta de nuestro proyecto de Gobierno".
La declaración de intenciones de la propuesta, de unas 100 páginas, queda clara desde el principio y refleja algunos de los ejes del documento: cuestión territorial, agenda social, segunda Transición. "Este Gobierno debe priorizar el rescate de las personas que se encuentran en las peo­res condiciones, la creación de un empleo digno y con derechos y la reversión de los recortes en los servicios públicos que se han llevado a cabo durante los últimos años. Igualmente, debe ser un Gobierno comprometido con la regeneración democrática que nuestro país precisa, para acabar con la corrupción y el nepotismo. Además, el Gobierno del cambio debe impulsar una segunda Transición, capaz de estar a la altura de los de­safíos que, en este momento histórico, tiene nuestro país en el ámbito social, institucio­nal y territorial. En definitiva, el Gobierno del cambio debe ser un gobierno que asuma el reto de profundizar nuestra democracia", señala el documento, que ve necesario "un cambio importante en la política presupuestaria y fiscal".
Pero para acometer esos cambios Podemos plantea "correcciones urgentes" a la organización del Estado. "La puesta en marcha de un gobierno capaz de acometer el programa de cambio que mandaron las urnas el 20-D necesita llevar a cabo una serie de correcciones urgentes a la estructura del Estado para mejorar su eficacia, democratizar su funcionamiento, incrementar su transparencia y ampliar la capacidad del aparato estatal con objeto de hacer frente a los graves problemas que padece el país", afirma el informe, en el que han trabajado entre otros el general Julio Rodríguez, los jueces Juan Pedro Yllanes y Victoria Rosell o el economista Nacho Álvarez.

Vicepresidencia

"Basada en ese mismo espíritu constitucional", se lee en el documento, "nuestra propuesta de Vicepresidencia apuesta por situar como prioridad en la agenda política del futuro Gobierno del cambio y del progreso las necesidades sociales como eje central de una nueva forma de pen­sar y hacer política".  "El Gobierno del cambio tiene que convertir la Vicepresidencia de nuestro país", prosigue, "en una institución que la ciudadanía perciba como propia y, por consiguiente, se presenta el diseño de una Vicepresidencia que tiene como fundamentación ética una idea de la po­lítica como servicio público y derecho ciudadano". Sus funciones serán "garantizar los derechos sociales de la ciudadanía; luchar intensa y decididamente contra la corrupción con todos los mecanismos del Estado de derecho; regenerar las instituciones y democratizar las estructuras del Estado". De ella dependerá el CIS, el CNI y el BOE.

Ministerio de Plurinacionalidad

Este organismo se justifica, según Podemos, "porque el primer déficit democrático que debemos abordar está conectado con la cuestión de la cohesión territorial y la búsqueda de un nuevo encaje para todas las naciones, comunidades políticas y territorios, si así lo deciden". "Es un proceso que debe partir del reconocimiento previo y específico de las diversas realidades nacionales. La apuesta por desarrollar un Estado plurinacional, donde todas las comunidades nacionales pue­dan desarrollarse en un marco libre de imposiciones, igualitario y cooperativo, es una obligación con nuestra propia identidad como país".  Uno de sus primeros objetivos será impulsar un referéndum en Cataluña: "Impulsar el proceso de referéndum en Cataluña como objetivo en la primera etapa de Gobierno y cualesquiera otros procesos de consulta y referéndum en aquellas naciones que lo hayan planteado con especial intensidad".

PABLO IGLESIAS ESTÁ PENSANDO EN OTRAS ELECCIONES Y YA ESTÁ EN CAMPAÑA.