Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

sábado, 31 de octubre de 2015

ACABAREMOS CON LA VIDA EN LA TIERRA

Piscina descubierta en un edificio el distrito financiero de Singapur, donde las autoridades han alertado de la contaminación que causan los incendios provocados en el vecino Indonesia.

Las emisiones de gases de efecto invernadero seguirán creciendo

La ONU calcula que en 2030 se incrementarán un 45% con respecto a 1990

Sin embargo, las emisiones per cápita en todo el mundo caerán un 9%.

Los esfuerzos de los Gobiernos del mundo para mitigar el calentamiento global son insuficientes, ha resaltado este viernes la ONU, que ha difundido una evaluación de los compromisos voluntarios que 147 países han presentado para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre 2020 y 2030. Sin embargo, estas habrán crecido un 45% dentro de 15 años, según el organismo. Sin un mayor esfuerzo, no se podrá cumplir la meta fijada en la lucha contra el cambio climático: que a final de siglo la temperatura media haya subido menos de dos grados.
La mala noticia es que las emisiones —de CO2, principalmente— seguirán creciendo. Si se toma como punto de referencia 1990, el aumento será de media del 41% en 2025 y del 45% en 2030. Esta es una de las conclusiones del informe difundido por Christiana Figueres, responsable de cambio climático de la ONU, que analiza los compromisos que 147 Estados (en la ONU hay 195) han presentado antes de la cumbre que se celebrará en París dentro de un mes. Ahí está previsto que se cierre un pacto mundial que sustituya al de Kioto, donde la mitigación es uno de los puntos importantes.
Una de las "buenas noticias", ha resaltado Figueres, es precisamente que hay unos 150 Estados comprometidos, lo que supone que casi el 90% de las emisiones de todo el mundo están dentro de planes de control, cuatro veces más que con Kioto. En el mapa es ya mucho más fácil detectar a los que faltan por comprometerse. En esa lista están grandes productores de combustibles fósiles, como Arabia Saudí, Qatar o Venezuela.
Que las emisiones vayan a crecer es consecuencia, en una parte importante, del plan contra el cambio climático de China, que es ya el primer emisor de CO2 del mundo. Esta potencia prevé alcanzar su pico de emisiones en 2030; luego empezarán a caer.

Aumento de temperatura

Las grandes potencias occidentales sí contemplan reducciones en los próximos 15 años. EE UU, un 28% menos en 2025 respecto a 2005. Europa, un 40% en 2050 respecto a 1990. Pero estas economías, durante décadas, han expulsado sin control CO2 a la atmósfera, lo que ha desencadenado un cambio climático que ya no se puede revertir. Solo se puede intentar controlar el aumento de la temperatura media. El objetivo es que crezca menos de dos grados en 2100. Pero, si no se incrementan los esfuerzos, Figueres ha recordado que el aumento será de 2,7 grados. Otras organizaciones calculan incluso entre tres y cuatro grados más. Figueres, además, confía en que los países han sido conservadores en sus previsiones. Vaticina que se habrán superado cuando se llegue a 2030. En el acuerdo que se cerrará en París se espera que se introduzcan mecanismos para revisar al alza los compromisos cada cinco años.
Pese al aumento global de las emisiones, la ONU apunta a una reducción de los gases de efecto invernadero per cápita del 9% en 2030 respecto a los niveles de 1990. Naciones Unidas habla de "un punto de inflexión" y destaca que el incremento de emisiones se desacelera. Entre 1990 y 2010, crecieron un 24%. Entre 2010 y 2030, estará entre el 11% y el 22%.
El 30 de noviembre arranca en París la cumbre mundial del clima. Estos compromisos de reducción de emisiones forman parte del proceso para cerrar el nuevo protocolo, que sustituirá al de Kioto. Dentro de ese acuerdo se deberán introducir también mecanismos de control y transparencia.
COMENTARIO:
Es muy triste ver que los recursos renovables y no renovables de la tierra se estén dilapidando sin ninguna consciencia conservacionista. Se piensa que los elementos de la tierra son inagotables. Pero, qué equivocados están quienes así piensan. El planeta ha entrado en una crisis global. Solo cuando hay destrucción por los elementos naturales que están desequilibrados, cobra más fuerza la evidente realidad: el hombre está destruyendo el planeta inexorablemente. Ríos secos, nevados sin hielo, derretimiento de los polos, atmosfera sin protección, contaminación ambiental en todos los ámbitos, deterioran nuestro planeta diariamente. Lo peor de todo, es que no hay un compromiso por parte de individuos y las naciones de tomar medidas drásticas para frenar esta imparable tendencia. El único libro que habla de la realidad y la solución a todo este caos es la Biblia. Lea por favor, Apocalipsis 11:18. Pronto Dios establecerá un paraíso en la tierra donde sus moradores respetaran y amarán a Dios y su prójimo cuidando la tierra como su hogar eterno. Salmos 37:10-11,29

No hay comentarios: