Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 18 de julio de 2014

EL EJÉRCITO AMORDAZA A SU TROPA

Luis Gonzalo Segura posa con su novela en la Feria del Libro de Madrid

Arrestado el teniente autor de una novela sobre los abusos en el Ejército

Luis Gonzalo Segura ingresa en un centro disciplinario para cumplir dos meses de arresto

El teniente Luis Gonzalo Segura de Oro-Pulido, autor del libro Un paso al frente, una obra de ficción en la que novela presuntas corruptelas y abusos de poder en el Ejército y de la que se han vendido más de 10.000 ejemplares, ya está a la sombra. El teniente ha sido arrestado esta mañana inmediatamente después de que se le comunicase el resultado de un expediente disciplinario en el que se le castiga con dos meses de arresto y pérdida de destino por dos faltas graves. Segura ha sido conducido al centro disciplinario del Ejército de Tierra en base San Pedro (Colmenar Viejo), para cumplir la sanción de privación de libertad.
La sanción no está relacionada con el contenido de su novela –por el que se le ha abierto otro expediente gubernativo que puede concluir con su expulsión de las Fuerzas Armadas—sino con las declaraciones realizadas en distintas entrevistas con motivo de la presentación de su libro.
El expediente incluye una recopilación de frases atribuidas al teniente y publicadas en varios medios digitales, en las que se afirma, por ejemplo, que “el acoso laboral en el Ejército es una herramienta del mando, no un delito”, que en los cuarteles se dan “comportamientos seudomafiosos”, que “la justicia militar no es nada independiente” o que “con dinero público se pagan privilegios, clubes militares para que los oficiales jueguen al golf, hagan equitación o tengan piscina climatizada”.
El jefe del Ejército le impone las máximas sanciones previstas para dos faltas disciplinarias graves
La defensa del teniente alega que las frases por las que se le castiga han sido sacadas de contexto
El jefe del Estado Mayor del Ejército, general Jaime Domínguez Buj, que firma la sanción, considera que estas declaraciones incurren en dos tipos disciplinarios: “hacer manifestaciones contrarias a la disciplina […] realizarlas a través de los medios de comunicación social” y “emitir expresiones contrarias, [realizar] actos irrespetuosos o adoptar actitud de menosprecio contra […] mandos y autoridades militares”. Y le impone además la máxima sanción prevista para cada una de dichas faltas, castigadas con hasta dos meses de arresto y pérdida de destino.
En su escrito de alegaciones, el teniente adujo que estas frases habían sido sacadas de contexto y que en ningún caso pretendía menoscabar la disciplina, menospreciar a los mandos o perjudicar al Ejército, sino difundir su novela y plantear una reflexión sobre la situación de las Fuerzas Armadas, por lo que solicitó el archivo del expediente.
Se da la circunstancia de que el teniente no llegó a declarar en el expediente, ya que no reconocía la competencia del general que lo abrió. Su actual defensa, el despacho de abogados Aestimatio, ha anunciado que presentará recurso de alzada ante el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y pedirá que se suspenda la ejecución del arresto.
COMENTARIO:
Cuando a Franco, no había libertad de expresión. Hoy gracias a que estamos en una democracia... pues tampoco.Denuncias irregularidades o ilegalidades y te meten a la cárcel. Eso sí, los corruptos ascienden y ascienden... Lo llaman democracia y no lo es...