Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

sábado, 24 de mayo de 2014

VOLVEMOS A LOS CAMPOS DE ALGODÓN

 
Una mujer pasa por delante de los paneles informativos de la Bolsa de México.

México ‘conquista’ España

Las grandes fortunas mexicanas se han lanzado a la compra de activos españoles.

Los grandes patrimonios mexicanos han multiplicado sus inversiones en España en los últimos años. La larga crisis que sufre Europa, mucho más severa en los países de la periferia, ha puesto a tiro de estas chequeras un amplio abanico de activos. Compran a buen precio y además logran diversificar sus carteras. Para muchas de estas fortunas supone también el regreso a la tierra de sus antepasados. El aterrizaje esta semana de dos empresarios mexicanos en Liberbank —Ernesto Tinajero y Gustavo Tomé tendrán el 9% de las acciones— es la inversión más reciente protagonizada por el capital de este país, aunque, como aseguran los expertos, no será la última.
“Hay una combinación de varios factores para explicar tendencia”, según el consejero delegado de un banco privado español que viaja cada tres meses a Latinoamérica para asesorar a sus clientes. “En primer lugar, la riqueza de los altos patrimonios mexicanos ha aumentado en los últimos años y tienen la necesidad de buscar alternativas porque su país no deja de ser una economía emergente sujeta a vaivenes. Además, ven en España una buena oportunidad no solo por los precios, sino porque para ellos supone la puerta de entrada a futuros negocios en Europa. Mientras que para los ricos brasileños el trampolín europeo es Portugal, España lo es en el caso de los mexicanos. También cuenta el efecto llamada. El dinero llama al dinero, este colectivo de millonarios es muy reducido y se conocen todos”, añade.
Aparte del sector financiero, los inversores mexicanos han realizado movimientos de calado en compañías de corte más industrial
Un sector que ha concentrado un buen número de operaciones es el financiero. Los bancos españoles han recibido como agua de mayo las inyecciones de capital de inversores mexicanos que hay suscrito cuantiosas ampliaciones de capital. Además de la inyección de efectivo en Liberbank, está la compra del 5% del capital del Banco Sabadell por parte de David Martínez, un importante inversor mexicano afincado de EE UU, o el acuerdo entre el Banco Popular y un grupo de inversores mexicanos liderados con la familia Del Valle que tienen el 6% de los títulos.
“Algunas inversiones se han hecho a muy buenos precios, y otras a unos múltiplos más elevados. Hay que tener en cuenta que estos inversores tienen un concepto del binomio rentabilidad-riesgo más agresivo que los grandes patrimonios españoles”, comenta desde un banco de inversión que ha protagonizado alguna de estas operaciones.
Aparte del sector financiero, los inversores mexicanos han realizado movimientos de calado en compañías españolas de corte más industrial, bien cotizadas, familiares o en manos del capital riesgo. Esta semana, por ejemplo, el Grupo Sigma, junto con su socio chino Shuanghui, recibían el visto bueno de la CNMV para lanzar una opa sobre la totalidad de Campofrío. Además, el pasado verano el grupo mexicano ADO adquiría la compañía de autobuses Avanza por cerca de 800 millones de euros. Algo más lejana en el tiempo (2011), aunque también realizada en plena crisis, fue la compra por parte de Bimbo México de la marca Bimbo en España a Sara Lee por algo más de 100 millones de euros.
Los activos inmobiliarios españoles han despertado el apetito de los grandes inversores internacionales y algunas de las transacciones han sido protagonizadas por capital mexicano. Destaca la reciente compra de la sede de IBM en Madrid por los antiguos propietarios del grupo cervecero Modelo por más de 100 millones.
Credit Suisse cifra en 186.000 el número de millonarios mexicanos en 2013 y calcula aumentará un 47% en 2018 
México es un país con desequilibrios en el reparto de la riqueza —encabeza con Chile la lista de desigualdad de países de la OCDE— y las fortunas locales se han visto beneficiadas por el crecimiento económico, con altibajos pero mayor al europeo, por la recuperación del vecino del Norte, por la subida del precio de las materias primas y por la llegada de capital extranjero atraído por unos costes laborales que se han igualado en muchos sectores a los de China.
El resultado de la combinación de todos estos factores se puede observar en el último Informe de riqueza mundial de Credit Suisse. Los expertos del banco suizo cifran en 186.000 el número de millonarios mexicanos en 2013 y calculan que este privilegiado club aumentará un 47% en 2018 hasta alcanzar los 273.000 integrantes. Este aumento de la riqueza en el país norteamericano también se observa en la última edición del ranking que elabora la revista Forbes con las personas más ricas del mundo. Hay 12 mexicanos entre las 1.000 primeras fortunas del planeta. Carlos Slim, con una fortuna estimada en cerca de 50.000 millones de euros es el segundo hombre más rico del mundo. Slim entró en el capital de PRISA, grupo editor de EL PAÍS, en 2011 a través de su inmobiliaria Carso y tiene el 1,98% del capital.
El interés del dinero mexicano por los activos españoles también se ha vivido en la Bolsa de ese país. OHL y Banco Santander han captado importantes sumas de dinero gracias a la venta parcial de sus filiales allí. OHL logró 400 millones con la colocación de su negocio de concesiones en México en junio de 2013, mientras un año antes el Santander recaudó más de 2.700 millones con la venta del 25% de su filial.
COMENTARO:
Pero si tenemos casi los mismos vicios! Lo que mas me llama la atención de las discusiones en estos foros es que unos y otros se empeñan en mostrar las diferencias entre mexicanos y españoles (o argentinos y posiblemente cubanos) cuando las dos sociedades son tan parecidas que da miedo: serviles, siempre acostumbrados a servir a un rey, tlatoani, dictador, partido, director ó gerentillo; oportunistas, a pillar de los que pillan; mas clasistas que racistas, pero sobre todo abusivos con los más débiles; violentos, conquistadores conquistados...Cuando uno hace una inversión espera una rentabilidad mínima, pero en el caso de los hispanos (como les jode a algunos que los gringos los agrupen con el resto, pero es que es así, son lo mismo) siempre hay algo mas básico, buscan beneficios inmediatos para fardar, no rentabilidades para perdurar y ahí estamos, subdesarrollados moralmente, todos. Yo el primero para que no se sienta insultada ni la marquesa de fincas quisiera ni el presidente municipal de charangueo.

No hay comentarios: