Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

martes, 27 de mayo de 2014

PENSIONES CONGELADAS, CAJA SAQUEADA

El gasto en pensiones crece a su ritmo más bajo en tres décadas con un 3,2%

La nómina de la pensión se sitúa en 7.982 millones en mayo tras la reforma del sistema

Tanto el desembolso total como el número de beneficiarios toca máximos históricos.

El gasto en pensiones crece menos de lo que lo había hecho nunca. El mes pasado la Seguridad Social pagó por las pensiones contributivas 7.982 millones, un 3,2% más que en mayo de 2013. En las series históricas que arranca en 1981 este es el avance más bajo no se observa.
El gasto en pensiones ha frenado su ascenso desde que comenzó el año. En 2013 el aumento medio de la nómina mensual que tiene que afrontar la Seguridad Social fue del 4,8%. Con la entrada en vigor de la última reforma de pensiones llegó el frenazo. En ella se desvincula la actualización anual de la marcha de los precios y la liga a la saluda de las cuentas de la Seguridad Social. Para ello, se ha creado una fórmula matemática que tiene en cuenta la evolución de los ingresos y los gastos del sistema, aunque establece dos límites. Para evitar que en las épocas buenas el gasto se desboque fija un tope máximo de subida anual, el IPC más el 0,5%; para impedir caídas de pensiones el límite es el 0,25%.
Esta fórmula no se aplicó todavía a las pensiones de 2014 porque, según el Ejecutivo, la reforma no estaba lista para el momento en que se establecen las prestaciones (los presupuestos generales). Sin embargo, el Gobierno se atuvo a lo previsto en la reforma y fijó un incremento del 0,25%. Dada la mala salud financiera de la Seguridad Social, es probable que la nueva fórmula de actualización y sus límites hubiera arrojado el mismo resultado. 
Este ligero incremento es el que explica, principalmente, el escalón hacia abajo que se aprecia entre diciembre de 2013 y enero de 2014. Hay otros, como las restricciones a las jubilaciones anticipada y parcial que se aprobaron en marzo del año pasado, pero no tienen la misma trascendencia. 
Según los datos del departamento que dirige Fátima Báñez, la pensión media de jubilación alcanzó a principios de mayo los 998,36 euros mensuales, lo que supone un 2% más respecto al mismo mes de 2013. La pensión media, que comprende las distintas clases (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), se situó en las mismas fechas en 870,07 euros mensuales, un 1,7% más.
Por su parte, el número de pensiones contributivas de la Seguridad Social alcanzó la cifra de 9.174.382 el presente mes de mayo, la más alta hasta la fecha, con un crecimiento del 1,5% sobre igual mes de 2013. Este factor, que está vinculado con el envejecimiento de la población, es precisamente el que ha llevado al Gobierno español a reformar el sistema, tal y como también han hecho sus vecinos de Francia, Portugal y, con anterioridad, Italia. Fruto de ello, también toca récords de toda la serie histórica el desembolso en prestaciones.
Así, mientras el número de personas con derecho a una pensión no paran de aumentar, el volumen de trabajadores que nutren al sistema pagando las afiliaciones a la Seguridad Social sigue a la baja. Aunque el Gobierno espera que la destrucción de empleo haya tocado suelo en este primer trimestre. A la espera de la tan cacareada recuperación, la relación entre el número de ocupados frente al de pensionistas ha vuelto a caer de dos trabajadores por cada beneficiario de una prestación, según los últimos datos del Ministerio y correspondientes a abril.
COMENTARIO:
Puede que la tan cacareada recuperación llegue algún día a elevar el número de ocupados, pero sus aportaciones a la seguridad social serán tan miserables como los salarios que reciban, con lo que el futuro de las pensiones no es precisamente muy halagüeño. El tremendo paro existente bajará estadísticamente a causa de aquéllos que, "hartos ya de estar hartos", ni se molestarán en inscribirse en el INEM; los que abandonen el país (otrora llamado España) por volver al suyo de origen, y los españoles que se vean forzados a emigrar (normalmente, jóvenes y bien formados); y, por qué no, por los que encuentren aquí uno de esos trabajos de salario miserable y horario sin límites, que es lo que empieza a haber. O sea, que el gobierno alardeará de la recuperación y se verá obligado a rebajar las pensiones para sostener la tan careada recuperación económica. Eso sí, ellos (los políticos) verán mejorados sus propios ingresos económicos, que bien merecido lo tendrán, después de tanto esfuerzo por servir no a la ciudadanía (¡a la que todavía no le toca!), sino a los mercados y poderes económico-financieros.

No hay comentarios: