Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

lunes, 26 de mayo de 2014

ASI QUEDA REPRESENTADO EL PARLAMENTO EUROPEO

Resultados de las elecciones en España
 
Partidos emergentes como Podemos dan la campanada y provocan la caída de las dos principales formaciones, que acusan una campaña ramplona de ideas y escorada hacia el rifirrafe doméstico. El PP baja ocho diputados, hasta 16 y el PSOE cae nueve escaños (14) en la Eurocámara. 5,3 millones de españoles dejan de confiar en la propuesta bipolar para Bruselas.
Ni las encuestas más agoreras para PP y PSOE apuntaban tal descalabro del bipartidismo en España durante la jornada electoral de este 25 de mayo. El castigo final para PP y PSOE ha sido todavía más abultado del que pronosticaban los sondeos publicados durante la campaña: la primera lectura que se extrae de esta séptima vez que los españoles tenían la oportunidad de votar en unas elecciones europeas es que el PP de Mariano Rajoy y Miguel Arias Cañete ha salido ganador, si bien también se ha dejado casi 16 puntos porcentuales en el camino y ocho escaños respecto a 2009 (baja de 24 a 16). Aventaja, empero, en tres puntos al PSOE de una Elena Valenciano que acaba por completar el hundimiento de sus siglas en el abismo y pierde nueve eurodiputados en relación a los comicios de un lustro atrás. Suspenden el examen las dos principales formaciones, que tras una campaña ramplona de ideas y escorada hacia el rifirrafe doméstico pasan de aglutinar el 80% de los votos (en las elecciones de 2009) a un exiguo 49,07% en 2014. O, más llamativo si cabe, de más de 12,8 millones de ciudadanos secundando sus propuestas para Europa a 7,5 millones.

La democracia, a «dieta» parcial en España

Era la séptima oportunidad que los españoles tenían de votar en unas elecciones europeas. Este domingo 25 de mayo se estrenaban unos 900.000 ciudadadanos, que acababan de cumplir los 18 años, de los más de 34 millones con derecho al sufragio para estos comicios, que no se repetirán hasta dentro de otros cinco años. Y aunque la tónica general de esta jornada electoral en España ha sido la escasa movilización, de un 45,86%, lo cierto es que la acción en varias Comunidades, como Cataluña, País Vasco y Navarra, ha terminado por elevar la balanza respecto a 2009, cuando la abstención fue del 55,1% y también respecto de 2004 (con una participación del 45,14%). El alarde secesionista en la primera de las autonomías, donde se ha movilizado un 10 por ciento más de la población, ha levantado la participación en el conjunto de nuestro país, que ha sido mayor a la esperada, nueve décimas por encima del porcentaje de un lustro atrás: el 44,9%.

Con todo, lo que se ha detectado en la mayoría de los casi 50.000 colegios electorales dispersos por España es que Europa no ha sido capaz de movilizar en gran medida a nuestro país, porque salvo las regiones citadas se ha arrastrado el lastre de la notable abstención electoral. En esta fiesta de la democracia, han participado algo más de cuatro de cada diez habitantes, lo que significa que se ha puesto (aunque sea parcialmente) a dieta, al decir de Esteban González Pons, número dos de la lista popular, quien ha declarado en esta jornada que «si no se va a votar, la democracia adelgaza». Si en España es la tercera vez de las siete con menor motivación a la hora de ir a las urnas y depositar la papeleta, en el conjunto de Europa ha crecido la movilización por primera vez en dos décadas.

No hay comentarios: