Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

lunes, 28 de octubre de 2013

EL BCE SUEÑA, LO QUE PIDE ES UNA UTOPÍA

 El gobernador del Banco de España, Luis María Linde (dcha), junto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (Efe)
 
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde (dcha), junto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El BdE condiciona la recuperación económica a la “estabilidad política”
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, no quiso quedarse al margen del desafío soberanista lanzado por la Generalitat de Cataluña de Artur Mas. Durante la celebración del XVI Congreso Nacional de la Empresa Familiar que arrancó hoy en Jerez, Linde midió sus palabras para asegurar que la economía española está comenzando la recuperación, pero consideró fundamental “la estabilidad política y jurídica” para que llegue a buen término. “Los riesgos no están sólo en el ámbito de la economía”, dejó claro para buen entendedor.
El gobernador también se refirió a la situación de los bancos y cuantificó que, desde mayo de 2009, en cuatro años, “el importe de las ayudas públicas a entidades financieras ha ascendido a 61.300 millones”, 39.000 de ellos fruto de los acuerdos alcanzados con las autoridades europeas en julio de 2012. Todo con un fin, preservar los depósitos. “Son los únicos pasivos que no han sufrido pérdida alguna en todo el proceso. Este es un punto crucial porque no todos lo entienden bien siempre”, hizo hincapié.
“Es una cantidad importante, pero es lo que es, un 6% del PIB. Estamos muy por debajo de otras crisis bancarias”. De hecho, destacó el esfuerzo de recapitalización de la banca, que en estos años ha hecho provisiones por 250.000 millones de euros. “No estamos muy lejos de la crisis de otros países occidentales, pero cuando se desató nuestro crisis ya estábamos en una situación fiscal muy difícil”, explicó. Y no anticipó sorpresas importantes para la banca española en los próximos test de estrés, que superarán con solvencia.
¿Volverá el crédito? Para que vuelva a fluir, dos son los requisitos: un repunte del crecimiento económico y que los bancos terminen su saneamiento, apuntaló. “A partir de mayo, los datos apuntan a una contracción menos intensa del crédito a empresas”, remató el economista, que expuso cómo entre mayo y junio pasado las tensiones en el área euro estuvieron a punto de romper la divisa.
Creación de empleo
También alumbró Linde buenas noticias para el empleo, al apuntar que éste puede empezar a crearse con menores tasas de crecimiento de las que necesitaba la economía española en el pasado, tradicionalmente en torno al 2,5%. Ministros como el de Industria, José Manuel Soria, han asegurado en el pasado que podrían crearse puestos de trabajo con crecimientos de la economía que ronden el 1%. “El umbral puede haberse rebajado, y puede haber corrección del desempleo con tasas de crecimiento moderados”, dijo Linde, que habló de la crisis en  pasado.
En esta línea, consideró muy importante el papel jugado por la moderación salarial y lamentó la excesiva dependencia que la economía ha tenido del sector de la construcción, lo que ha supuesto “un elemento de vulnerabilidad”. Por ello, uno de los retos es saber qué sectores tomaran el relevo. Y destacó el mejor comportamiento en los últimos mees de la industria y los servicios.
En todo caso, el gobernador también dejó claro que los desequilibrios están lejos de solucionarse. “Tenemos un  problema con la deuda pública –dijo-. La relación entre deuda pública y PIB ha subido 60 puntos en seis años. Ha habido un hundimiento de los ingresos, de la construcción…”. Admitió que el Banco de España podía no haberlo hecho todo bien durante la crisis, pero dejó en el aire una pregunta: “¿Quién ha hecho todo bien en esta crisis?”. Y remató: “Las responsabilidades están muy repartidas”.