Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

viernes, 30 de diciembre de 2011

DE LA PESETA AL EURO-NUESTRA RUINA



La cesta de la compra es el 48% más cara con el euro, pero el salario sólo el 14% más alto.                                   

Cuando entramos en Europa todos pensábmos que nuestro nivel de vida iba a subir y no lo hizo sino que nos empobrecimos más seguimos cobrando las mismas pesetas transformadas en unos pocos euros y el periódico pasó a costar el euro, lo que antes eran 100 pts ahora costaba 166 pts y el café de 80 o 90 pts a 1 euro y todo asi; nos subió al vida un 66% casi de golpe,en una palabra somos más pobres y aún lo seremos más pienso sinceramene que los ciudadanos hemos cambiado las orejas por el rabo lo que si parecen que  mejoraron son los grandes empresarios y monoplios,los demás paganinis.

La moneda europea eleva los precios el 31,6%, según la OCU - El combustible cuesta el 82% más que hace una década.
El euro ha disparado los precios, mientras que los salarios han subido mucho menos. Un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha certificado una impresión generalizada entre los consumidores, pero que no se había trasladado a cifras. Según el estudio, desde que el euro sustituyó a la peseta hace diez años, los salarios se han incrementado casi un 14%, mientras que la cesta de la compra lo ha hecho un 48% y el IPC, un 31,6%. La patata es el alimento que más se encareció en la última década, un 116%, y el pan, un 85%. Sólo la tecnología (televisiones, videocámaras, electrodomésticos...) es más barata.

La OCU explica en su informe que los precios subieron con el euro desde el mismo instante en que desapareció la peseta. Así, entre septiembre de 2001 y enero de 2002 se comprobó que, por ejemplo, el precio del pan subió el 24%; que los billetes de autobús y de metro se encarecieron un 6% en sólo cuatro meses, y las entradas al cine costaban una media del 9% más. Y es que, según la OCU, tras la comparativa realizada con los denominados «termómetros de precios» se comprobó que «ni los comercios ni las administraciones públicas cumplieron su promesa de convertir precios sin trampas».

Esto ocurrió al inicio de la introducción del euro, y los españoles, que tuvieron que rascarse mucho el bolsillo en poco tiempo, empezaron a renegar del euro pese a que «los García», la familia que protagonizaba la campaña de introducción de la nueva moneda, insistía en los medios de comunicación con la frase «el euro es fenomenal».

Con el paso del tiempo, la situación no sólo no cambió, sino que se agudizó. Y ahora, cuando el euro cumple una década, la OCU ha comprobado que la alimentación es un 48 por ciento más cara, al pasar de 765.378 pesetas al año en 2001 (que son unos 4.600 euros de ahora) a 6.800 euros anuales, según el último estudio realizado por esta organización el pasado mes de abril.

La vivienda de nueva construcción subió el 66%, y hasta el 78% en el caso de los pisos de segunda mano. El precio del combustible se ha disparado, con un encarecimiento del 82%, arrastrando el de los autobuses, que ha subido casi el 50%.

Sin embargo, los salarios no han subido, ni de lejos, en la misma proporción. La OCU recoge los datos del Instituto Nacional de Estadística correspondientes a 2002, cuando el sueldo medio en España era de 19.802 euros brutos al año. En 2009 -última encuesta publicada- había subido a 22.511 euros brutos anuales, el 13,9% más. Otro dato que revela la OCU es que el IPC subió entre 2002 y 2011 el 31,6%. Es decir, que en realidad no hay correspondencia con la subida salarial, porque entonces el sueldo medio estaría en 3.600 euros brutos al año.







No hay comentarios: