Páginas vistas en total

Follow by Email

EL VIDEO.

Loading...

martes, 27 de diciembre de 2011

DE HERENCIA HISTÓRICA A HISTÉRICA

Cola en la embajada española en Buenos Aires. | Efe
Cola en la embajada española de Buenos Aires.

DE MEMORIA HISTORICA A HISTERICA.
Esta ley promulgada por el gobierno socialista ha creado un problema a la hora de reconocer la españolidad en las distintas embajadas de hispanoamericanas. Más de 500.000 descendientes de españoles quieren adquirir la doble nacionalidad de lo cuales 200.000 ya la poseen.
Este martes 27 de diciembre finaliza el plazo por el cual, y en virtud de la Ley de Memoria Histórica, "quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio", según reza el texto normativo, entre 1936 y 1955 por motivos políticos tras la Guerra Civil (1936-1939), podrían optar a conseguir la nacionalidad española algo que también afectaba a sus descendientes.
Así, miles de personas en toda América han acudido a consulados y embajadas para presentar la documentación. El período para pedir la nacionalidad se abrió el 27 de diciembre de 2008 y, ante el elevado número de solicitudes, el Gobierno español acordó en 2010 prorrogar hasta el 27 de diciembre de este año el plazo.
A fecha del pasado 31 de agosto, se había concedido la nacionalidad a 213.787 personas y se habían presentado un total de 378.862 solicitudes, según datos del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Aunque la proximidad del plazo ha intensificado el goteo de personas.

Apurando en México
Cientos de mexicanos apuraron al último día del plazo para acudir al Consulado de España y acogerse a este derecho. La cónsul general adjunta de España en México, María Palacios, señaló que desde que el 27 de diciembre de 2008 se abriera el plazo se han recibido 37.000 solicitudes. "La proporción de denegación es baja, así que se espera que el número final de nacionalidades otorgadas se parezca a ese", indicó Palacios.

Críticas desde Argentina
Solo en Argentina, unas 100.000 personas gestionaron la ciudadanía durante estos tres años. Pero este martes, las crónicas narran colas de hasta 150 metros para inscribirse en las últimas horas. Una falta de previsión que, no obstante, ha motivado críticas por parte de algunas asociaciones de descendientes de emigrantes españoles, que se han quejado de que las leyes migratorias españolas siguen siendo "discriminatorias" y Moncloa no ha facilitado las tramitaciones al excluir la posibilidad de llevarlas a cabo por medio de Internet, en especial en países extensos como Argentina.
España tiene cinco consulados en otras tantas grandes ciudades de Argentina, cuyo territorio suma casi 3,8 millones de kilómetros cuadrados de extensión, por lo que se considera que muchos nietos de españoles no han podido adherirse a la ley por falta de recursos para viajar para hacer las tramitaciones del caso.

En Venezuela, proceso 'casi perfecto'
En Venezuela, han sido unos 15.000 los solicitantes, en un proceso que fuentes diplomáticas calificaron como "casi perfecto". El cónsul general de España en Venezuela, Aníbal Jiménez, dijo que son "unos 15.000 inscritos", a quienes se les ha dado su partida de nacimiento como españoles.
Además, confirmó que han recibido otros 1.500 expedientes adicionales que fueron aceptados, pero que están pendientes de "subsanación", lo que significa que corresponden a personas que deben presentar documentos adicionales y que se ha otorgado una prórroga hasta el 23 de julio para completar la documentación de otros 100.

Miami, 'puertas abiertas'
En EEUU, ha sido en Miami donde más personas se han acogido a la Ley de Memoria Histórica. Unas 20.000 han presentado la documentación en el Consulado. "Datos concretos no tenemos, pero nuestros cálculos son que las peticiones podrían estar en torno a las 20.000", dijo Javier Pagalday, cónsul adjunto, quien resaltó las enormes colas que se han registrado en los últimos días a la entrada de las oficinas del Consulado de España en esta ciudad.

Los 'cubañoles'
En Cuba también se ha vivido un notable movimiento en las oficinas consulares. Al cierre del plazo, más de 66.000 personas han conseguido el pasaporte español aunque aún tendrán que tramitarse más de 100.000 solicitudes que tienen que ser examinadas.
Teniendo en cuenta que el porcentaje de denegaciones está en torno al 4%, el número de nuevos españoles en Cuba será de entre 180.000 y 190.000 (cerca del 1,7% de la población de la isla) cuando finalice todo el proceso, según estima el cónsul general de España en La Habana, Tomás Rodríguez-Pantoja. Antes de la entrada en vigor de la Ley, la colonia española en Cuba era de unas 28.000 personas.

Nuevos 'hijos' de España
De las 378.862 peticiones presentadas hasta final de agosto, unas 348.000 son de hijos de exiliados (92%) y más de 24.000 de nietos. El resto -unas 6.000- son de descendientes de primer grado de exiliados nacidos en España que pudieron ya optar a la nacionalidad tras la reforma del Código Civil de 2002.
Para aspirar a la nacionalidad, los interesados han tenido que aportar algún justificante que acredite la condición de exiliado de su abuelo o abuela. Son válidos los resguardos de haber recibido alguna prestación por exilio o el certificado de las oficinas de refugiados de Naciones Unidas o de los países de acogida que asistieron a los españoles y a sus familias que huyeron. También se han aceptado informes expedidos por partidos políticos o sindicatos que cuenten con archivos de exiliados reconocidos por las autoridades españolas.

OPINIÓN PERSONAL
Y me pregunto ¿qué les podremos dar, aparte de nuestro cariño y solidaridad, estando como está las cosas aquí en España con 4, más bien 5 millones de parados? Los que vengan esperando mejor vida van encontrarse con un engaño, hasta hace poco eran tratados mejor que a los españoles paganos de impuestos pero ahora hay muy paco para nadie, mas el lío está montado. Ya veremos como se sale de esta “herencia histórica o histérica” no se lo que digo, perdonen la confusión de al terminología. Todos tienen mi apoyo pero en realidad en España no hay vacas gordas, si no más bien flacas y ahora pintan bastos para casi todos.

José Ángel Miyares Valle